opinión pública

Traducciones

opinión pública

veřejné mínění

opinión pública

offentlig mening

opinión pública

öffentliche Meinung

opinión pública

κοινή γνώμη

opinión pública

public opinion

opinión pública

yleinen mielipide

opinión pública

opinion publique

opinión pública

javno mnijenje

opinión pública

世論

opinión pública

여론

opinión pública

publieke opinie

opinión pública

folkeopinion

opinión pública

opinia publiczna

opinión pública

opinião pública

opinión pública

allmän opinion

opinión pública

ความคิดเห็นของสาธารณชน

opinión pública

kamuoyu

opinión pública

công luận

opinión pública

民意
Ejemplos ?
Una sola fuerza puede extirparlo, es la de la opinión pública, la voluntad social encaminada a ese fin; y para formar esa opinión y convertirla en voluntad dispuesta a obrar, hay que poner de manifiesto la llaga que nos debilita ahora y nos amenaza para el futuro y hay que hacer sentir los estímulos del deber y del patriotismo y aun los del interés por el propio bienestar.
El propio acuerdo faculta al comité para requerir la información acerca del origen y destino de los donativos, conocer y revisar los instrumentos y mecanismos de control y proponer modificaciones, supervisar los informes de existencias de bienes y la canalización total o parcial del mismos, y proponer verificaciones adicionales, así como para informar periódicamente al Ejecutivo Federal y a la opinión pública acerca del resultado de sus intervenciones.
Formada esa opinión pública vendrán y se cumplirán leyes que dan sufragio ilustrado y consciente, que abren la puerta de la representación nacional, cerrada hoy por falsas teorías constitucionales y en resguardo de una fantástica independencia parlamentaria, a muchos de los más aptos para los cargos legislativos, que apartan de los altos puestos de la administración a la incapacidad y la ignorancia, que sancionan eficazmente el abandono del deber y el olvido del bien común; se corregirán los errores, se castigarán las faltas, se enmendarán los rumbos y volverá el país a ver cumplida la función gubernativa para su felicidad y su progreso.
Brundtland con los Estados Miembros para lograr que se estableciera un mandato de negociación relativo al convenio marco y acometer la tarea de movilizar a la opinión pública y política en favor de la concertación de normas mundiales sobre el control del tabaco.
La revolución iba a estallar otra vez, iniciándose en seguida, mucho más grandiosa que lo que acababa de ser; pero la resolución del Presidente la ha desarmado legítimamente, desde que ella no tenía otro objeto que apartar las obstrucciones que se le hacían al pueblo en el ejercicio de todos sus derechos, y es necesario no olvidar que la parte principal de la acción le corresponde al pueblo; como es necesario no olvidar tampoco, que los hombres de bien deben unirse; que la opinión pública debe vigorizarse por la cohesión para hacer prevalecer la voluntad nacional en las emergencias futuras de la vida política...
Toda esa operación, de tan dilatada extensión lineal y superficial, se ajustó con la aprobación de la opinión pública mexicana, de 1934 a 1938.
Pero es bueno recordar de vez en cuando que nada que valga la pena ser aprendido puede ser enseñado. La opinión pública existe sólo donde no hay ideas.
No ha sido otro mi propósito, al hablar ahora a la nación entera sobre este asunto, que someterlo al alto tribunal de la opinión pública.
El reglamento debe depender —dice la Directiva— solamente de la influencia sobre la opinión pública y no de su tecnología de transmisión.
La lectura semiótica también nos descifra: Quien tiene, no la información, como dice Todorov, sino los medios, es dueño del poder; de un poder generalizador que ha dejado risible al decimonónico cuarto de honestos periodistas y que hoy se erige en funesto manipulador de la opinión pública.
El público sensato hablará de mi después de que no exista, y los mismos que hoy me sacrifican, se arrepentirán aunque tardíamente, pues es infalible que la opinión pública se pronuncie contra procedimientos tan violentos como los de que he sido objeto; y por la presente cláusula, perdono al General Martínez, Presidente de Nicaragua, que me entregó a mis enemigos, cosa que no hubieran hecho los salvajes de Egipto.
Este pacto recibido con aplauso por parte importante de la opinión pública que en él veía una solución de permanente paz y no reparaba en el valor de sus medios, no tuvo andamiento al fin y ello gracias al Senado que hoy integramos, el cual después de iniciada aplazó “sine die” su consideración… Sin embargo, repito, que Uruguay aseguraba en el viejo convenio de Río de Janeiro la perpetua integridad de su territorio y en materia política interior, la seguridad de que se harían imposibles los cambios de gobierno por medio de alteraciones al orden legal preestablecido.