ojeriza


También se encuentra en: Sinónimos.

ojeriza

s. f. Sentimiento de mala disposición o antipatía hacia una persona me suspende porque me ha cogido ojeriza. simpatía

ojeriza

 
f. Enojo y mala voluntad contra uno.

ojeriza

(oxe'riθa)
sustantivo femenino
sentimiento de antipatía hacia una persona Las personas que padecen de ojeriza no están tranquilas.
Sinónimos
Traducciones

ojeriza

spite

ojeriza

rancore

ojeriza

SFspite, ill will
tener ojeriza a algnto have a grudge against sb, have it in for sb
Ejemplos ?
En suma, la isla de Cuba no puede prosperar, porque la inmigración blanca, única que en la actualidad nos conviene, se ve alejada de nuestras playas por la innumerables trabas con que se la enreda y la prevención y ojeriza con que se la mira.
A la melecina o xeringa llamará ojeriza de azofar; y á la cala, entremetida en cosas particulares Por no decir, antes es apretado de bolsa que dadivoso, dirá: v.
Siéndolo ya, el rey merovingio Teodorico I de Austrasia (511-34) empezó a tenerle estima discutiendo con él sus frecuentes malas acciones, sin que por ello le tomara ojeriza.
Algunos socios indican en sus memorias de este periodo, tal y como lo describe Serafín Estébanez Calderon apodado «el solitario», que describen como el Casino era objeto de ojeriza por los denominados patriotas (liberales exaltados).
Otra infusión tradicional es el llamado té de tilo, que se utiliza como calmante y también, en la cultura popular, como alivio para combatir el susto, la ojeriza y las maldiciones; asimismo se destaca el té de uña de gato, que es una bebida preparada con una planta de la amazonía, la uña de gato, conocida por sus propiedades medicinales y curativas.
– suya especial-¿por qué motivo?- particular de ellos- ¿habían coincidido los Vascos de Oribe ( apoyados por los Canarios según versión circulante en ese entonces en Montevideo) en la realización de tamaña manifestación pública y solidaria de malquerencia, de ojeriza, de hostilidad, de abominación al Dr.
Y, en fin, el poder que el mozo Tener en la corte muestra Cambió en baja adulación La ojeriza golillesca; Mas él, después de humillarlos, Dioles no más por respuesta De alcalde de casa y corte La que recibió real cédula.
Ahora bien; si es uno de esos mentecatos que creen que guardo ojeriza a un pueblo o una patria cuando le he cantado las verdades a alguno de sus hijos irreflexivos, lo mejor que puede hacer es no contestarles.
Con gran disimulo, porque inspiraban respeto y nadie osaría reírse de ellos en sus barbas, se les observaba, y se saboreaban y comentaban las vicisitudes de la mutua ojeriza, que se exacerbaba por las coincidencias de sus gustos y manías, que les hacían buscar lo mismo y huir de lo mismo, y sobre ello, morena.
Súpolo el virrey, y desde ese momento tomó ojeriza por los Urrutias, quienes confiados en la popularidad de que gozaban en Lima, y más que todo en el número de frailes con que habían sabido reforzar el partido criollo, maldita la importancia que daban al enojo del mandatario.
Con estas razones de la mala vieja, creyeron los más que yo debía de ser algún demonio de los que tienen ojeriza continua con los buenos cristianos, y unos acudieron a echarme agua bendita, otros no osaban llegar a quitarme, otros daban voces que me conjurasen; la vieja gruñía, yo apretaba los dientes, crecía la confusión, y mi amo, que ya había llegado al ruido, se desesperaba oyendo decir que yo era demonio.
De aquí nació la justa ojeriza que nuestros padres tomaron a la poesía y a los Poetas, en quienes no veían sino miseria, envidia y relajada conducta; de aquí los disgustos que los hijos hemos dado a nuestros padres con este malhadado afán de poetizar, en favor del cual tenían tan pocos ejemplos que traer a la memoria.