ojival

(redireccionado de ojivales)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con ojivales: ojivas

ojival

1. adj. Que tiene forma de ojiva arco ojival.
2. ARQUITECTURA Se aplica, de forma incorrecta, al estilo arquitectónico gótico por el empleo de ojivas en los arcos.

ojival

 
adj. De figura de ojiva.
arq. Díc. incorrectamente del estilo arquitectónico que alude al estilo gótico y que dominó en Europa durante los tres últimos siglos de la Edad Media. Su fundamento consistía en el empleo de la ojiva para toda clase de arcos.

ojival

(oxi'βal)
abreviación
1. figura que tiene forma de ojiva arcos ojivales
2. estilo arquitectónico europeo que se caracterizó por el uso de arcos ojivales La arquitectura gótica es ojival.
Sinónimos

ojival

adjetivo
(estilo arquitectónico) gótico.
Traducciones

ojival

ADJogival, pointed
Ejemplos ?
Sobre los nervios de piedra, las bóvedas son de ladrillo a tizón y en sus paramentos extremos, son obra posterior, del siglo XIV, dos altas capillas que perforan los muros con arquivoltas ojivales y se desarrollan entre los contrafuertes.
Corona la calle una fina barandilla-crestería de arquillos ojivales sobre la que se alza una estatua de la Virgen con el Niño, acompañada de la leyenda, alusiva a la Madre de Cristo, Pulchra es et decora.
El sobreclaustro, o claustro alto, obra del maestro Enrique, es para Vicente Lampérez, “ejemplo señero del arte gótico”, al igual que el claustro de la catedral de Pamplona; sus galerías se cubren con bóvedas ojivales de crucería simple, cuatripartita, y sus grandes ventanales, de arco apuntado, llevan triple mainel y tracería de tres óculos cuadrilobulados.
Sobre las puertas laterales del primer cuerpo se alzan dos torres casi gemelas del siglo XIII y de tres cuerpos, con pilastras decoradas con pináculos y estatuas en sus ángulos, y con decorados vanos ojivales en cada cara de cada cuerpo: uno abocinado con mainel y tracería de óculo, tapado con vidrieras, en el primero; dos geminados sin mainel y sin tracería, en el segundo; y otros dos geminados con mainel y tracería, en el tercero.
Además, en las altas ventanas ojivales, vitrales de mil colores y en los amplios accesos a la sala, riquísimas puertas delicadamente talladas y en conjunto, bóvedas, pilares, muros, chambranas, artesonados, puertas, estatuas, todo recubierto de arriba a abajo por una espléndida pintura azul y oro que, un porn descolorida en la época en que la vemos, había casi desaparecido bajo el polvo y las telarañas en el año de gracia de 1549 en que Du Breul la admiraba todavía.
La verdadera silueta nace de la propia estructura del monumento, lo demás son puerilidades; si nos cautivan las agujas ojivales hemos de comprender que son hijas de una estructura que las requiere para el uso en sitios determinados, si en los ángulos y crestas del frontón hay objetos, las piedras o bloques los requieren para su estabilidad.
La estancia era espaciosa y estaba iluminada por una luz apagada que provenía de cuatro ventanas ojivales, una en cada pared, protegidas por fuera con unas celosías muy estropeadas.
En la época a que nos referimos, los caballeros de la Orden habían ya abandonado sus históricas fortalezas; pero aún quedaban en pie restos de los anchos torreones de sus muros; aún se veían, como en parte se ven hoy, cubiertos de hiedra y campanillas blancas, los macizos arcos de su claustro, las prolongadas galerías ojivales de sus patios de armas, en las que suspiraba el viento con un gemido, agitando las altas hierbas.
Hasta el vértice de aquella pajiza techumbre llegan las guaduas que se cruzan en arcos ojivales...
IV Cuántas horas hacía que erraba solo en medio de máscaras silenciosas en aquel hangar abovedado como una iglesia, y era una iglesia, en efecto; una iglesia abandonada y secularizada era aquella amplia sala de ventanas ojivales, la mayoría medio tapiadas, entre sus columnas adornadas y encaladas con una espesa capa amarillenta donde se hundían las flores esculpidas de los capiteles.
De lo que más gustaba era de ir al pie del castillo, que no estaba lejos, y cuyas almenas y torres y aun la fachada principal, con sus grandes ventanas ojivales, descollando sobre la masa de verdura, se divisaban bien desde el mismo cuarto en que ella dormía.
Algunos de sus contrafuertes se habían derrumbado y varios de sus delicados pináculos se veían esparcidos por entre la maleza. Las denegridas ventanas ojivales estaban intactas en su mayoría, aunque en muchas faltaba el ajimez de piedra.