non plus ultra

non plus ultra

(Expresión latina.)
s. m. Lo máximo es el non plus ultra en salto de altura.

non plus ultra

  (expresión latina)
No más allá. Úsase en castellano sobre sustantivo masculino para ponderar las cosas.
Ejemplos ?
Con estos estorbos se enamoraba más don Gaspar, y más el día que veía a Florentina, que no parecía sino que los rayos de sus ojos hacían mayores suertes en su corazón, y le parecía que quien mereciese su belleza, habría llegado al «non plus ultra» de la dicha, y que podría vivir seguro de celosas ofensas.
En cierto pueblo del norte existía, allá por los años de 1850, una acaudalada jamona ya con derecho al goce de cesantía en los altares de Venus, la cual jamona era el non plus ultra de la avaricia; llamábase Doña Gila y era, en su coversación, hembra más cócora o fastidiosa que una cama colonizada por chinches.
Prevenidas con la luz porcelanas, y cubriendo la colcha blancas toallas, vi sacar un brazo... ¡Ay, cielos! Si fuera yo de los cultos, llamárale ramo terso cristal animado, exceso y non plus ultra de amor. ¡Qué mano, amigo!
La vieja Europa le escuchó mofando; la inmensa idea su desprecio excita; y las columnas de Hércules mostrando «Non plus ultra, infeliz », ronca le grita.
Pero entre todas las plañidoras había una que era la categoría, el non plus ultra del género, y que sólo se dignaba asistir a entierro de virrey, de obispos o personajes muy encumbrados.
A fuerza de verse muchas veces solos en la portería el Quin y Sindulfo (el nombre del tímido mancebo), con el compañerismo de su humildad, de aquel non plus ultra que los detenía en el umbral de la gracia burocrática, llegaron a tratarse y a estimarse.
Nuestra Opinión Como ya lo he subrayado en mis Reflexiones locas (un manual de comportamiento del Samurai redactado para mi yerno Gonojo), el non plus ultra del servicio de un Samurai es saber expresar con inteligencia su propia opinión, como los hombres cualificados el feudo, que son los consejeros experimentados del Daimyo.
Fue el caso que, a pesar de sus diciembres, a su excelencia se le encandilaban los ojos cada vez que por esas calles tropezaba con una de aquellas hembras hechas de azúcar y canela, vulgo mulatas, manjar apetitoso para libertinos y hombres gastados. Las mulatas de Lima eran, como las de la Habana, el non plus ultra del género.
Con él opinaban todos sus convecinos: para ellos no parecía el progreso cosa indefinida, toda vez que habían puesto punto final al de su pueblo: de allí no se podía pasar, era el non plus ultra.
En cambio se presenta a los bancos particulares como los non plus ultra de la probidad, del espíritu realmente progresista y de las garantías ofrecidas al público.
Con motivo de estos descubrimientos y conquistas, se colocaron en los blasones de España algunos nuevos y variados signos tales como el Sol con la divisa de «A solis urtu usque ad Ocasum», a la vez que a las columnas que sostienen el pabellón de España con el conocido lema de «Non Plus Ultra».
Durante este periodo la insignia de esta condecoración consistió en una medalla circular en la que, en su anverso, estaba representado el mundo colocado entre las dos columnas de Hércules, con una cinta en la que podía leerse el lema " NON PLUS ULTRA ".