párpado


También se encuentra en: Sinónimos.

párpado

(Del lat. vulgar palpetrum < lat. palpebra.)
s. m. ANATOMÍA Cada una de las dos membranas movibles que protegen el ojo de los mamíferos, aves y muchos reptiles, de cuyo borde nacen las pestañas.

párpado

 
m. anat. Cada uno de los repliegues cutáneos (superior e inferior) movibles, que sirven para resguardar el ojo de los mamíferos.

párpado

('paɾpaðo)
sustantivo masculino
membrana móvil que protege al ojo en el ser humano y en algunos animales párpados abiertos
Sinónimos

párpado

sustantivo masculino
pálpebra.
Pálpebra es término técnico utilizado en anatomía.
Traducciones

párpado

eyelid, lid

párpado

Augenlid, Lid

párpado

szemhéj

párpado

paupière

párpado

pálpebra

párpado

веко

párpado

palpebra

párpado

جَفْن

párpado

víčko

párpado

øjenlåg

párpado

silmäluomi

párpado

kapak

párpado

まぶた

párpado

눈꺼풀

párpado

ooglid

párpado

øyelokk

párpado

powieka

párpado

ögonlock

párpado

เปลือกตา

párpado

mí mắt

párpado

眼皮

párpado

клепач

párpado

SMeyelid
restregarse los párpadosto rub one's eyes

párpado

m eyelid
Ejemplos ?
A medida que inclinaba su cabeza hacia Erdosain, guiñaba un párpado, mientras que el otro ojo inmóvil trataba de recoger toda la sorpresa que lo demudaría dentro de un segundo a Erdosain: –Me caso con la Ramera.
Si una voz hubiera gritado: «¡Sí!», don Juan no se hubiera asustado más. «¿Qué hacer?», pensaba. Tuvo el valor de intentar cerrar aquel párpado blanco. Sus esfuerzos fueron vanos.
¿Sabes, di, algún lugar árido y triste, Que de abrojos y espinas se reviste, Sin flores por tapiz, Do estrechando los brazos criminales Cerremos en la noche de los males El párpado infeliz?
La córnea inmensa, la pupila redonda y de aguas convulsas. El párpado hizo un guiño triste... —Señor, eh, diga, señor... Me incorporé sobresaltado.
Pierdo a Egipto y sus llanuras Dó las auras regaladas Mecen las espigas puras En las cañas encorvadas, Dó las moles eternales Donde el orgullo está escrito Se alzan en los arenales Con la esfinge de granito Cuyo párpado despierto Jamás una vez cerraron Ni los vientos del desierto Ni los siglos que pasaron.
Tú aconsejas quietud tan recogida, que al murmullo que formas sobre el techo del sueño majestuoso de la vida goza el mortal en abrigado lecho, Si llega a dispertar, con tu sonido, la halagas otra vez, le das contento, sabrosamente encantas el oído, y el párpado se cierra soñoliento, esa voz funeral de la campana, que resuena en el alto monasterio, da sinfonía tétrica y lejana con los más graves tonos del misterio.
¿Te das cuenta? –y otra vez guiñó el párpado levantando de tal forma las cejas que Erdosain se preguntó: –¿No estará loco éste? Luego salieron de la fonda.
Que es lánguido su mirar Y el párpado soñoliento Sigue el compás breve o lento Y sube o baja al cantar; Que nunca lo pudo ver Y nunca pudo escucharle Sin temblor una mujer Y un hombre sin envidiarle Y, en fin, que cuando partió Tan ligero como el aura Un corazón se llevó Y era el corazón de Isaura.
Tenía el pelo rubio obscuro, anillado; la tez fina, una boca dibujada, unos ojos del mismo cielo... No; al izquierdo le colgaba un párpado.
-Pos lo que resurtó fue que el Toño y la Trini, al ver que nosotros nos poníamos cuasi al habla, perdieron la chaveta, y esta mañana llegóse a mí el Siguirillero pa decirme que si yo seguía entornándole el párpado al Molinete diba a ponerle al Molinete el corazón como si fuera mismamente una arcancía.
Yo ya estoy como los perros del tío Alegría, y ea vez que pienso esto y miro a mi gachí con aquella cara, con aquellas jechuras, con aquel modo de entornar el párpado y de jechar el habla del cuerpo, yo no sé lo que me pasa, Pedro, pero me dan intenciones de jacerla porvo pa que nadie pueda jurgar nunca su cuerpecito de nácar.
Pero aquel joven había sido sabiamente corrompido, desde muy pronto, por las costumbres de una corte disoluta; un pensamiento digno del duque de Urbino le otorgó el valor que aguijoneaba su viva curiosidad; pareció como si el diablo le hubiera susurrado estas palabras que resonaron en su corazón: «¡impregna un ojo!» Tomó un paño y, después de haberlo empapado con parsimonia en el precioso licor, lo pasó lentamente sobre el párpado derecho del cadáver.