Ejemplos ?
La escritora Ayn Rand se describe a sí misma como un realista romántico, y algunos artistas seguidores de su filosofía objetivista también se aplican a sí mismos el término.
Branden y Rand tuvieron una aventura amorosa que duró varios años, a pesar de su diferencia de edad (Branden era 25 años más joven que Rand), y a pesar de estar ambos casados (ambos informaron a sus cónyuges). Durante años, Branden fue el "número dos", sólo por detrás de Ayn Rand, dentro del movimiento objetivista.
Rand expulsó a Branden del movimiento objetivista, alegando como motivo un uso indebido de fondos por parte de Branden, pero sin citar en ningún momento el romance que habían tenido.
Flamenco (1970) Mood Indigo (1971) Big Bang (1974) Daiquiri (1980) Un testigo fugaz y disfrazado (1985) Escrito sobre un cuerpo (1969) Barroco (1974) La simulación (1982) El cristo de la Rue Jacob (1987) Nueva inestabilidad (1987) Ensayos generales sobre el barroco (1987) La playa (1971) La caída (1971) Relato (1971) Los matadores de Hormigas (1971) Para la voz (1977) En Gestos (1963) adopta una poética objetivista del nouveau roman, el estilo es muy cuidadoso con el ritmo y deliberadamente reiterativo, en consonancia con la vida de sus protagonistas, condenados a vidas monótonas y despersonalizadas.
Según el punto de vista objetivista, las reglas de la estadística bayesiana pueden justificarse por exigencias de la racionalidad y la coherencia, y la interpretan como una extensión de la lógica.
Su objeto de estudio e intervención: el individuo, el grupo, la comunidad (hoy podríamos hablar de la localidad) y los tres métodos clásicos a los que algunos colegas reconceptualizados intentaron construirles paradigmas o metateorías de corte estructural y objetivista, ajenas a las necesidades tanto de las heterogéneas realidades como de los Trabajadores Sociales, la mayoría de los cuales no se vio expresada en ellas o no se percataron de su existencia.
La apuesta de Smith es un planteamiento teológico y filosófico formulado por el filósofo objetivista George H. Smith en su libro de 1979 Atheism: The Case Against God (Ateísmo: el caso contra Dios), que estructura una serie argumentativa en contestación a la apuesta de Pascal, basándose en los trabajos de Ayn Rand y Nathaniel Branden.
Según el criterio objetivista de la doctrina, la conducta del victimario sería agravada si la víctima se encuentra en un estado de indefensión por cuestiones físicas, psíquicas o fisiológicas.
La crítica ha distinguido tres fases en su trayectoria narrativa: Su primera etapa, ejemplificada por las novelas Juegos de manos (1954) y Duelo en el paraíso (1955), se caracteriza como de interpretación poética de la realidad, centrada sobre todo en la mitificación del ámbito de la infancia y la adolescencia, adoptando un punto de vista objetivista.
Ambos nunca se reconciliaron, y Branden sigue siendo persona non grata dentro del movimiento objetivista "oficial" (El Ayn Rand Institute).
Aunque en sus inicios se consideró un marxista crítico, los postulados de Abramowski en materia social puede ser considerados como una respuesta a la visión objetivista y determinista del marxismo oficial de la II Internacional.
A hace referencia al principio de identidad (A=A) de Aristóteles. Mr. A incorpora también elementos de ética objetivista. Mr. A insiste en que solo hay blanco (bien) y negro (mal), pero no gris (corrupción), ya que el gris solo es una mezcla entre blanco y negro.