nodriza


También se encuentra en: Sinónimos.

nodriza

(Del lat. nutrix, -icis, alimentadora.)
1. s. f. OFICIOS Y PROFESIONES Mujer que amamanta a un niño que no es hijo suyo, en general recibiendo una retribución el niño fue criado por una nodriza desde que faltó su madre. ama, ama de cría
2. Vehículo, en particular un buque o un avión, que suministra combustible a otro.
3. MECÁNICA Mecanismo del motor que suministra gasolina a los cilindros sin dar presión al depósito.

nodriza

 
f. Ama (niñera).
Depósito suplementario, que alimenta una caldera o motor.
avión o barco nodriza El que se emplea para abastecer a otros aviones o barcos.

nodriza

(no'ðɾiθa)
sustantivo femenino
1. mujer que cría o da de mamar a niños que no son suyos Los nobles acostumbran a criar a sus hijos con una nodriza.
2. vehículo que se emplea para abastecer a otros de menor tamaño nave nodriza
Sinónimos

nodriza

sustantivo femenino
Traducciones

nodriza

nurse

nodriza

balia, nutrice, tata

nodriza

enfermeira

nodriza

ممرضة

nodriza

медицинска сестра

nodriza

护士

nodriza

護士

nodriza

zdravotní sestra

nodriza

sygeplejerske

nodriza

간호사

nodriza

sjuksköterska

nodriza

SFwet nurse
barco nodrizasupply ship

nodriza

f wet nurse
Ejemplos ?
arta LXLos anhelos inmoderados Me quejo de ti, disputo, me irrito. ¿Aún deseas lo que te deseaba tu nodriza, o tu preceptor, o tu madre?
375 No a ella su nodriza, al aparecer la luz, volviéndola a ver, de la víspera el hilo a su cuello podrá circundar, 377 ni ansiosa la madre, afligida porque su discorde niña 379 duerme aparte, caros nietos cesará de esperar.
Se ocupó de él como de algo muy frágil y de gran valor; fue, en fin, para el niño mucho más que un hermano; se convirtió en una madre para él. Como Jehan era aún niño de pecho cuando perdió a su madre, Claude tuvo que buscarle una nodriza.
El tal niño es educado, no por una nodriza de bajo nacimiento, sino por los más virtuosos eunucos de la corte, que tienen cuidado de formar y amoldar su cuerpo para que tenga el talle más hermoso posible, y cuyo empleo da una consideración muy alta.
La vieja nodriza tenía días de sombría tristeza, dolorosos aniversarios que le recordaban la muerte de sus padres, de su marido, de sus hijos.
Encontróse con un ama que llevaba un niño: -Oye, nodriza -le preguntó-, ¿qué es aquel castillo tan grande, junto a la ciudad, con ventanas tan altas?
¡Ya se ve! Crióse sin madre y hasta sin nodriza... (Su madre murió al darlo a luz, y su padre, por no lidiar con amas de leche, le buscó una cabra...
Los dos nos arrimamos, y se puso a mirarme; en la frente dolida se le avivó el lucero, y sus remotos ojos parecían hablarme del dolor que le daba de perder mi ternero. Y la nodriza y todo cuanto del llano tuve, se me quedó en el llano...
Yo soy el poeta, que va en el desierto cantando la gloria del Dios Creador, cual átomo errante del grande concierto que elevan los mundos al Sumo Hacedor; y si hablo, a mis frases responde el vacío: si gimo, me hace ecos el viento bravío; si canto, me presta la alondra su pío: si trino, gorjeos me hace el ruiseñor.» Y hace coro a la voz mía la viviente salmodía que del mundo a Dios envía la armonía universal: aquí el rumor delas hojas, allí el son del manantial; aquí el niño a quien arrulla de su nodriza el cantar: allí la ronca tormenta que revienta el huracán: acá el colibrí que zumba en derredor de un rosal.
la niña María Pelliza -Era este un militar -contábanos una noche, rodeada de siete niñas, mamá Teresa, antigua nodriza de la familia, negra cordobesa ladina y sentenciosa, que había manejado los pañales de tres generaciones-, era un militar jaranista y pendenciero.
Ya que nos mandas decir la verdad, no fue a visitar a tus hermanas ni a tus cuñadas de hermosos peplos, ni al templo de Atenea, donde las troyanas, de lindas trenzas, aplacan a la terrible diosa, sino que subió a la gran torre de Ilión, porque supo que los teucros llevaban la peor parte y era grande el ímpetu de los aqueos. Partió hacia la muralla, ansiosa, como loca, y con ella se fue la nodriza que lleva el niño.
Piénsalo desde hoy que aún eres pequeña y estás creciendo; ahora que es buen tiempo y todavía hay en tu corazón un jade, una piedra preciosa; ahora que todavía está fresco y no se ha deteriorado ni torcido; ahora que tus padres aún te vivimos y estamos aquí contigo, quienes te trajimos a esforzarte a la tierra desde la región del árbol nodriza, el cosmos donde flotabas confundida con la energía creadora, porque con esto se conserva el universo, pues así lo actúa el TEOTLIPALNEMOHUANI, aquella energía por la cual vivimos, para que haya generación en la tierra.