otrora


También se encuentra en: Sinónimos.

otrora

adv. En otro tiempo otrora los caballeros cedían su asiento a las damas.

otrora

(o'tɾoɾa)
adverbio
tiempo pasado indeterminado opuesto al tiempo presente Otrora fui joven y valiente.
Sinónimos

otrora:

antañoen tiempos remotos, antiguamente,
Traducciones

otrora

einmal

otrora

eenmaal

otrora

مرة واحدة

otrora

Μία φορά

otrora

Веднъж

otrora

一次

otrora

一次

otrora

Jednou

otrora

Kerran

otrora

פעם אחת

otrora

한 번

otrora

En gång

otrora

(liter)
A. ADV (= antiguamente) → formerly, in olden times
B. ADJ INVone-time, former
el otrora señor del paísthe one-time ruler of the country
Ejemplos ?
Pues cuentan que otrora...
Y María dijo: Jesús, hijo mío, haz que la poderosa virtud oculta en ti obre sobre este mulo, y le devuelva la naturaleza humana que tenía otrora.
Pero aunque a mí de noche me huellan las plantas de los divinos, la luz, sin embargo, a la cana Tetís me restituye 70 (con el perdón tuyo confesar esto se pueda, Ramnusia virgen, pues yo no por nigún temor la verdad encubriré, ni si a mí con hostiles palabras me atacan las estrellas para que lo recóndito de mi verdadero pecho no revele), no de estas cosas tanto me alegro, cuanto estar yo separada siempre, 75 estar separada yo de la cabeza de mi dueña, me crucifica, con quien yo, mientras virgen otrora fue, de todos los ungüentos privada, humildes esencias bebí.
68C Éste a ti, lo que he podido, hecho con una canción, este regalo, por tus muchos servicios, Alio, te devuelvo, 150 para que vuestro nombre no toque con su rugosa orín este y aquel día, y aun otro, y aun otro. Aquí añadirán los divinos muchísimos –los que Temis otrora solía a los antiguos hombres piadosos entregar– regalos.
Doblegando la espina dorsal de sus hijos con sus humillantes sistemas de dominación. Cercenando ideas libertarias que otrora campearon en los campos de Tarqui y Pichincha.
Los cascos bandálicos fueron dejando en cada pisada el morbo de su conducta repulsiva y detractora: tras de la soldadesca se erguían nada más que casas esqueletizadas, sin techos, ventanas ni puertas, que daban la impresión yerma de nichos vacíos, donde dormían cadáveres de recuerdos de otrora.
Apreciaba muchas casas, que sentadas contemplaban; desde una galería de cerros, a un inmenso mar de esperanzas QUEBRANTO Valparaíso, ¡cuanta aflicción, que solo te estás quedando¡; y tu otrora gran glamour, apenas si dan abasto.
Tuvierón razón nuestros antepasados cuando se asentaron aquí, sólo que otrora, este lugar, además de ser el sitio que venían buscando, les brindó todo lo necesario para su sano y equilibrado desarrollo.
El ejemplo de los hombres que otrora defendieron la nacionalidad de peligros y agresiones, debe orientarnos para defender, fortaleciéndolo, nuestro sistema de vida nacional en todo lo que significan su cultura, su economía y sus principios políticos y sociales.
Disponen de la mayoría en el parlamento presidido por uno de los suyos. El sultán no para de abrazar a los otrora amotinados a quienes la diplomacia europea quisiera ahogar a besos...
75 Pues se cuenta que otrora, por una cruel peste obligada de la muerte de Androgeón los castigos a expiar, unos elegidos jóvenes a la vez, y la honra de las doncellas, la Cecropia había solido dar de festín al Minotauro.
Por otra parte, la crueldad y persecución inexorable que ejercitó Atahualpa contra los Cañaris, castigando su traición al haber servido a los Incas para la conquista de los Puruháes y a Benalcázar, para la de Quito, obligó a un doloroso éxodo a grandes masas de Cañaris a diseminarse por todas los lugares de la Hoya de Zaruma y otros, en busca de refugio y protección a sus vidas, irrupcionando las cordilleras de Dumarí, Chilla y las Nororientales de la Hoya, al mismo tiempo que lo hacían par las costas de Machala, huyendo de la venganza del Inca, que lapida, ahorca y degüella a millares de Cañaris, a la vez que, incendia templos, pueblos y arrasa la ciudad de Tomebamba, otrora espléndida y soberbia...