olímpico


También se encuentra en: Sinónimos.

olímpico, a

1. adj. MITOLOGÍA De la montaña donde moraban los antiguos dioses griegos.
2. adj. m. pl. HISTORIA Se aplica a los juegos que los antiguos griegos celebraban cada cuatro años con competiciones deportivas y literarias.
3. adj. HISTORIA De la olimpiada o período entre dos celebraciones de estos juegos.
4. adj. m. pl. DEPORTES Se refiere a los juegos deportivos modernos que, con carácter universal, se celebran cada cuatro años en una ciudad distinta a la anterior.
5. adj./ s. DEPORTES Deportista que participa o ha participado en estos juegos.
6. adj. DEPORTES Que tiene relación con estos juegos medalla olímpica.

olímpico, -ca

 
adj. Relativo a Olimpia, antigua c. de Grecia.
Relativo a los juegos públicos que se celebraban en esta ciudad.
Relativo al Olimpo.
fig.Altanero, soberbio.

olímpico, -ca

(o'limpiko, -ka)
abreviación
1. característica que tiene relación con la olimpíada campeón olímpico
2. que tiene relación con el monte Olimpo Apolo era un dios olímpico.
3. historia que tiene relación con la antigua ciudad griega de Olimpia En el valle del Alfeo se encontraba el santuario olímpico más importante.
4. deportista que participa o ha participado de alguna olimpiada competidor olímpico
Sinónimos
Traducciones

olímpico

olympic

olímpico

olympique

olímpico

olímpico

olímpico

olympisch

olímpico

الأولمبية

olímpico

Olympic

olímpico

Олимпийски

olímpico

Olympic

olímpico

オリンピック

olímpico

올림픽

olímpico

/a
A. ADJ
1. [deporte, título] → Olympic (Hist) → Olympian
2. (= enorme) nos despreció de forma olímpicahe was utterly contemptuous of us
fue una sesión de trabajo olímpicait was a marathon work session
3. (= despectivo) → dismissive
B. SM/FOlympic athlete
Ejemplos ?
Pero aun si hubiera una naturaleza tan consecuentemente hermosa.y clásica que pudiera mostrarse desnuda como Friné ante todos los griegos, ya no hay ningún público olímpico para semejante espectáculo.
La mató Heracles, ilustre hijo de Alcmena de bellos tobillos y libró de su horrible tormento al Japetónida, dando fin a sus inquietudes no sin el consentimiento de Zeus Olímpico que reina en las alturas, sino para que la fama de Heracles, nacido en Tebas, fuera mayor todavía que antes sobre la tierra fecunda.
Luego que los dioses bienaventurados terminaron sus fatigas y por la fuerza decidieron con los Titanes sus privilegios, ya entonces por indicación de Gea animaron a Zeus Olímpico de amplia mirada para que reinara y fuera soberano de los Inmortales.
He ido a la selva, donde he quedado vigoroso y ahíto de leche fecunda y licor de nueva vida; y en la ribera del mar áspero, sacudiendo la cabeza bajo la fuerte y negra tempestad, como un ángel soberbio, o como un semidiós olímpico, he ensayado el yamdo dando al olvido el madrigal.
Es bien sabido que el Comité Olímpico Internacional aceptó la solicitud formulada a nombre de la Ciudad de México por el Jefe del Departamento del Distrito, para que en nuestra capital se celebre la Olimpiada de 1968.
La primera es osada e irreverente como ella sola, dado el carácter irascible, fogoso y, hasta cierto punto, olímpico del interpelado.
En él nace y en él muere. Mantiene un alejamiento olímpico. La federación universitaria de Córdoba se alza para luchar contra este régimen y entiende que en ello le va la vida.
En él nace y en él muere. Mantiene un alejamiento olímpico. La Federación Universitaria de Córdoba se alza para luchar contra este régimen y entiende que en ello le va la vida.
nos aventaja mucho en poder. Pero halágale con palabras cariñosas y pronto el Olímpico nos será propicio. De este modo habló, y tomando una copa doble, ofrecióla a su madre, diciendo: —Sufre, madre mía, y sopórtalo todo aunque estés afligida; que a ti, tan querida, no te vean mis ojos apaleada, sin que pueda socorrerte, porque es difícil contrarrestar al Olímpico.
-exclamó Antoñuelo el Matraca al ver reunidos bajo el cobertizo del saladero del Viruta a los más caracterizados próceres de la guapeza de Pescadería, entre los que se destacaba por su arrogante actitud y por el desdén casi olímpico con que dignábase mirar de cuando en cuando a los demás héroes allí congregados, Currito el de los Bigotes.
Desfiló cuanto existía entonces; la plaza con sólo un ombú en el rincón norteño, frente a la arcada de los fondos de Marexiano, por donde se colaba en las noches Retentén para dormir vestido sobre una pila de cueros; el circo Olímpico, donde el inglés don Pablo repetía incansablemente su pantomima de “los dos toneleros burlados y el ladrón sutil”; el frontón en que, zaguero sin izquierda, maravillaba el vasco Ereño con la sotana recogida hasta la cintura; la mesa del “Café de los Federales” donde conoció a Lavalleja.
Y ebria con la grandeza floreciente de apoteosis, triunfos y ovaciones de olímpico esplendor, volvió indolente a alojar en palacios sus legiones y su plebe a bañar públicamente de alabastro y de pórfido en tazones.