otoño

otoño

(Del lat. autumnus.)
1. s. m. Estación del año comprendida entre el fin del equinoccio de verano y el principio del de invierno, caracterizada por las temperaturas templadas en otoño se produce la caída de las hojas de los árboles .
2. coloquial Período de la vida humana en que ésta declina de la plenitud a la vejez sus nietos fueron su mejor compañía durante el otoño de su vida.
3. AGRICULTURA Segunda hierba que producen los prados en esta estación.

otoño

 
m. Estación del año que, astronómicamente, principia en el equinoccio del mismo nombre y termina en el solsticio de invierno.
Época templada del año; en el hemisferio Boreal, corresponde al período del 21 de septiembre al 21 de diciembre; en el Austral del 21 de marzo al 21 de junio, aproximadamente.
Segunda hierba o heno que producen los prados en la estación de otoño.
fig.Tiempo próximo a la vejez.

otoño

(o'toɲo)
sustantivo masculino
1. estación del año comprendida entre el verano y el invierno Este otoño será muy frío.
2. periodo de la vida de una persona cercana a la vejez Se encuentra en el otoño de su vida.
3. periodo en el que se inicia el declive de una actividad El músico está en el otoño de su carrera.
Traducciones

otoño

autumn, fall

otoño

есен

otoño

tardor

otoño

Herbst, der Herbst

otoño

syksy

otoño

automne

otoño

ősz

otoño

herfst

otoño

jesen

otoño

höst

otoño

autunno

otoño

podzim

otoño

efterår

otoño

jesen

otoño

otoño

가을

otoño

høst

otoño

jesień

otoño

outono

otoño

ฤดูใบไม้ร่วง

otoño

sonbahar

otoño

mùa thu

otoño

秋天

otoño

סתיו

otoño

SM (= estación) → autumn, fall (EEUU)
en el otoño de la vidain the autumn of one's life

otoño

m fall, autumn
Ejemplos ?
O ven más pronto ¡oh muerte! o dura, estío, más; no quiero, con la niebla, morir en el otoño, que no trae un retoño ni un pájaro jamás.
El otoño finalizaba, y el cielo, fijo en sequía con chubascos de cinco minutos, se descomponía por fin en mal tiempo constante, cuya humedad hinchaba el hombro de los mensú.
El rosal sigue con sus rosas, y eso es todo lo que hace. Pasó el verano y vino el otoño, y el rosal continuó dando capullos y rosas hasta que llegó la nieve.
«¡Oh, crecer, crecer, llegar a ser muy alto y a contar años y años: esto es lo más hermoso que hay en el mundo!», pensaba el árbol. En otoño se presentaban indefectiblemente los leñadores y cortaban algunos de los árboles más corpulentos.
Le parecía al mozo respirar el aroma de los bosques patrios, y veía claramente a la muchacha que lo miraba por entre los pétalos con aquellos ojos suyos azules y límpidos; y susurraba: -¡Qué hermosos son aquí la primavera, el verano, el otoño y el invierno!
Hermana de la leche y las bellotas, Reinas supremas del dorado siglo. La miel es como el sol de la mañana, Tiene toda la gracia del Estío Y la frescura vieja del Otoño.
Maestra. TERCERA ESTACIÓN Y UN PRELUDIO INVERNAL El otoño ha deshojado las florestas y el sol se fatiga de sus pasos. Los celajes van tornándose grisáceos y el viento gime sus preludios gélidos, lejos, distantes, a la eclosión solar, ha quedado la joven primavera y la lluvia fecunda del verano ha cesado de bañar con sus caricias la exhausta superficie de la tierra.
El señor disponía de una muy buena hacienda, y dentro del recinto había un castillo, y alrededor del castillo un huerto como no se había visto nunca, con árboles de todo tipo: los perales cabrettaïres, los perales de agua, las manzanas Calvi, los melocotoneros de Reine-Claude y una multitud de árboles de otras buenas especies, que con solo ser nombrados hacen que la boca se vuelva agua. Lo que yo voy a contar pasó en el otoño, entre Saint-Mathieu y Saint-Géraud.
Te vas por la niebla del Otoño, virgen Como Inés, Cecilia, y la dulce Clara, Siendo una bacante que hubiera danzado De pámpanos verdes y vid coronada.
Se mencionaron de nuevo los frutos amargos del otoño anterior, y corrió de boca en boca que las tierras de Nahum estaban emponzoñadas.
La cárdena mole ejemplar del edificio modifica, según la estación, su carácter merced a este manto de espesura tendido a sus plantas, que es en invierno cobrizo, áureo en otoño y de un verde oscuro en estío.
Todos los niños y niñas de mi escuela habíamos ido al bosque tan arbolado que en medio de nuestra diversión no nos dimos cuenta del cambio de clima. El otoño deshojaba los árboles y una alfombra de hojas se extendía a nuestros pies.