onomatopéyico

onomatopéyico, a

1. adj. LINGÜÍSTICA, RETÓRICA De la onomatopeya en los cómics se usa mucho el lenguaje onomatopéyico.
2. LINGÜÍSTICA, RETÓRICA Que está formado por onomatopeyas.

onomatopéyico, -ca

 
adj. Relativo a la onomatopeya.
Formado por onomatopeya.
Traducciones

onomatopéyico

onomatopoeic

onomatopéyico

onomatopeico

onomatopéyico

Onomatopoeic

onomatopéyico

ADJonomatopoeic
Ejemplos ?
A principios del siglo XX, autores como Gregorio Torres Quintero y su aún utilizado con gran éxito, método onomatopéyico, tan discutido por su oponente, Abraham Castellanos Quinto, da un salto para cubrir las necesidades de la alfabetización del México revolucionario y publica uno de los primeros libros que formará parte de lo que poco a poco se denominará con más frecuencia, libro de texto y que ha sido, como ya lo advertimos, el “best seller” de tales clases de obra, a pesar de los ilusionados seguidores de la Ferreiro o de la Lerner.
Desde sus primeros intentos de aplicación en nuestro país (recordemos los antedichos “Ríe” de Uruchurtu y Alconeda” en 1929 o “El Mundo del Niño” de Rosaura Lechuga en 1951, el método global, llamado en ocasiones natural y menos preciso, de cuentos, (de cuentos también es el Método Onomatopéyico, sin ser global), hoy ha sido enriquecido con estas aportaciones irrefutables: a) Las técnicas que la lingüística y la semiótica utilizan.
b) Los Métodos globales desde enunciados completos. c) El Método Onomatopéyico. ch) Las mezclas metodológicas que fueron siendo denominadas Métodos eclécticos.
Yo argumentaba que aún había determinadas preferencias del profesorado, quien, de acuerdo con su experiencia para unos, el mejor método era el onomatopéyico, de marcha sintética, pues según esa opinión, se lograba que el alumnado leyera rápidamente y hasta se llegaba a decir que todos los mexicanos habían aprendido a leer con él; sin embargo para otros, el mejor era el de palabras normales, cuasi sintético-cuasi analítico, y unos pocos, los más censurados, se referían al método global, en sus distintas versiones.
Los respectivos críticos de cada método se lanzaban decires como: con el onomatopéyico sólo se han formado lectores funcionales que leen recados, notas o periódicos y tienen dificultades de comprensión.
Según algunas de sus opiniones, parece hacerle falta, una sistematización que haga fluir con cierta facilidad los aprendizajes lectoescritores, pues de acuerdo con ellos, no se presenta en tales prácticas el orden adecuado y previsto, que tradicionalmente señalan los métodos específicos para enseñar a leer, como el onomatopéyico de tan resistente sobrevivencia.
Desde sus primeros intentos de aplicación en nuestro país (recordemos “Ríe” de Uruchurtu y Alconeda” en 1929 o “El Mundo del Niño” de Rosaura Lechuga en 1951, el método global, llamado en ocasiones natural y menos preciso, de cuentos, (de cuentos también es el Método Onomatopéyico, sin ser global), hoy ha sido enriquecido con estas aportaciones irrefutables: a) Las técnicas que la lingüística y la semiótica utilizan.
Algunos comienzan como el onomatopéyico, luego avanzan a palabras normales y al avanzar el libro van a apareciendo enunciados completos como constituyentes de lo que denominan lecturas, es decir, textos que hablan de la vida infantil, de la vida del campo, de la naturaleza, de los trabajos e incrustan cuentos y poemas breves, propios de su época o anterior a ella.
Como que no le gustaban las estrategias globalizadoras que empleaba y argumentaba que el método onomatopéyico era el mejor, pues con él habían aprendido a leer la mayoría de los mexicanos.
El Método Onomatopéyico de Gregorio Torres Quintero, un célebre maestro colimense que se gana la confianza porfiriana e impone, no obstante los grandes debates que tuvo que enfrentar con un defensor de Carlos A.
La agencia alemana de noticias DPA informa que el ministro alemán de Transporte y Urbanismo, Wolfgang Tiefensee, declaró “que los países de la Unión Europea se pusieron de acuerdo en una estrategia común.” -------------------------------------------------------------------------------- Reflexiones del Comandante en Jefe BUSH LO ESPERA TODO DE UN ZAMBOMBAZO Era la palabra que me venía a la mente. Busqué en un diccionario y estaba allí, de origen onomatopéyico y connotación trágica: zambombazo.
Carrillo o el método onomatopéyico, también desde pequeños cuentos que configuran las onomatopeyas mediante las cuales los niños aprenderían los sonidos de las letras del alfabeto para luego juntarlas y comenzar a leer.