oratorio


También se encuentra en: Sinónimos.

oratorio, a

(Del lat. oratorius .)
1. adj. De la oratoria, la elocuencia o el orador es un hombre de grandes dotes oratorias.
2. s. m. RELIGIÓN Lugar destinado a la oración las monjas rezaban en el oratorio.
3. RELIGIÓN Capilla en algunas casas particulares, donde puede celebrarse la misa la condesa tenía su propio oratorio en palacio.
4. MÚSICA Composición dramática y musical de tema religioso para ser cantada, que en la actualidad se ejecuta sin acción escénica.
5. RELIGIÓN Congregación de sacerdotes pertenecientes a una orden del mismo nombre.
6. oratorio festivo RELIGIÓN Lugar de los colegios de salesianos donde se reúnen los jóvenes para orar los días de fiesta.
7. ser un oratorio Ser una casa o un convento un lugar donde hay gran recogimiento.

oratorio

  (del l. oratoriu)
m. Lugar destinado para orar.
En algunas casas particulares, pieza donde por privilegio se celebra la misa, capilla.
Composición dramática y musical sobre asunto sagrado.

oratorio -ria

  (de oratorio)
adj. Relativo a la oratoria, a la elocuencia o al orador.

Oratorio

 
rel. Nombre de la congregación de presbíteros fundada en Roma por san Felipe Neri (1575) y de la fundada en París por el cardenal de Bérulle (1611).

oratorio, -ria

(oɾa'toɾjo, -ɾja)
abreviación
que está relacionado con la oratoria una elocuencia oratoria

oratorio, -ria


sustantivo masculino
1. lugar dentro de un edificio donde se puede celebrar misa El oratorio tenía un altar.
2. literatura composición dramática representada durante la Cuaresma observar un oratorio
Sinónimos

oratorio

sustantivo masculino

oratorio:

capilla
Traducciones

oratorio

oratorio

oratorio

Oratorium

oratorio

Oratorium

oratorio

oratorium

oratorio

Oratorium

oratorio

A. ADJoratorical
B. SM (Mús) → oratorio (Rel) → oratory, chapel
Ejemplos ?
-No voy más que al jardín -contestó ella. -¿Ni a misa? -Me la dicen en el oratorio que tengo en mi casa. -¿Le han prohibido a usted salir?
Ya no tengo ni expectativas. Ayer el presidente del club en el cual hiciera mi derroche oratorio me saludó fríamente. Pienso en un recurso definitivo.
ujo para las familias aristocráticas de Lima, en el pasado siglo era tener en casa oratorio ó altar portátil, á fin de que las señoras y servidumbre doméstica no necesitaran, en los días de precepto, salir á la calle y andar de iglesia en iglesia en pos de la obligada y obligatoria misa.
Desde su casa, y desde su oratorio, andaba con el pensamiento los viernes de cuaresma la santísima estación de la cruz, y los siete venideros del espíritu santo.
Acabada de leer la carta, sin derramar lágrimas, ni dar señales de doloroso sentimiento, con sesgo rostro y, al parecer, con sosegado pecho, se levantó de un estrado donde estaba sentada y se entró en un oratorio; y hincándose de rodillas ante la imagen de un devoto crucifijo hizo voto de ser monja, pues lo podía ser teniéndose por viuda.
Que todo voto ó juramento no lo obligaba á él ni a los suyos; que con él no rezaban las excomuniones; y que le era lícito promiscuar y quebrantar ayunos. 4." Que podía tener oratorio y capellán en casa, sin necesidad de licencia arzobispal.
Eran buenos amigos, y se habían prometido no dejar de serlo jamás. Llegado al país del que hablamos, dijo el santo a su camarada: - Voy a rezar en este oratorio, espérame.
El visitador se despidió cortésmente, y fué con la novedad al Arzobispo, pidiendo, á la vez, que comisionase á otro sacerdote para la visita al oratorio del rebelde, que era hombre de malas pulgas, irrespetuoso con los sacerdotes y capaz de un desaguisado.
La sonata de Krentzer, que siempre había oído alabar sin penetrar su mérito como era debido, le produjo tal efecto, que temió haberse vuelto loco; aquel hablar sin palabras, de la música serena, graciosa, profunda, casta, seria, sencilla, noble; aquella revelación, que parecía extranatural, de las afinidades armónicas de las cosas, por el lenguaje de las vibraciones íntimas; aquella elocuencia sin conceptos del sonido sabio y sentimental, le pusieron en un estado místico que él comparaba al que debió experimentar Moisés ante la zarza ardiendo. Vino después un oratorio de Handel a poner el sello religioso más determinado y más tierno a las impresiones anteriores.
Don Matías Monteagudo, rector de la Universidad Nacional, canónigo de la Santa Iglesia Metropolitana de México y prepósito del Oratorio de San Felipe Neri.
En un camarín pequeño, vestido con pabellones de berberiscos damascos y una alfombra de colores, junto a un cuadrado bufete, que rico tapete esconde de carmesí terciopelo con franjas de oro y borlones, enfrente de un oratorio de concha, nácar y bronces, donde la imagen brillaba del Redentor de los hombres, y a la luz de dos bujías, de aquel breve cielo soles, que en candeleros de oro daban vivos resplandores, sentada en la regia silla, con la presencia más noble que jamás tuvo matrona, que jamás respetó el orbe, doña Isabel, la gran reina de Castilla y León, mostrose a los admirados ojos del genovés sabio y pobre.
Elena, que era la última, pasó por aquellos dormitorios sin fijar la atención en ellos y no se detuvo hasta llegar a un oratorio.