ominoso


También se encuentra en: Sinónimos.

ominoso, a

(Del lat. ominosus , de mal agüero.)
1. adj. Que merece ser reprobado con dureza nunca aprobaré tus ominosos métodos de trabajo; como jefe es un dictador ominoso . abominable admirable
2. Que anuncia un mal presagio. agorero

ominoso, -sa

 
adj. Azaroso, de mal agüero, abominable, vitando.

ominoso, -sa

(omi'noso, -sa)
abreviación
que es muy negativo, por lo que debe condenarse y rechazarse situación ominosa
Traducciones

ominoso

ominous

ominoso

不祥

ominoso

不祥

ominoso

ildevarslende

ominoso

불길한

ominoso

ADJ
1. (= de mal agüero) → ominous
2. (= pasmoso) → awful, dreadful
Ejemplos ?
¿Y no reparas, dime, pobre España, que es ese trapo que en tu suelo ondea sello ominoso que tu frente empaña, llaga asquerosa que tu rostro afea?
El espécimen tipo, el cual fue declarado por Christian Erich Hermann von Meyer como diferente de Belodon, fue descrito y nombrado por este último como la especie tipo Teratosaurus suevicus. El nombre del género se deriva del término griego τέρας, teras, "nacimiento ominoso de un monstruo" y sauros, "lagarto".
Con una evaluación amarga del amor en temas como «Love Sick» y reflexiones sobre la muerte en «Not Dark Yet», «Tryin' to Get to Heaven» y «Standing on the Doorway», Time Out of Mind fue aclamado por la crítica musical: al respecto, Stephen Thomas Erlewine, que destacó el sonido «sonido nebuloso y ominoso» del álbum, escribió que «las canciones en sí son uniformemente potentes y se suman a la mejor colección general de Dylan en años».
Tras un breve retorno al folk en trabajos como Good as I Been to You y World Gone Wrong, Dylan volvió a trabajar con Lanois en Time Out of Mind, un álbum con un «sonido nebuloso y ominoso» que ganó el Grammy al álbum del año en la 40.ª entrega de los premios.
Fue ministro de hacienda del presidente Bernardino Rivadavia y presidente del Banco Nacional. Se destacó como uno de los principales gestores del ominoso empréstito con la Banca Baring.
El eurodiputado y cabeza de lista de UPyD en las elecciones europeas de 2009 y 2014, Francisco Sosa Wagner, criticó duramente el funcionamiento interno de la formación magenta en un artículo de opinión publicado en el diario El Mundo con estas palabras: «UPyD debería liberarse de las prácticas autoritarias que anidan en su seno, prácticas que desembocan en la expulsión constante de afiliados o en su sepultura en vida cuando deciden permanecer en sus filas acogidos a un ominoso silencio».
Del mismo modo que la película en términos generales, Ottman retomó los temas clásicos de John Williams y más que readaptarlos verdaderamente los recompuso, dándole de paso una auténtica profusión a la Fanfarria de Superman, además de que aportó tres nuevos temas propios, un nuevo tema personal de Superman, uno para Lois Lane y su hijo, y otro para el villano Lex Luthor, mucho más ominoso que el original de Williams dado la representación del villano en esta entrega.
señor, toda especie de prestigio y pretensiones marcadas con el espíritu de la ambición y extrema injusticia con que por el espacio de nueve años se ha querido sujetar la cerviz de los orientales a los tronos de Portugal y Brasil, tergiversando, por resortes bien conocidos a V.E. y al mundo entero, la voluntad general de los habitantes del país, resueltos siempre a romper el yugo ominoso que los oprimía.
Don Juan Antonio Lavalleja, don Manuel Oribe y otros varios oficiales y vecinos de la Banda Oriental que salieron de Buenos Aires decididos a libertar su provincia del yugo ominoso y degradante del Brasil, supieron el jueves 21 (es noticia traída por uno de los individuos que salieron en tan heroica empresa) que algunos de los individuos de quienes esperaban caballos y otros recursos en el momento de su desembarco habíanse visto precisados a fugar...
― ―Como muchas cosas, cierta energía es necesaria, sólo un poco de energía, pues sin ella no puede existir; el exceso de energía es el perjudicial, como muchas cosas aquí, la comida, el sueño, el dinero. Se necesitan, pero una vez pasado ese nivel, mínimo, todo lo demás se vuelve pesado y ominoso―.
Mi imaginación se anima y sale del letargo sombrío y ominoso que la abruma, al contemplar los encantos del espectáculo maravilloso que la rodea.
Aquellos compatriotas nuestros, en cuyos pechos arde inexhausto el fuego sagrado del amor patrio, y de que más de uno ha dado relevantes pruebas de su entusiasmo y su valor, no han podido mirar con indiferencia el triste cuadro que ofrece nuestro desdichado país, bajo el yugo ominoso del déspota del Brasil.