oyente

(redireccionado de oyentes)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con oyentes: locutor, radioemisora, televidente

oyente

1. adj. Que oye. oidor
2. ENSEÑANZA Se refiere a la persona que asiste a un aula sin estar matriculado como alumno iba a las clases del catedrático de física como oyente .

oyente

 
adj.-com. Que oye.
Asistente a un aula o curso, no matriculado como alumno.
Sinónimos

oyente

cosustantivo masculino

oyente:

escuchaespectador, asistente,
Traducciones

oyente

posluchač

oyente

lytter

oyente

Zuhörer

oyente

kuuntelija

oyente

auditeur

oyente

slušatelj

oyente

聞き手

oyente

듣는 사람

oyente

lytter

oyente

słuchacz

oyente

ouvinte

oyente

lyssnare

oyente

ผู้ฟัง

oyente

dinleyici

oyente

người nghe

oyente

听众

oyente

המאזין

oyente

SMF
1. (Radio) → listener
queridos oyentesdear listeners
2. (Univ) → unregistered student, occasional student, auditor (EEUU)
voy de oyente a las clases de Derecho RomanoI attend the classes on Roman Law as an unregistered student
Ejemplos ?
Viéndolos turbados y viéndose herido, quiso Bruto sosegarlos con razones y orar; mas, como el temor del pecado empiece ciego y acabe sordo, se halló sin oyentes; porque, atentas sus almas al razonamiento interior de sus conciencias, poseídas de horror, derramando frío temeroso en sus corazones, temblando, y con ímpetu desordenado por salir del Senado unos antes que otros, se embarazaban en la puerta su propia fuga.
Aunque en ocasiones muy lateralmente, también había que ver cuáles eran las clases de signos, cómo manifestaban éstos los afectos, qué accidentes sufrían, qué combinaciones de ellas convencían a los oyentes y cómo sus diversos modos de conexión reforzaban a la realidad con un impacto estético que se volvía imaginativo y fantasioso.
-La casa debía pertenecer a un hombre muy rico -continuó narrando el ciego al círculo de oyentes que a la luz del farol escuchaban su relato-, porque en el interior flotaban perfumes y el suelo estaba cubierto de finas alfombras.
Artista consumada, trasladaba las melodías de su piano a la legendaria guitarra y extasiaba a sus agrestes oyentes con las sublimes creaciones de Verdi y de Bellini.
Juntóse toda la compañía a oír la comedia de mi amo, que ya por tal le tenía; y, a la mitad de la jornada primera, uno a uno y dos a dos, se fueron saliendo todos, excepto el autor y yo, que servíamos de oyentes.
Recuerdo que más tarde, cuando fuimos estudiantes de Derecho, Patricio Sorondo nos invitaba a entrar en masa en la clase de griego, como oyentes.
Los viejos miraban con curiosidad a su compañero aguardando uno de esos discursos extraños e incomprensibles que brotaban a veces de los labios del minero a quien consideraban como poseedor de una gran cultura intelectual, pues siempre había en los bolsillos de su blusa algún libro desencuadernado y sucio cuya lectura absorbía sus horas de reposo y del cual tomaba aquellas frases y términos ininteligibles para sus oyentes.
Yo no quisiera que entrase en la sala ese terrible moscardón del aburrimiento que ensarta todas las cabezas por un hilo tenue de sueño y pone en los ojos de los oyentes unos grupos diminutos de puntas de alfiler.
Cuando Agatón terminó de hablar, le aplaudieron todos los oyentes, que declararon que había hablado de una manera digna de un dios y de él; después se dirigió Sócrates a Eryximacos: Y bien, hijo de Acumenos, dijo, ¿no tenía yo motivos de temor y no he sido buen profeta cuando os anuncié que Agatón pronunciaría un admirable discurso y me pondría en un grave aprieto?
Mas esto había ya sido advertido, siguiendo el ejemplo y la enseñanza de Cristo, que empezó a obrar y a enseñar(24), por la voz del Apóstol al dirigirse no solamente a Timoteo, sino a todo el orden de los eclesiásticos con este precepto: «Vela con atención sobre ti y sobre la doctrina, insiste en estas cosas; pues obrando así, te salvarás a ti mismo y salvarás a tus oyentes»(25).
Los modernistas invierten sencillamente los términos: a los cuales, por consiguiente, puede aplicarse lo que ya Gregorio IX, también predecesor nuestro, escribía de ciertos teólogos de su tiempo: «Algunos entre vosotros, hinchados como odres por el espíritu de la vanidad, se empeñan en traspasar con profanas novedades los términos que fijaron los Padres, inclinando la inteligencia de las páginas sagradas... a la doctrina de la filosofía racional, no fiara algún fprovecho de los oyentes, sino para ostentación de la ciencia...
Ejecución o representación pública: Presentación de una obra, por cualquier medio, a oyentes o espectadores sin restringirla a un grupo privado o círculo familiar.