padrenuestro

padrenuestro

s. m. RELIGIÓN Oración con que se reza a Dios en la religión católica.
NOTA: También se escribe: padre nuestro

padrenuestro

 
m. bib. Padre nuestro.

padrenuestro

(paðɾe'nwestɾo)
sustantivo masculino
oración que rezan los cristianos rezar un padrenuestro
Traducciones

padrenuestro

Vaterunser

padrenuestro

Отче наш

padrenuestro

pater, paternostro

padrenuestro

SMLord's Prayer
en menos que se reza un padrenuestroin no time at all
Ejemplos ?
Entonces, el hermano Conrado, accediendo de buen grado a su ruego, dijo por él una sola vez el padrenuestro Con el Requiem eternam, y aquella alma dijo: ¡Oh padre carísimo, cuánto bien y cuánto refrigerio siento ahora!
De madrugada hizo Juan su modesto equipaje y se ató al cinturón su pequeña herencia: cincuenta florines y unos peniques en total; con ella se disponía a correr mundo. Sin embargo, antes volvió al cementerio, y, después de rezar un padrenuestro sobre la tumba dijo: ¡Adiós, padre querido!
Me encontrarás difunto. Rapaz, adiós. Rézame un padrenuestro, y que me digan misas. ¡Entra, taco, si quieres! -¡Haga usted que se rinde...
Da tres golpes pausadamente, uno después de otro - le dijo el hermano Maseo -; después espera hasta que el hermano haya tenido tiempo para rezar el padrenuestro y llegue; si en este intervalo no viene, llama otra vez.
Rosalía Mira, Tomillo, ya se durmió. Tomillo Del primer Padrenuestro (Acercándose a ROSALÍA por detrás de MAGDALENA.) nunca pasó.
«¡Santa, santa!», me ha dicho el viejo señor cura de la aldea, aquel que le pedía las limosnas secretas que de tantos hogares ahuyentaban las hambres y los fríos y las penas. ¡Por eso los mendigos que llegan a mi puerta llorando se descubren y un padrenuestro por el «ama» rezan!
-Pues mira: cuando te mandé venir aquí, fue para que, después de rezar un Padrenuestro al patrono, me juraras delante de esta Cruz que mientras que yo esté ausente no me hicieras una mala partida.
Se puso a gritar, pero nadie lo oyó; continuaba nevando intensamente, y el trineo volaba, pegando de vez en cuando violentos saltos, como si salvase fosos y setos. Carlos estaba aterrorizado; quería rezar el Padrenuestro, pero sólo acudía a su memoria la tabla de multiplicar.
Margarita rezó un padrenuestro, y el frío era tan intenso, que podía ver su propia respiración, que le salía de la boca en forma de vapor.
Y el vapor se hacía cada vez más denso, hasta adoptar la figura de angelitos radiantes, que iban creciendo a medida que se acercaban a la tierra; todos llevaban casco en la cabeza, y lanza y escudo en las manos. Su número crecía constantemente, y cuando Margarita hubo terminado su padrenuestro, la rodeaba todo un ejército.
Viendo que pasaban los meses y los años sin saber de ti, por muerto te dimos, rezamos un Padrenuestro por tu alma y… se llenaron de lágrimas muchos ojos.
El murmullo del último padrenuestro moría en los labios del doctoral, cuando el aldabón y la campanilla resonaron casi a un tiempo estrepitosamente, y el vocerío de una discusión alborotó la antesala.