osario


También se encuentra en: Sinónimos.

osario

(Del bajo lat. ossarium.)
s. m. Lugar donde se reúnen los huesos que se sacan de las sepulturas en las iglesias o cementerios. osar, osero

osario

 
m. Lugar de las iglesias y cementerios donde se reúnen los huesos extraídos de las sepulturas a fin de volver a enterrar en ellas.
Cualquier lugar donde se hallan huesos.
Sinónimos

osario

sustantivo masculino
Traducciones

osario

ossuary

osario

Beinhaus

osario

ossuaire

osario

Ossário

osario

骨库

osario

骨庫

osario

Kostnice

osario

ossuary

osario

SMossuary, charnel house
Ejemplos ?
El autor de estos apuntes vio en la hacienda de Iscalá (Chinácota), un cráneo perfectamente conservado, no de reducido diámetro, prominente la región frontal, desenterrado en una loma de difícil ascenso cercana a dicha hacienda, de un lugar que por lo profundo y escondido, pudo ser osario o cementerio de indígenas.
Muy cerca se encuentra el Atrio de Saint-Maclou de estilo gótico. Durante la Gran Peste fue utilizado como osario y actualmente aloja la Escuela de Bellas Artes.
Los restos de Ricardo III se encuentran en un osario de plomo dentro de un ataúd de roble inglés que reposa en una cripta forrada de ladrillos, bajo el suelo, el plinto y la piedra sepulcral.
El cuerpo de Miroslava fue trasladado a una agencia funeraria donde la actriz Dolores Camarillo Fraustita lo maquilló por última vez; finalmente, fue trasladado al Panteón Francés de la Piedad, donde fue cremado y donde sus cenizas permanecieron durante mucho tiempo en la Cripta Osario, en el nicho 104.
El Osario (Nueva York Museo de Arte Moderno) lo pintó en abril y mayo de 1945 a partir del recuerdo del descubrimiento en diciembre de 1944, del cuerpo de su amigo ajusticiado, el joven poeta surrealista Robert Rius.
Iba por fin a saborear de nuevo los exquisitos mates de antaño, los mismos que eran su delicia cuando aún existían aquellos que le fueron arrebatados por esa insaciable devoradora de juventud: la mina, que debajo de sus plantas, en el hondo de la tierra extendía la negra red de sus pasadizos, infierno y osario de tantas generaciones.
¿Qué le vale todo un siglo De penitencia o de amor, La corona o la cadena Que en este mundo arrastró, Si el hombre que la llevaba, Al salir de esta mansión, Como una máscara inútil Despechado la arrojó? En vano la he demandado Por la infamia o el blasón Del dueño que en ese osario Entre el polvo la olvidó.
Ahora, esperemos que las generacions venideras tengan gratitud y memoria, y cuiden de no abandonar esta joya en el inmenso osario donde solemos malguardar las glorias patrias.
¡Oh amor, oh amor, tú sólo eterno duras, tú sólo das delicias verdaderas, y, rotas las mortales ligaduras, más allá de la tumba perseveras Esposa, cuando el alma que hoy delira calme la muerte que con ansia espero y el triste pecho que por ti suspira al viento rinda el hálito postrero; cuando, cubierto por la verde alfombra del césped, este cuerpo dolorido abra los ojos a la eterna sombra y al eterno silencio abra el oído; cuando sobre él, despojo miserable sumido en las tinieblas del osario, tomen su eterna forma inalterable los inmóviles pliegues del sudario;- entonces, para el alma libre y pura, gloria será cuanto es tormenta ahora: lágrimas que lloró la noche oscura perlas son en la f rente de la aurora.
Hacer yo me propuse populares, hechos nada vulgares, y exhumando esqueletos de difuntos, a destajo hallé asuntos para sacar del historial osario, ya un tipo estrafalario, ya una dama gentil, ya un hombre digno, o ya un quidam maligno.
Reminiscencias) Dice bien Abelardo Gamarra cuando dice que la gracia y originalidad de nuestros cantos populares ha muerto. La chispa criolla ha ido al osario, y nos hemos zurzuelizado.
El viento de la pampa, soberano en estas comarcas, había predominado; los celajes, nublados, y nubarrones, junto con los monstruos, y fantásticos cuerpos que dominaban horas antes la esfera, habían desaparecido empujados por él hasta el otro lado de los mares; la atmósfera estaba pura y limpia, el firmamento tachonado de diamantes, y la soberana de la noche ostentaba todo su esplendor: la luna estaba en toda su redondez y plenitud, alumbrando aquel osario, y mirándose en los lagos de sangre.