Ejemplos ?
De odio y de amor, y de más odio que amor, están hechos los pueblos; sólo que el amor, como sol que es, todo lo abrasa y funde; y lo que por siglos enteros van la codicia y el privilegio acumulando, de una sacudida lo echa abajo, con su séquito natural de almas oprimidas, la indignación de un alma piadosa.
Al esbozar, en líneas muy generales, las diferentes fases de desarrollo del proletariado, hemos seguido las incidencias de la guerra civil más o menos embozada que se plantea en el seno de la sociedad vigente hasta el momento en que esta guerra civil desencadena una revolución abierta y franca, y el proletariado, derrocando por la violencia a la burguesía, echa las bases de su poder. Hasta hoy, toda sociedad descansó, como hemos visto, en el antagonismo entre las clases oprimidas y las opresoras.
l MIR se organiza para ser la vanguardia marxista-leninista de la clase obrera y capas oprimidas de Chile que buscan la emancipación nacional y social.
Además de lo consignado, me adhiero a la manifestación que el DICCIONARIO SOPENA TOMO III incluye, añadiendo a lo dicho, que es “Doctrina de las reivindicaciones políticas de las nacionalidades oprimidas”.
No entendemos por sindicalismo revolucionario más que aquel movimiento que, surgido de entre las clases explotadas y oprimidas...
Engels acusaba a los blanquistas de ser incapaces de comprender que sólo la lucha de clase de las masas obreras, al atraer ampliamente a las vastas capas proletarias a una práctica social consciente y revolucionaria, será capaz de librar de verdad a las masas oprimidas del yugo de la religión, en tanto que declarar como misión política del partido obrero la guerra a la religión es una frase anarquista.
Si para los hombres la voz de la Revolución fue una convocatoria a un más elevado y noble plano de vida, para la mujer fue como la voz de Dios convocándola a una nueva creación." "Indudablemente," dije, "las mujeres de los pobres lo pasaron indecentemente a causa de ello, pero las mujeres de los ricos ciertamente no estaban oprimidas." "Las mujeres de los ricos," replicó el doctor, "eran numéricamente una proporción demasiado insignificante de la masa de mujeres para que merezca la pena considerarlas en una declaración general de la condición de las mujeres de su época.
Por otra parte, las masas oprimidas, que nunca han estado, ni pueden estar, completamente resignadas a la opresión y a la miseria, y hoy menos que nunca, se muestran ávidas de justicia, de libertad, de bienestar y comienzan a comprender que sólo es posible emanciparse por medio de la unión, por medio de la solidaridad con todos los oprimidos, con todos los explotados del mundo entero.
Y mezclado entre matices verdecinos iluminé mis desiertos con trigales, escalé los horizontes escondidos y descifré los horóscopos brutales. Miré las espaldas doblegadas, sentí las miradas oprimidas y deshilando tanto laberinto abrí los ojos por fin ante la vida.
Ahora bien, si un día las masas oprimidas se negasen a trabajar para los demás, si despojasen a los propietarios de la tierra y de los instrumentos de trabajo a fin de servirse de ellos por su cuenta y en su beneficio, es decir, en provecho o beneficio de todos; si deseasen emanciparse de la dominación, del imperio de la fuerza bruta y del privilegio económico; si la fraternidad entre los pueblos, el sentimiento de solidaridad humana robustecido por la comunidad de intereses lograsen poner fin a las guerras y a las conquistas, ¿cuál sería, llegado el caso, la razón de ser de un gobierno?
No entendemos por sindicalismo revolucionario más que aquel movimiento que, surgido de entre las clases explotadas y oprimidas, aspira a la destrucción del sistema establecido para, por medio de una acción directa y antiautoritaria, desmontar los mecanismos de dominación poniendo todos los medios de producción al servicio de los trabajadores, los cuales tomarán en cualquier circunstancia las decisiones que crean convenientes sin conocer ningún otro tipo de mediación, imposición o poder que no sea el dimanado de los propios trabajadores.
Ciñe damasquino alfanje De luciente y sutil hoja Cuyo puño de esmeraldas Un grueso rubí corona. Malla de bruñido acero Sujeta sus blancas pomas Que, oprimidas duramente, Sufren y no desarrollan.