Ejemplos ?
Estaba el templo del todo sombrío: en el monumento, negro y mudo ya, ni aun oscilaba el rojizo tufo de los pabilos recién apagados; apenas combatía las tinieblas de la nave el vago fulgor de los hachones de la capilla.
Para fabricar las velas de cebo, se ponía a sofreír el cebo de res picado y limpio, en calderos grandes hasta derretirse, luego se mojaban en diferentes sesiones y días, unos pabilos de algodón prefabricados, hasta completar un grosor adecuado.
Niño perdido Dentro de las costumbres religiosas que se llevan a cabo en el municipio esta celebración tiene particular atractivo: se pueden admirar, sobre las banquetas de las calles, infinidad de luces ocasionadas por los pabilos encendidos, representando así la senda luminosa que orienta al Niño Jesús.
Maquina de coser Recta: Maquina que sirve para unir los sustratos (telas, plásticos,cintas,etc.) Maquina Overlock: Maquina que sirve para que las telas no se desilachen. Alfiler de gancho: Alfiler que se ocupa para dar vuelta pabilos, sesgos, elásticos, etc.
Los precios de apertura y cierre tienen mucha importancia en las velas japonesas. Las pequeñas rayas o líneas en la parte de arriba y de abajo del cuerpo se conocen como pabilos, pelos o sombras.
La procesión de La Pasión salía del Convento ya mencionado efectuando el siguiente recorrido: calle de La Pasión, Plaza Mayor, Lonja, Platerías, Cantarranas, y pasando por delante de la Iglesia Mayor, regresaba por la calle Orates a la Plaza Mayor entrando en la iglesia Penitencial de La Pasión, según leemos en Fastiginia, en esta procesión desfilaban 650 hermanos de luz con blandones de cuatro pabilos y 1400 disciplinantes, un cofrade llevaba a cuestas una gigantesca cruz dorada, y detrás iban los pasos: La Oración del Huerto El Prendimiento Los Azotes Cristo ayudado por el cirineo llevando la cruz Nuestra Señora con San Juan y las Marías detrás.
XIII La fiesta ya fenecida, entrará luego una dueña con una hacha encendida, de aquellas de partir leña, con dos velas sin pabilos, hechas de cera de orejas; las pestañas y las cejas bien cosidas con dos hilos.
Además desto os mandamos que no seáis atrevidas las pecadoras chabacanas y badeas a vestir leonado, rosa seca ni calzar media naranjada, traer apretador de oro ni alumbrarse con vela, sino como cotorreras capuchinas, vistáis remendado, durmáis en el suelo, pues por vuestras llagas y bubas entendéis más de velas que de pabilos.