numantino

(redireccionado de numantinos)

numantino, a

1. adj. HISTORIA De Numancia, antigua ciudad de la Hispania Citerior.
2. s. HISTORIA Persona natural de esta antigua ciudad.
3. adj. Que se mantiene en su posición o convicción ante cualquier ataque o crítica el equipo contrario ofreció una defensa numantina. firme
4. adj./ s. De Numancia, ciudad española actual.

numantino, -na

 
adj.-s. De Numancia.
Traducciones

numantino

numantino

numantino

numantino

numantino

numantino

numantino

numantino

numantino

/a
A. ADJ
1. (Hist) → of/from Numantia
2. [resistencia] → heroic, last-ditch (pey) → diehard, stubborn
B. SM/Fnative/inhabitant of Numantia
los numantinosthe people of Numantia
Ejemplos ?
El regimiento fue destinado a servicio en América en 1814 y un segundo regimiento, con el nombre de Regimiento de Cazadores de Barbastro n.º 9, Ligero, fue creado en 1815 en la península para reemplazarlo, al ser renombrado así el Regimiento de Voluntarios Numantinos.
En ese combate, cargando de idealismo, se vieron a sí mismos como numantinos adalides de una causa justa y revelaron en la defensa de la misma una gran determinación y mucha inteligencia, liderados por Manuel Herrera y Obes.
Los pueblos que habitaban estas zonas, ofrecieron gran resistencia, como los guerrilleros lusitanos con Viriato y los numantinos con jefes celtíberos como Retógenes Caraunio (App.
Es un hombre fuerte y enérgico, extremadamente duro y disciplinado con sus tropas. Admira la valentía y tenacidad de los numantinos y desprecia la traición.
Conspirador al que no le importa traicionar a su pueblo haciéndolo caer en manos de los romanos. Ambón, Leucón, Litennón y Mégara: són los jefes tribales numantinos.
Parecía que los elefantes iban a ser una fuerza determinante, ya que los numantinos no los habían visto antes y mostraban pánico, pero la caída de una enorme piedra hirió a uno de los elefantes, que enloqueció y cargó contra los atacantes romanos.
Pompeyo durante su consulado fue enviado a Hispania Citerior con orden de reemplazar a Metelo Macedónico, mientras Fabio Máximo Servilino era gobernador de Hispania Ulterior., para aplastar la rebelión de los numantinos.
Se sabe que los numantinos tenían guarniciones propias en Malia y Lagni, para reforzar la defensa de la ciudad y preservar la fidelidad de las mismas a los arévacos.
Los numantinos consiguieron derrotar a un ejército de 30 000 hombres mandados por el cónsul Quinto Fulvio Nobilior, pero su jefe, Caro de Segeda, murió en la batalla.
Entonces el procónsul decidió atacar Manlia - que acabó abriendo las puertas a los romanos después de que sus habitantes acabaran en una noche con todos los numantinos que custodiaban la ciudad - y de nuevo Tiermes, que esta vez si cayó en sus manos.
La primera aparición romana en estas tierras puede datarse en el 135 a.c cuando Publio Cornelio Escipión, en el contexto del enfrentamiento entre Roma y Numancia, marcha desde Cauca hasta Numancia, atraviesa el Duero e incendia los campos de los vacceos, para privar a los numantinos de trigo y víveres.
el Senado envió a Popilio Lenate a sustituirle, pero mientras el cónsul estaba de camino, Quinto concluyó un tratado secreto con los numantinos que resultaba muy desfavorable a los intereses romanos.