novelero


También se encuentra en: Sinónimos.

novelero, a

1. adj./ s. Que es aficionado a contar o conocer novedades, ficciones o cuentos es tan novelera que se muere por conocer todos los detalles de las cosas. fantasioso
2. Que es aficionado a leer novelas.
3. Que es inconstante en su conducta. veleidoso
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

novelero, -ra

 
adj.-s. Amigo de novedades, fábulas o novelas.
Inconstante y vario en el modo de proceder.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

novelero, -ra

(noβe'leɾo, -ɾa)
abreviación
1. persona que suele inventar mentiras o ficciones Yo, si fuese tú, no creería a ese chico porque es muy novelero.
2. persona que disfruta de la lectura de novelas Soy tan novelera que leo siete novelas mensuales.
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Sinónimos

novelero

, novelera
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

novelero

novelero

novelero

novelero

novelero

novelero

novelero

novelero

novelero

/a
A. ADJ
1. (= imaginativo) → highly imaginative
2. (= romántico) → dreamy, romantic
3. (= aficionado) (a novedades) → fond of novelty; (a novelas) → fond of novels; (a habladurías) → gossipy, fond of gossiping
4. [cuento, historia] → romantic, novelettish
B. SM/Fnovel reader
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
estudio de la traducción directa al castellano de un ensayo de la serie The Idler, publicada en El novelero de los estrados en 1764 Watkins, W.
Es novelero y se alucina con facilidad; pero pasadas las primeras impresiones; su buen juicio natural analiza y discute, y si encuentra, como sucede con frecuencia, que rindió el homenaje de su fácil admiración a un objeto poco digno, le vuelve la espalda sin ceremonia y se venga de su propia ligereza en el que ha sido su ídolo de ayer.
Oigamos al mismo Santiago relatar las consecuencias del embuste: «En el genio del país, tan novelero y ciego de ver cosas prodigiosas, no quedó noble ni plebeyo que no se aproximase al cerro u ocupase los balcones, azoteas de las casas y torres de las iglesias.
Era un joven hidalgo de Castilla, muy pagado de sus pergaminos. Un cronista dice de él que era avariento, feroz, y de ánimo inquieto y novelero.