olivar

olivar

1. s. m. AGRICULTURA Tierra plantada de olivos.
2. v. tr. AGRICULTURA Podar los olivos para que formen copa.
3. v. prnl. Formar la corteza del pan burbujas por enfriarse la masa o estropearse la levadura.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

olivar

  (de olivo)
m. Terreno plantado de olivos.

olivar

  (de olivo)
tr. Enfaldar [los árboles] como se hace a los olivos.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

olivar

(oli'βaɾ)
sustantivo masculino
terreno plantado de olivos Tenía un olivar al pie del cerro.

olivar

(oli'βaɾ)
verbo transitivo
podar los árboles como se hace a los olivos olivar podando las ramas bajas
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.

olivar


Participio Pasado: olivado
Gerundio: olivando

Presente Indicativo
yo olivo
tú olivas
Ud./él/ella oliva
nosotros, -as olivamos
vosotros, -as oliváis
Uds./ellos/ellas olivan
Imperfecto
yo olivaba
tú olivabas
Ud./él/ella olivaba
nosotros, -as olivábamos
vosotros, -as olivabais
Uds./ellos/ellas olivaban
Futuro
yo olivaré
tú olivarás
Ud./él/ella olivará
nosotros, -as olivaremos
vosotros, -as olivaréis
Uds./ellos/ellas olivarán
Pretérito
yo olivé
tú olivaste
Ud./él/ella olivó
nosotros, -as olivamos
vosotros, -as olivasteis
Uds./ellos/ellas olivaron
Condicional
yo olivaría
tú olivarías
Ud./él/ella olivaría
nosotros, -as olivaríamos
vosotros, -as olivaríais
Uds./ellos/ellas olivarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo olivara
tú olivaras
Ud./él/ella olivara
nosotros, -as oliváramos
vosotros, -as olivarais
Uds./ellos/ellas olivaran
yo olivase
tú olivases
Ud./él/ella olivase
nosotros, -as olivásemos
vosotros, -as olivaseis
Uds./ellos/ellas olivasen
Presente de Subjuntivo
yo olive
tú olives
Ud./él/ella olive
nosotros, -as olivemos
vosotros, -as olivéis
Uds./ellos/ellas oliven
Futuro de Subjuntivo
yo olivare
tú olivares
Ud./él/ella olivare
nosotros, -as oliváremos
vosotros, -as olivareis
Uds./ellos/ellas olivaren
Imperativo
oliva (tú)
olive (Ud./él/ella)
olivad (vosotros, -as)
oliven (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había olivado
tú habías olivado
Ud./él/ella había olivado
nosotros, -as habíamos olivado
vosotros, -as habíais olivado
Uds./ellos/ellas habían olivado
Futuro Perfecto
yo habré olivado
tú habrás olivado
Ud./él/ella habrá olivado
nosotros, -as habremos olivado
vosotros, -as habréis olivado
Uds./ellos/ellas habrán olivado
Pretérito Perfecto
yo he olivado
tú has olivado
Ud./él/ella ha olivado
nosotros, -as hemos olivado
vosotros, -as habéis olivado
Uds./ellos/ellas han olivado
Condicional Anterior
yo habría olivado
tú habrías olivado
Ud./él/ella habría olivado
nosotros, -as habríamos olivado
vosotros, -as habríais olivado
Uds./ellos/ellas habrían olivado
Pretérito Anterior
yo hube olivado
tú hubiste olivado
Ud./él/ella hubo olivado
nosotros, -as hubimos olivado
vosotros, -as hubísteis olivado
Uds./ellos/ellas hubieron olivado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya olivado
tú hayas olivado
Ud./él/ella haya olivado
nosotros, -as hayamos olivado
vosotros, -as hayáis olivado
Uds./ellos/ellas hayan olivado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera olivado
tú hubieras olivado
Ud./él/ella hubiera olivado
nosotros, -as hubiéramos olivado
vosotros, -as hubierais olivado
Uds./ellos/ellas hubieran olivado
Presente Continuo
yo estoy olivando
tú estás olivando
Ud./él/ella está olivando
nosotros, -as estamos olivando
vosotros, -as estáis olivando
Uds./ellos/ellas están olivando
Pretérito Continuo
yo estuve olivando
tú estuviste olivando
Ud./él/ella estuvo olivando
nosotros, -as estuvimos olivando
vosotros, -as estuvisteis olivando
Uds./ellos/ellas estuvieron olivando
Imperfecto Continuo
yo estaba olivando
tú estabas olivando
Ud./él/ella estaba olivando
nosotros, -as estábamos olivando
vosotros, -as estabais olivando
Uds./ellos/ellas estaban olivando
Futuro Continuo
yo estaré olivando
tú estarás olivando
Ud./él/ella estará olivando
nosotros, -as estaremos olivando
vosotros, -as estaréis olivando
Uds./ellos/ellas estarán olivando
Condicional Continuo
yo estaría olivando
tú estarías olivando
Ud./él/ella estaría olivando
nosotros, -as estaríamos olivando
vosotros, -as estaríais olivando
Uds./ellos/ellas estarían olivando
Collins Spanish Verb Tables © HarperCollins Publishers 2011
Traducciones

olivar

oliveto

olivar

SMolive grove
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Si yo lo que quiero es que te vengas de buena voluntá; si esto que a mí me pasa no le pasa a nadie; esto de que yo viva en un majuelo y mi paloma en un olivar, eso no lo manda un divé, y yo me voy a morir de ducas y de jachares si tú tardas mucho en venirte conmigo; porque yo no pueo vivir sino teniéndote a la mía verita, y arrullándote y queriéndote, y respirando lo que tú respiras y mirándome en las niñas de tus ojitos serranos.
Surgió a su evocación el cubril que abandonara y volviole a ver tal como lo viera en el momento de la triste despedida, con su casita blanca, con su cocina de enorme chimenea, junto a la cual, y sentado sobre los haces de tomillo, tantas noches soñara con aquel país tan lejano a donde se dirigía; con su olivar tan agobiado de fruto en los años en que bendecíalo Dios; con su huerto reducido, entre cuyos verdes naranjales tantas veces adornara de azahar los negros rizos de Dolores...
Como había heredado de su padre una haza, algunas aranzadas de olivar y una casita en el pueblo, y como no tenía hijos, aunque estaba casado, vivía con cierto desahogo.
Antonio seguía soñando solo en medio de los que con él huían de los patrios lares; seguía soñando y contemplando en su imaginación la imagen de la hembra querida, con su cuerpo bizarrísimo, con su semblante moreno de tez suave y brilladora, de ojos negros y pasionales, de nariz ligera y graciosamente arremangada, de boca algo grande, de labios rojos y fragantísimos que dejaban ver casi siempre la dentadura, si algo desigual, tan nítida, en cambio, como la nieve que en invierno matizaba los picachos de la montaña, y viéndola parecíale oír su voz dulce y sonora que le repetía sin cesar: -¡Ay, Antonio, y qué feliz que yo sería si alguna vez pudiera ser, además del ama de tu presona, el ama del olivar y el ama de los bancales!
De pronto, los cascos de un caballo resonaron a nuestras espaldas; nos volvimos y pudimos ver un grupo de moros que parecía brotar del olivar.
¿Quién no ha oído hablar del genio burlón y aventurero de la hermosa Eleonora de Olivar, duquesa de Alba? Emanación brillante del sol andaluz, la hechicera sevillana entró un día como un ardiente torbellino en la austera corte de Carlos III despertando los graves ecos de su alcázar con las risas de su inagotable alegría.
Olivares, Dios os dé los eneros de aguaceros, los agostos de agua al pie, los vientos primaverales vuestras flores recamadas; y las lluvias otoñales, vuestras olivas moradas. Olivar, por cien caminos, tus olivitas irán caminando a cien molinos.
cabo de referir que uno de los tres primeros olivos que se plantaron en el Perú fue reivindicado por un prójimo chileno, sobre el cual recayó por el hurto nada menos que excomunión mayor, recurso terrorífico merced al cual años más tarde restituyó la robada estaca, que a orillas del Mapocho u otro río fuera la fundadora de un olivar famoso.
¡Olivar y olivareros, bosque y raza, campo y plaza de los fieles al terruño y al arado y al molino, de los que muestran el puño al Destino, los benditos labradores, los bandidos caballeros, los señores devotos y matuteros!...
Vengan con nosotros y esparcien sus miradas por la radiante perspectiva que embellecen los viñedos en los declives de la montaña, el verdinegro olivar entre cuyas ramas deja oír la tórtola solitaria su ronco arrullo; el áureo rastrojo, en que el ganado sestea; los blancos caseríos y las eras limpísimas, donde llegado que sea el crepúsculo vespertino, rendirán las resecas mieses su grano de oro a los rudos requerimientos de la cobra regida por el trillador, que turbará la solemne quietud del atardecer con sus canciones.
«¡Triste, triste de mí, que a solas lloro »sin que mis ayes lleguen »al corazón que adoro!» Y aquí llegaba de su amarga queja cuando, a través de la cruzada reja y entre la sombra oscura que el olivar cobija en su espesura, cual blanca aparición consoladora, llegar bajo sus rejas vió a deshora recatada de un hombre la figura.
o había en Lima, por los años de 1817, muchacha más pretendida que la linda Carmencita, hija única de la dos veces millonaria marquesa de X... Como se ve, no era ella de las que dicen: :::«Si me caso contigo :::me da mi madre :::un olivar que tiene :::puesto en el aire».