ojito

ojito

1. s. m. Indica coquetear con la mirada, lanzar miradas insinuantes en la expresión hacer ojitos.
2. Se usa para indicar ser el preferido en la expresión ser el ojito derecho de una persona el pequeño es el ojito derecho de su madre.
Traducciones

ojito

SM
1. hacer ojitos a algnto make eyes at sb, give sb the eye
poner ojitos a algnto look longingly at sb
ser el ojito derecho de algnto be the apple of sb's eye
2. (= cuidado) ¡ojito!careful!, look out!
Ejemplos ?
En el 2011 fue el coordinador del libro en la que invitó a colaborar a cuatro escritores cubanos reconocidos internacionalmente como el poeta y escritor Carlos Pintado, Mirta Ojito, el periodista Carlos Alberto Montaner y Carlos Eire.
Ubicado a escasos 40 kilómetros de la cabecera municipal, por la carretera a Cruces y frente el pueblo de El Tascate. El Ojito Aguas termales de El Ojito, ubicado en la localidad de El Molino.
El sistema hídrico del área urbana está representado básicamente por el Arroyo Pechilín y los afluentes del arroyo Mancomojancito (arroyos Ovejitas y el Ojito).
Aun así seguirá haciendo lo imposible por impresionar a su padre con su habilidad con las armas y los deportes. Es por así decirlo, el ojito derecho de Mike.
os ojos simples u ocelos son pequeñas estructuras fotorreceptoras presentes en muchos animales, que funcionan como órganos de la visión. El término ocelo procede del latín oculus (ojo) y literalmente significa "ojito".
Justamente en todo esto yo pensaba: Ojito, dos ojitos, tres ojitos a estas horas ayer me comentaba y Elisa lista con sus recaditos me dijo muy discreta su espionaje: -Sabe bien quienes quieren la riqueza: la dama con el león, par muy salvaje; tres hilanderas gordas de pereza; y hasta Pulgarcita, linda hermanita, quiere el arcón que la hará poderosa; cubriendo la mesa muy calladita, el día del triunfo será estrepitosa.
Dos de ellas optaban por monjío; pero la menor, Laurentina, el ojito derecho del marqués, no revelaba vocación por el claustro, sino por el mundo y sus tentadores deleites.
Pos si tú eres el ojito derecho de la güena suerte; si tú viniste al mundo de pie; si tú vives como las rosas en los rosales; si tú no tiées boca bastante pa darle gracias a Dios, que ta criao.
Contra un arzobispo que traía en la cartera el título de virrey, para el caso de que falleciese el marqués de Guadalcázar. ¡Contra un arzobispo a quien Felipe IV llamaba su ojito derecho, y que era el niño mimado de Su Santidad Gregorio IX!
Calculen ustedes si tendría bemoles la jarana, cuando a la cabeza del bochinche se puso nada menos que la bellísima doña Teresa, el ojito derecho, la mimada consorte del virrey don García de Mendoza.
Jamás chismoso fue tan magistralmente reprendido. Sin embargo, el envidioso clérigo, que había sido el ojito derecho, el mimado del Sr.
Tenía el marqués por administrador de su fundo a un mancebo andaluz, enamoradizo como su señor, y acaso por este motivo muy querido de él. El curro era, como se dice, el ojito derecho del Sr.