novelesco

(redireccionado de novelescos)
También se encuentra en: Sinónimos.

novelesco, a

1. adj. LITERATURA De la novela su última obra es rica en recursos novelescos. novelístico
2. Que parece ficticio por lo interesante, extraordinario o impresionante tu historia es tan novelesca que me cuesta creerla. fantasioso realista

novelesco, -ca

 
adj. Propio de las novelas.
Que parece de novela.

novelesco, -ca

(noβe'lesko, -ka)
abreviación
1. característica que es propia de una novela personaje novelesco
2. que parece propio de una novela por ser fantástico una anécdota novelesca
Traducciones

novelesco

romanzesco

novelesco

ADJ
1. (Literat) → fictional
el género novelescofiction, the novel
2. (= romántico) → romantic, fantastic, novelettish; [aventura etc] → storybook antes de s
Ejemplos ?
Para nosotros, el concepto debe decir el acontecimiento, no la esencia. De ahí surge la posibilidad de introducir en filosofía procedimientos novelescos muy simples.
Los mitos eran interpretados con gran libertad y a veces se entremezclaban con otras tradiciones y ciclos mitológicos, novelescos o históricos.
Colección de anécdotas y sucesos novelescos sacados de la historia de España, la última sobre la muerte de su hermanastro don Fadrique.
Dejando aparte la novela social europea, con amplia difusión en España, las editoriales anarquistas también sacaban folletines novelescos que se vendían por decenas de miles.
Por ejemplo, Nabókov considera la trama como algo sin importancia de un gran escritor cuyas obras bordeaban lo irracional y cuya prosa de estilo combinaba un poder descriptivo magnífico con un desprecio por los clichés novelescos.
Sobrino de Juan II y nieto de Alejo I, Andrónico Comneno fue probablemente el miembro más brillante y fascinante de su inteligente dinastía. Su turbulenta y trágica vida destaca por sus aspectos novelescos de entre las de todos los emperadores bizantinos.
Romances concernientes a historia de pueblos diversos. Romances vulgares caballerescos. Romances vulgares novelescos. Romances vulgares de cautivos y renegados.
En primer lugar, se invierte el principio de identidad plena que tiene el autobiógrafo con su narrador textual, pues el novelista se distancia del suyo, ya que “los nombres del narrador o de los héroes novelescos no son los del autor, son distintos de éste y no pueden ser erróneamente identificados.
Había contraído matrimonio con Elvira Aravena Arredondo, en quien fue padre de diez hijos, alcanzado la edad adulta ocho de ellos: Elvira, Francia, Ítala (las tres practicaron la natación, el boxeo y el tiro al blanco), Hernán 2º (alcanzó el grado de capitán de ejército en el arma de Caballería), Kossuth (oficial de ejército como el anterior, ostentó el grado de teniente coronel de infantería), Kosciusko (huyó de su hogar a los trece años de edad, y protagonizó una serie de hechos tan novelescos como los de su padre...
Ahora bien, aunque el pacto novelesco no planteé que el novelista pretenda decir la verdad en su obra, ésta puede ser verosímil, lo que invita tácitamente al lector a que lea el texto como si fuera verdadero, pese a que sea consciente de esta simulación: “el autor, aunque sabe que todo lo que cuenta es literalmente falso, lo cuenta como verdadero, y el lector, aunque sabe que los hechos novelescos son irreales, los recibe como posibles.” (Alberca, 72).
Los más famosos almanaques fueron los de Diego de Torres Villarroel, quien renovó y actualizó el género en su Ramillete de astros (1718) al convertir el Juicio del año en una narración ficticia donde unos personajes novelescos hacen el pronóstico y aprovecha para intercalar descripciones, monólogos, y otros variopintos materiales.
(1914) De tan provechosa influencia humanística nació en Valdelomar el interés en profundizar más en la historia del Perú, lo que lo llevó a descubrir personajes verdaderamente novelescos.