Ejemplos ?
Sin embargo, va ganando adeptos la idea de que, probablemente, en el último antepasado común de grandes simios africanos y humanos, existía un modelo con caracteres mosaicos, de tal modo que el hallux humano actual en ese caso no procedería del hallux oponible de los póngidos actuales.
Sin embargo, esta oposición es de naturaleza diferente a la de los actuales póngidos, y combina prensibilidad con una propulsión más semejante a la humana.
Los primates cuadrúpedos, y entre ellos los póngidos presentan caracteres intermedios, y un hallux también oponible, pero reducido.
Al igual que los póngidos y los demás homínidos, por regla general en todos los hilobátidos la tibia es más corta y menos robusta que el fémur.
Antes del advenimiento de las técnicas moleculares a la biología evolutiva se creía que los grandes simios (chimpancés, gorilas y orangutanes) formaban un grupo evolutivo propio (el de los póngidos) y que los humanos pertenecían a otro (el de los homínidos).
El antropólogo Zhou Gouxing, del Museo de Historia Natural de Pekín y profesor en Hubei, postula que el Yeren cuando es pequeño muestra una anatomía en sus huellas cercanas a los simios (más primitivas), mientras que las del grande se asemejan más a las humanas o a las de los grandes póngidos (gorila, orangután).
Un grupo se constituye como parafilético cuando a un clado (rama evolutiva) se le sustraen uno o más grupos holofiléticos. Las clasificaciones tradicionales están cargadas de grupos parafiléticos, como invertebrados, criptógamas, o póngidos.
En cada uno de estos casos el grupo se define por la exclusión de un grupo menor dentro de otro mayor: los invertebrados son los animales que no son vertebrados; las criptógamas son las plantas que no son fanerógamas; los póngidos son los antropoides que no son homínidos.
Las medidas alométricas sobre el hueso del laberinto de BAC-208, un fragmento craneano que se preservó completamente, sin deformación en la región petrosa del hueso temporal sugiere que Oreopithecus se movía con una agilidad comparable con la existente en los grandes simios (póngidos).
Von Koenigswald estudió las relaciones entre los fósiles de los homínidos africanos, asiáticos y europeos atribuidos a Ramapithecus o sus taxones afines como Graecopithecus de Grecia y Kenyapithecus de Fort Ternan, Kenia. Pensaba que las formas de la India eran homínidos, pero que las africanas eran póngidos.
Actualmente, según la taxonomía cladística cuyo uso se está imponiendo en primatología, los Hominidae incluyen además a los grandes simios (gorilas, chimpancés y orangutanes) anteriormente clasificados en la familia de los póngidos.