ortodoxo

(redireccionado de ortodoxos)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con ortodoxos: poco ortodoxo

ortodoxo, a

(Del bajo lat. orthodoxus < gr. orthos, recto + doxa, opinión.)
1. adj./ s. RELIGIÓN Que es conforme con el dogma de una religión y en particular con el dogma católico. heterodoxo
2. SOCIOLOGÍA Que es conforme con la doctrina o práctica de cualquier secta o sistema. heterodoxo
3. SOCIOLOGÍA Que es conforme con doctrinas o prácticas aceptadas de forma general.
4. adj. RELIGIÓN Se aplica a ciertas iglesias cristianas de rito oriental, como la griega, la rusa y la rumana.
5. adj./ s. RELIGIÓN Que tiene relación con estas iglesias cristianas.

ortodoxo, -xa

 
adj.-s. rel. Conforme con el dogma católico.
Conforme con la doctrina y dogmas de la Iglesia ortodoxa. (V. Iglesia ortodoxa.)
adj. p. ext.Conforme con la doctrina fundamental de cualquier secta o sistema.

ortodoxo, -xa

(oɾto'ðokso, -sa)
abreviación
1. heterodoxo que sigue una doctrina lealmente socialismo ortodoxo
2. religión relativo a la religión cristiana propia de Rusia, Grecia y otros países rito ortodoxo

ortodoxo, -xa


sustantivo masculino-femenino
persona que practica la religión cristiana propia de Rusia, Grecia y otros países un ortodoxo de rito bizantino
Sinónimos

ortodoxo

, ortodoxa
adjetivo y sustantivo

ortodoxo:

apegadoauténtico, legítimo, conforme, fiel,
Traducciones

ortodoxo

orthodox

ortodoxo

източноправославен християнин, правоверен, православен

ortodoxo

orthodoxe

ortodoxo

orthodox

ortodoxo

ortodoxo

ortodoxo

ortodosso

ortodoxo

东正教

ortodoxo

東正教

ortodoxo

Ortodoxní

ortodoxo

Ortodokse

ortodoxo

正教会

ortodoxo

ADJorthodox
Ejemplos ?
Ella era una mujer, sus fuerzas escasas, pero sentía en su alma el ardor de la indignación, porque aquellas cosas no podían agradar a Cristo, nuestro Redentor: aquellas cosas eran obra de las potencias infernales, eran la sombría acción de los demonios, que acaso se habían metido en el cuerpo de los lobos aulladores, para castigar a los malvados y hartarse de sangre de cristianos ortodoxos.
Estará en pie la profesión del concilio IV Constantinopolitano: «Así, pues, profesamos conservar y guardar las reglas que la santa, católica y apostólica Iglesia ha recibido, así de los santos y celebérrimos apóstoles como de los concilios ortodoxos, tanto universales como particulares, como también de cualquier Padre inspirado por Dios y maestro de la Iglesia».
La venganza es el acto fundamental del Todopoderoso, y sus sacerdotes, al practicarla, se ajustan a la legítima tradición apostólica. Los obispos de hoy son tan ortodoxos como los dignatarios del Santo Oficio.
Tambien los cristianos ortodoxos tienen una igual veneracion á las reliquias y á las imágenes de los santos; y tanta, que habiendo dicho no sé qué doctor, llamado Henrique, que cuando los huesos y demas reliquias se han convertido en gusanos, no se deben adorar estos gusanos; decidió el jesuita Vazquez Lib.
Dicen los fanáticos que siendo de católicos ortodoxos la gi an mayoría de la nación peruana, nadie debe atacar los erro- res y farsas del catolicismo romano.
La tendencia liberal prefería el establecimiento de la nueva institucionalidad en términos, digamos, ortodoxos; o sea, al estilo europeo, o preferentemente norteamericano, mientras sus opositores consideraban como exótica y peligrosa toda novedad constitucional que comprometiese los privilegios –mayorazgos, estancos, fueros- de los sectores poderosos.
Considero cristiano a todo el que invoca con respeto y amor el nombre de Cristo, y me repugnan los ortodoxos, sean católicos o protestantes —éstos suelen ser tan intransigentes como aquéllos— que niegan cristianismo a quienes no interpretan el Evangelio como ellos.
En cuya afirmación podría uno creerlos más ortodoxos que a otros modernos que restringen algo la inspiración, como, por ejemplo, cuando excluyen de ellas las citas que se llaman tácitas.
Declarad vuestro pensamiento: si os agrada, no temeré admitir las tres hipóstasis; si lo ordenáis, aceptaré que una fe nueva reemplace a la de Nicea y que seamos ortodoxos con las mismas fórmulas de los arrianos»(65).
La ley revolucionaria no la hicieron los ortodoxos abogados al servicio del dinero, ni los pudibundos juristas que se oponen a cada avance del interés colectivo, alegando supuestas violaciones a los sagrados recintos de la acumulación y el despojo, ni los académicos de mentalidad organicista, protectores del inmovilismo, alentadores de modelos jurídicos de dominación que justifican las desigualdades y pretenden perpetuar la servidumbre y la ignorancia.
Declaran, pues, la guerra aun á los de su mismo hábito, como que son los que mas perjuicio pueden pararles; y para preocupar la opinion pública, en la cual quedarian ellos perdidos si se les llegase á conocer, se anticipan á malquistar á los puros ortodoxos, católicos, apostólicos romanos, sindicándoles de sospechos en la fé.
Por fortuna, la esencia de éste cuando nació potente fué el soplo de la libertad y la desaparición de las trabas artificiales, de las cadenas tradicionales; aquel « dejad hacer y dejad pasar » que predicaron los economistas ortodoxos traerá la ley natural que ellos buscaban, la verdadera y honda ley natural social, la que ha producido la sociedad misma, su ley de vida, la ley de solidaridad y subordinación.