nogal


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con nogal: nuez

nogal

1. s. m. BOTÁNICA Planta arbórea de tronco robusto del que salen gruesas ramas, con copa grande y redondeada, hojas puntiagudas y aromáticas, con flores blanquecinas, cuyo fruto es la nuez. noguera
2. CARPINTERÍA Madera de este árbol muy apreciada en ebanistería, de color pardo rojiza y veteada aunque era algo más caro, eligió el mueble en nogal.
3. adj./ s. m. Se aplica al color marrón oscuro, como el de la madera de este árbol.
NOTA: Nombre científico: (Junglans.)

nogal

 
m. bot. Árbol de la familia juglandáceas (Juglans regia), de copa extensa, hojas alternas y compuestas, y fruto en drupa (nuez) de epicarpio duro.
Madera de este árbol, muy apreciada en ebanistería.

nogal

(no'γal)
sustantivo masculino
árbol de tronco fuerte cuya madera es veteada y cuyo fruto, la nuez, es comestible El nogal es muy usado para trabajos de ebanistería.

nogal


abreviación
color rojizo similar al de la madera de nogal pintar de nogal una mesa
Sinónimos
Traducciones

nogal

walnut, walnut‐tree

nogal

pähkinäpuu

nogal

noyer

nogal

noce

nogal

クルミ

nogal

الجوز

nogal

Орех

nogal

核桃

nogal

核桃

nogal

호두

nogal

SM (= madera) → walnut; (= árbol) → walnut tree
Ejemplos ?
Ello es que, a pesar de acercarse el término en que se abandona la hacienda con la vida, don Ramón, siempre que se lo permitían los achaques y la maldita pierna, salía a recorrer y examinar sus fincas más próximas, a ver qué tal espigaba el maíz, cómo habían agradecido el riego los prados, si medraban los pinos y si el nogal grande cargaba de fruta más que el año anterior.
Este y otros percances análogos y un tabardillo que le produjo al fin tanta y tanta insolación como tomaba, buscando por el campo la sombra de la poesía, le obligaron a desistir de sus excursiones ordinarias, conformándose después con la sombra del nogal solariego para los pocos ratos que consagraba a la lectura desde el último desencanto.
Y en la luz y el silencio de esa hora, vagaba fugitiva en tu semblante, como la imagen de un pesar distante, la sombra de las hojas del nogal; y al través de su undívago ramaje, cariñosa una estrella, desde lejos, te prestaba los mágicos reflejos con que ardía su disco virginal.
Los dos caminaban juntos, despacio, ella apoyándose en él y conteniéndole el paso que él acompasaba al de ella; por delante, un enjambre de moscas revoloteaba zumbando en el aire cálido. Reconocieron la casa por un viejo nogal que le daba sombra.
Sin embargo, desde que el barón volvió a su castillo, una vaga inquietud se había despertado en el alma del celoso; y era que, por muy arraigado que estuviese en su corazón y en el de toda su familia el respeto a sus naturales señores, no podía menos de pensar en que don Jaime era muy enamorado y su mujer muy bonita, y en que el castillo y la cabaña no estaban tan distantes como la cabaña y la aldea, sobre todo teniendo en cuenta el puentecillo de nogal...
Allí la altiva palmera Y el encendido granado, Junto a la frondosa higuera Cubren el valle y collado. Allí el robusto nogal, Allí el nópalo amarillo; Allí el sombrío moral Crecen al pie del castillo.
En los aleros disparejos, húmedos, musgosos, «achiguados», anidaban algunas familias de palomas, cuya aristocracia se remontaba a muchos años de la fecha y cuyos vólidos, aleteos y murmullos turbaban el silencio de aquel vasto patio donde permanecía muda y solemne la trilladora Ramson, las carretas inclinadas sobre los pértigos, y el caballo del patrón, ensillado permanentemente, y espantándose las moscas con la cola, debajo de un nogal.
En el Sistema número siete (Río Sabinas, El Nogal, Coah.), se ejecutaron obras de mejoramiento del Canal Principal, de sus estructuras y se ordenó la reducción de precios de las tierras del sistema.
Separaba los dos miserables catres el espacio en que cabía apenas una mesilla de nogal mugrienta y desvencijada; allí había que colocar el velón de aceite (porque el petróleo apestaba), y como la luz podía ofender al filósofo, que no velaba, creyó Zurita obligación suya pedir licencia.
Entre los naipes, los bolos y el pleito que corría ya de su cuenta, no le quedaba tiempo libre en todo el año más que para almorzar la cazuela de leche, tomar las once con medio de blanco, comer despacio el ollón de berzas, patatas y tocino, en compañía de su ama de llaves, echar la siesta, en verano bajo un nogal y en invierno en la pajera, cenar al anochecer otro ollón como el del mediodía, dormir diez horas, y, por último, pasar una escoba o un puñado de yerbas sobre el lomo de su ganado antes que lo llevaran por la mañana al pasto, y segar el retoño para el caballo que estaba a su cargo.
Sería usted un modelo fisiológico, dijo, cuando después del examen, volvimos a sentarnos cerca del pesado escritorio de nogal, si fuera un poco más amplia su cavidad torácica y si no existiera cierta desproporción entre su desarrollo muscular y su fuerza nerviosa; es raro que su organismo haya soportado los excesos a que usted lo ha sometido.
La prescindencia de todo lujo, la modestia casi monástica que reinaban en la casa paterna, donde las vajillas de plata dormían guardadas en los viejos escaparates de nogal y los criados desatendían sus quehaceres para ir a la iglesia.