obsceno

(redireccionado de obscenas)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con obscenas: obscenidad

obsceno, a

(Del lat. obscenus.)
adj. Que presenta de manera directa lo que puede ser ofensivo al pudor o a la moral establecida, en especial lo relacionado con el sexo dibujos obscenos; poeta obsceno; obscena representación. lascivo, procaz

obsceno, -na

 
adj. Impúdico, torpe, ofensivo al pudor.

obsceno, -na

(oβs'θeno, -na)
abreviación
1. que ofende al pudor comentario obsceno
2. persona que hace o dice cosas que ofender al pudor persona obscena
Sinónimos

obsceno

, obscena
adjetivo
sicalíptico, lascivo*, lúbrico, libidinoso, pornográfico, amoral, inmoral, impúdico, deshonesto, torpe, verde. honesto, limpio, decente.
«Obsceno se dice de las palabras, de los cuadros o pinturas, de las personas; deshonesto se aplica a todo aquello que ofende al pudor o a la pureza.»
José March
Traducciones

obsceno

‏فاجر, فَاحِشٌ

obsceno

покварен

obsceno

obscè

obsceno

neslušný, obscénní

obsceno

obszön

obsceno

obscena

obsceno

hävytön, rivo

obsceno

obscène

obsceno

obszcén

obsceno

cabul

obsceno

osceno, sconcio

obsceno

鄙猥, 猥褻な

obsceno

obsceen

obsceno

obsceno

obsceno

obscen

obsceno

oanständig

obsceno

непристойний

obsceno

tục tĩu

obsceno

sjofel

obsceno

opscen

obsceno

음탕한

obsceno

uanstendig

obsceno

ลามก

obsceno

ADJobscene
Ejemplos ?
Oíanse a menudo a pesar del veto del Restaurador y de la santidad del día, palabras inmundas y obscenas, vociferaciones preñadas de todo el cinismo bestial que caracteriza a la chusma de nuestros mataderos, con las cuales no quiero regalar a los lectores.
Los dicharachos, las exclamaciones chistosas y obscenas rodaban de boca en boca y cada cual hacía alarde espontáneamente de su ingenio y de su agudeza excitado por el espectáculo o picado por el aguijón de alguna lengua locuaz.
En los trabajos psicoanalíticos realizados con sujetos nerviosos, trabajos de los que más adelante daré cuenta, se me presenta varias veces por semana ocasión de demostrar a los pacientes, apoyándome en sus sueños, que conocen citas, palabras obscenas, etc., y que se sirven de ellas en su vida onírica, aunque luego, en estado de vigilia, las hayan olvidado.
Allí no repares quitarte la túnica, ni cruzar tus piernas con las de tu amigo, ni que roce con su lengua tus labios de púrpura, ni que la pasión invente mil modos de gozar; no cesen las tiernas promesas ni las palabras incitantes, y estremézcase la cama con la movilidad de vuestros cuerpos; pero al vestirte la túnica, toma el aspecto de la inocencia temerosa, y que un falso pudor disfrace tus noches obscenas.
(17) convenios del 18 de mayo de 1904, y 4 de mayo de 1910, relativos a la represión de la trata de blancas. (18 ) Convenio del 4 de mayo de 1910, relativo a la supresión de publicaciones obscenas.
Tan pronto como leí esa carta, con sus amenazas obscenas y sus violencias groseras, vi de inmediato que un peligro terrible se cernía en el horizonte de mis agitados días; te dije que no quería ser la cabeza de turco entre vosotros dos, con vuestro odio inveterado; que yo en Londres era naturalmente una presa mucho mayor para él que un ministro de Asuntos Exteriores en Homburg; que sería injusto conmigo colocarme aunque sólo fuera por un instante en semejante posición; y que tenía mejores cosas que hacer en la vida que aguantar escenas con un hombre borracho, déclassé y medio idiota como él.
¿Por qué he preparado estos ejemplos? ¿A dónde me llevo? Obscenas llamas, marchad lejos de aquí, y no, sino por donde es lícito a una hermana, mi hermano sea amado.
“Atrevido se habían, aun así, las obscenas Propétides a negar que Venus fuera diosa; merced a lo cual, por la ira de su divinidad, sus cuerpos, junto con su hermosura, cuentan que ellas las primeras fueron en hacer 240públicos, y cuando su pudor cedió y la sangre de su rostro se endureció, en rígida piedra, con poca distinción, se las convirtió.
El libro de cuentas, con sus tapas negras y sus cierres de cobre, estaba frente a él; y había un librillo de canciones obscenas entre las páginas, para mantenerlo abierto en el sitio en que figuraba la evidencia de que el buen hombre de Primrose–Knowe estaba atrasado en el pago de sus rentas e impuestos.
Los que en las paredes de establecimientos públicos, como hoteles, casas de posada, cafés, casinos, balnearios, etc., etc., escribieren palabras o frases que ofendan a la moral, o dibujaren pinturas obscenas, si el acto no constituye delito; 35.
No pretendo decir que aquellas misteriosas ceremonias son aún más obscenas que las del teatro: sólo digo lo mismo que persuade la historia a los que lo niegan, y lo es, que los juegos escénicos donde reinan las ficciones de los poetas, no los inventaron e introdujeron los romanos en las ceremonias sagradas de sus dioses por motivo de ignorancia, sino que los mismos dioses establecieron que les celebrasen solemnemente estos juegos y los consagrasen en honor suyo, mandándoselo rigurosamente; y, si así puede decirse, obligándolos por fuerza a practicarlo; todo lo cual toqué breve y concisamente en el libro primero: así es que, por autoridad de los Pontífices, y con motivo de acrecentarse el cruel azote de la peste, se instituyeron los juegos escénicos en Roma.
Además de esto, los romanos, aunque estaban ya bajo el yugo de una religión tan perversa que les inclinaba a dar culto a unos dioses que veían habían querido les consagrasen las representaciones obscenas de los juegos escénicos; con todo, mirando a su autoridad y decoro, no quisieron honrar a los ministros y representantes de semejantes fábulas, como lo ejecutaron los griegos, sino que, como dice Escipión y refiere Cicerón, considerando el arte de los cómicos y el teatro como ejercicio ignominioso, no solamente no quisieron que sus actores gozasen de los privilegios y honores comunes a los demás ciudadanos romanos, sino que hasta los privaron de su tribu, conforme a lo resuelto en la visita que practicaron los censores.