otorgo

Búsquedas relacionadas con otorgo: otorgar

otorgo

s. m. DERECHO Contrato esponsalicio y capitulaciones matrimoniales.
Ejemplos ?
E otrosi otorgo que el concejo de Peñafiel que ayan sus montes e sus deffesas libres e quitas assi como siempre las ovieron, e lo que dent saliere que lo metan en pro de su concejo.
Tú temes que te castigaré, y has estado deseando por tu libertad. Debes saber Aleb, que no te castigaré; pero como tú deseas ser libre, aquí frente a mis invitados, yo te otorgo tu libertad.
Fernando, en Castiella, en Toledo, en Leon, en Gallizia, en Sevilla, en Cordova, en Murcia, en Jahen, en Baeza, en Badajoz, en el Algarbe otorgo este previllejo a confirmolo.
Al principio de la administración del General Pando, parece que éste así lo comprendió, y se propuso ligar al Oriente con el Occidente por medio del ferrocarril de Bahía Negra a Sucre y Potosí, cuya construcción se otorgo a “L” “Africane”...
Ell agua iace muerta ridiendo de lo quel vino esta diziendo: "Don vino, si nos de Dios salut, que vos me fagades agora una virtud: ffartad bien un villano, no lo prenda niguno de la mano, e si antes d'una pasada no cayere en el lodo, dios ssodes de tod en todo. E si esto fazedes, otorgo que vençudam avedes: en una blanca paret ............................
Y además dignifica, ennoblece, cubre de gloría esas maneras de la actividad espiritual de su pueblo, y hoy, cuando los bien entendidos otorguen a Chamizo su aplauso, como yo se lo otorgo/ deberán sentirse alegres y contentos los hombres de la montanera, los labriegos de la Extremadura, los que el poeta ha sacado a la luz del aplauso en sus pasiones y en sus quereres, recios como la encina, luchadores como los que crearon su antiguo linaje: Y sus dirá tamién cómo palramos los hijos d'estas tierras, porqu'icimos asina: jierro, jumo y la jacha y el jigo y la jiguera.
-Cierto, hermano, que otorgo en cuanto a que esto no es iglesia, ni convento, ni nada, y también en cuanto a que para suponer que lo es, es necesario que seamos tontos o que nos hagamos los tales; pero dígame, hermano, una cosa, que me ocurre preguntarle.
CAÑIZARES Si a todas las vecinas de quien yo pienso mal hubiese de pedir perdón, sería nunca acabar; pero, con todo eso, yo se le pido a la señora Hortigosa. HORTIGOSA Y yo le otorgo para aquí y para delante de Pero García.
Antón de la Coruña, en donde le cerráron sin comunicación, ni libros, y se apoderaron de sus escritos, que pasaban de 200 volúmenes en folio. Allí otorgo su testamento legando sus escritos á la Biblioteca Real, y todos los libros de su librería de que careciese.
Yo, José Miguel de Carrera, natural y vecino de Santiago de Chile, hijo legítimo de don Ignacio de Carrera y de doña Paula Verdugo, ya difunta, naturales también de aquella ciudad, hallándome en mi sano y entero juicio, para estar prevenido con disposición testamentaria cuando llegue la muerte, y para resolver con maduro acuerdo todo lo concerniente a evitar dudas y pleitos que por defecto de claridad pueden suscitarse después de mi fallecimiento, otorgo mi testamento cerrado en la forma siguiente.
Pedro de Valdivia, difunto, de buena memoria, que sea en la gloria, la doto e dio a la dicha ermita las tierras e chacras que tiene cerca de ellas, que tienen por cabeza de este el rió de esta ciudad, desde el camino real que va a Huechurava hasta la chacra del Salto de Araya, que por la otra parte linda con la sierra que esta en frente de la dicha ermita de Nuestra Señora de Monserrate, la disposición de las cuales dichas tierras e lo que dellas se hobiese de hacer, dejo encargo a los dichos Rodrigo Quiroga e doña Inés Suárez, su mujer, como se contiene por la cedula que dello hizo e otorgo que paso ate Juan de Cardenas...
y en todos los demás misterios y sacramentos que tiene, cree y enseña nuestra Santa madre Iglesia Católica Apostóica Romana, bajo cuya verdadera fe y creencia he vivido y protesto vivir y morir como católico y fiel cristiano que soy, tomando por mi intercesora y abogada a la Serenísima Reina de los Angeles María Santísima, madre de Dios y Señora nuestra y devoción y demás de la corte celestial, bajo de cuya protección y divino auxilio otorgo mi testamento en la forma siguiente...