oréade

(redireccionado de oréades)

oréade

(Del gr. oreias, que vive en los montes.)
s. f. MITOLOGÍA Ninfa de los bosques y los montes, en la mitología clásica.
NOTA: También se escribe: orea

oréade

 
f. Oréada.
Ejemplos ?
Para las dos víctimas, «los bosques del valle murmuran, las flores exhalan tristes perfumes, el ruiseñor llora cerniéndose sobre los picachos rocosos y la golondrina revolotea sobre los sinuosos valles»; «los sátiros y los faunos, velados de negro, gimen»; las ninfas de las fuentes se deshacen en llanto que forma arroyos que van a perderse a los bosques; las cabras y las ovejas abandonan sus pastos; las Oréades, que se complacen en escalar las inaccesibles cimas de las rocas más altas, descienden corriendo de los pinares, cuyos árboles gimen acariciados por el viento, mientras las dríades se inclinan entre las ramas de los árboles enmarañados y los ríos lloran a la blanca Procris, «con todos los sollozos de sus olas...» .
Del dios rey de las aguas hija era ninfa de Acaya, a quien la esquiva diosa, cuando desde el Eurota va a su esfera, deja el dominio de la selva umbrosa, que en la tropa de Oréades ligera, siendo la más gentil, la más hermosa, aun ausente de Febo la alta hermana, no desean las selvas a Diana.
A mi padre matóle el divino Aquileo cuando tomó la populosa ciudad de los cilicios, Tebas, la de altas puertas: dio muerte a Etión, y sin despojarle, por el religioso temor que le entró en el ánimo, quemó el cadáver con las labradas armas y le erigió un túmulo, a cuyo alrededor plantaron álamos las ninfas Oréades, hijas de Zeus, que lleva la égida.
Ninfas de las montañas y grutas, llamadas Oréades (Ὀρειάδες) y Orodemníades (Ὀροδεμνιάδες), pero a veces también por nombres derivados de las montañas concretas que habitaban, como Citerónides (Κιθαιρωνίδες), Pelíades (Πηλιάδες), Coricias (Κορύκιαι), etc.
Pitis, en la mitología griega, era una ninfa (de las oréades) cuyo amor se disputaban Pan y Bóreas. Pitis prefirió a Pan, y Bóreas, de un soplo, la estrelló contra una roca.
Sus obras Oréades, Gioventu, Sueño Místico, Muerte de Cleópatra y San Sebastián, son, de acuerdo a su nivel experimental y la opinión general de la crítica, de clara tendencia simbolista.
Uno de los principales representantes del academicismo fue William-Adolphe Bouguereau, que realizó una gran cantidad de obras de desnudo, generalmente de tema mitológico, con figuras de gran perfección anatómica, pálidas, de largos cabellos y una elegancia gestual no exenta de sensualidad (El nacimiento de Venus, 1879; Amanecer, 1881; La ola, 1896; Las oréades, 1902).