pacha


También se encuentra en: Sinónimos.

pacha

1. s. f. Nicar. Biberón, especie de botella que se usa para la lactancia artificial.
2. Nicar. Botella aplanada y pequeña utilizada para llevar agua o licor.
Traducciones

pacha

SF (CAm) → baby's bottle

pacha

f (CA, biberón) baby bottle
Ejemplos ?
Uacallasunquim Pacha Camac Yaya, may pachapim canqui?Hanac pachapicho?Cay pachapicho?Caylla pachapicho?Yacullayquita cacharimouay Uacchayquiman, runay quiman.
Uco pachapicho? Caylla pachapicho? Cay pacha camac, runa rurac, maypim canqui? Oyariuay!” Dizía ancí: “O, señor, ¿adónde estás? ¿En el cielo o en el mundo o en el cabo del mundo o en el ynfierno?
AVCA RVNA: De este quarto edad de yndios llamado Auca Pacha Runa, dezendiente de Noé y de su multiplico de Uari Uira Cocha Runa y de Uari Runa y de Puron Runa: Esta gente duraron y multiplicaron dos mil y cien años.
Que desde Uari Uira Cocha Runa y de Uari Runa y de Purun Runa y de Auca Runa hasta esta gente de Ynca Pacha y hasta acauar el Ynga fueron seys mil años.
Hasta este día tienen el custumbre. En bolbiendo el ojo el padre lo echan y en ausencia del padre lo entierra como naupa pacha. No se le oluida desto.
Gradualmente, merced a instancias que a las patronas les brotaban desde la fibra más cariñosa del alma, Damiancito se fue quedando, ya a almorzar, ya a comer en casa; y llegó día en que se le envió recado a la señora de Gardeazábal que ellas se quedaban definitivamente con el encanto. -Lo que más me pela del muchachito -decía doña Pacha-, es ese poco metimiento, esa moderación con nosotras y con los mayores.
Informada doña Pacha de las habilidades del pupilo como franjista y tejedor púsolo a la obra, y pronto varias señoras ricas y encopetadas le encargaron antimacasares y cubiertas de muebles.
Doña Pacha, a vueltas de sus entusiasmos con las virtudes y angelismo del curita, y en fuerza acaso de su misma religiosidad, estuvo a pique de caer en un cisma: muchísimo admiraba a los sacerdotes, y sobre todo al Rector del Seminario; pero no le pasaba ni envuelto en hostias eso de que no se le diese beca a un ser como Damián, a ese pobrecito desheredado de los bienes terrenos, tan millonario en las riquezas eternas.
Mientras que doña Pacha fantaseaba sobre las excelsitudes morales de Damián, Fulgencita se daba a mimarle el cuerpo endeble que aprisionaba aquella alma apenas comparable al cubrecama consabido.
Doña Pacha, en su misma adhesión al santico, se alarmaba a menudo con los mimos y ajonjeos de Fulgencia, pareciéndole un tanto sensuales y antiascéticos tales refinamientos y tabaqueos.
No pasó tampoco la inquina santa de doña Pacha al Rector del Seminario: que cada día le sancochaba la injusticia y el espíritu de favoritismo que aun en los mismos seminarios cundía e imperaba.
Y cual restauras en su antigua gloria del santo y poderoso Pacha-Cámac el templo portentoso, tiempo vendrá, mi oráculo no miente, en que darás a pueblos destronados su majestad ingénita y su solio, animarás las ruinas de Cartago, relevarás en Grecia el Areópago, y en la humillada Roma el Capitolio.