Ejemplos ?
C., Antonio desplegó sus famosas capacidades oratorias para defender al hijo de su amigo cuando Gratidiano fue demandado por el cultivador de ostras y especulador de bienes raíces Cayo Sergio Orata en un caso civil que involucró la venta de una propiedad en el Lago Lucrino.
Orata también contaba con un buen orador en la persona de Lucio Licinio Craso el Orador. Cicerón afirma que Orata estaba tratando de forzar a Gratidiano a comprar nuevamente la propiedad cuando el plan de negocios de Orata fracasó, probablemente, debido a complicaciones imprevistas relacionadas con el derecho de agua y de pesca.
Es la acuicultura de almejas, mejillones, ostras, vieiras y demás moluscos bivalvos, con gran importancia económica. Su origen es muy antiguo. Diversas fuentes atribuyen a Sergius Orata el inicio de la ostricultura, hacia el año 100 a. C.
El uso de las termas se generalizó en el mundo romano a partir del siglo I a. C., cuando se descubrió un sistema que permitía calentar y distribuir el aire caliente gracias al ingeniero Cayo Sergio Orata.
ayo Sergio Orata (en latín CAIUS·SERGIUS·AURATA; c.) fue un ingeniero romano al que se conoce por ser el inventor del hypocaustum, sistema de calefacción que permitió la difusión de las famosas termas romanas por todo el Mediterráneo.
Toda esa especulación hizo de la bahía de Nápoles el sinónimo de elegancia y chic. Poco se sabe, sin embargo, de la vida de Orata.
y, según Columela, el sobrenombre Orata (AURATA en latín) provenía de su afición a criar peces llamados auratas, nuestras doradas.
En la época romana la industria pesquera fue importante, destacando sus criaderos de ostras, cuya fundación se atribuye a Sergio Orata, hacia el año 100 a.
Se sabe también que pudo haber tenido un litigio contra Mario Gratidiano, éste último defendido por Cicerón. Se desconoce la fecha de su muerte. «ORATA or AURATA, C. SERGIUS».
Por aquella época, antes de la denominada Guerra social, la última moda de la alta sociedad romana era poseer un insaciable apetito por el marisco, cosa que Orata aprovechó desarrollando el cultivo de ostras a una escala sin precedentes, construyendo para ello presas para regular las mareas y bóvedas elevadas sobre el lago Lucrino, que promocionó como el lugar donde crecían las ostras más ricas del mundo.
Tanto éxito tuvieron sus ostras que se difundió el rumor de que Orata podía hacer crecer ostras hasta en el techo de su casa. Después de este éxito, Orata encaminó sus investigaciones hacia un invento más lucrativo: la piscina con calefacción.
Las propiedades curativas y relajantes del invento ayudaron a Orata a comercializarlo con tanto éxito que muy pronto ninguna mansión se consideraba completa a menos que tuviera instalado una de las piscinas de Orata, quien compraba las villas, construía las piscinas y luego las revendía por un precio infinitamente más alto.