no faltaba más

Traducciones

no faltaba más

e come
Ejemplos ?
--“Pero, padre… ¡Hágame el favor!… No faltaba más, sino que, en esta locura de la casa, usted se pusiese a fumar “en enteroclisio”!...
¡Mi primo no ha pagado nada! -rugió el Capitán con suma nobleza-. ¡Pues no faltaba más, estando yo en el mundo! -Cierto es que el pobre Alvaro...
Esta vez Mazzini se expresó claramente: —¿Creo que no vas a decir que yo tenga la culpa, no? —¡Ah, no! —se sonrió Berta, muy pálida— ¡pero yo tampoco, supongo!... ¡No faltaba más!... —murmuró. —¿Qué, no faltaba más?
Y entonces, como si se tratase de un juicio de los muertos en Egipto, empezaban ante el cuerpo de Aquiles los comentarios y censuras de los amigos: -¡Qué pesado se pone cuando le da por su filosofía! -Bien; pero únicamente habla de eso cuando se emborracha. -¡No faltaba más! -Y lo cierto es que no se puede prescindir de él.
Enseguida se escapó de sus manos la lanzadera, dirigiéndose a la puerta; pero al salir del umbral comenzó a tejer, comenzó a tejer el tapiz más hermoso que nunca se ha visto; por ambos lados le adornaban guirnaldas de rosas y de lirios, y en el centro se veían pámpanos verdes sobre un fondo de oro; entre el follaje se distinguían liebres y conejos, y pasaban la cabeza, a través de las ramas, ciervos y corzos; en otras partes tenía pájaros de mil colores, a los que no faltaba más que cantar.
duro con ella, que er que la sigue la mata... ¡Digo..., no faltaba más!... Tú trabajas la partía, y si la gachí cae, pos mejor pa ti, y yo no me ofendo; to lo contrario.
¡Hábleme de otro asunto, o demos por terminada esta conversación! ¡Pues no faltaba más, sino que yo aceptara el dinero ajeno para cumplir con mis deberes de cristiana!
¡Pues me escaparé! ¡No faltaba más sino que, al cabo de mis años, viniera yo a ser juguete de la tiranía de tres mujeres de bien!
Y aunque sabía que para satisfacer el antojo bastaríale dirigir un memorialito bien parlado, pidiendo esa merced á Dios, que es todo generosidad para con sus criaturas, por picaras que ellas le hayan salido, se obstinó en no arriar bandera, diciéndose in pecto : —¡Pues no faltaba más sino que yo me rebajase hasta pedirle favor á mi enemigo!
Felizmente, el recto criterio del Rector se sobrepuso á la pretensión, leyó la tesis, de seguro que sonrió después de leer- la, y n3 infirió al autor el desairo que se pretendía. ¡Pues no faltaba más para que estuviéramos en pleno triunfo reaccio- nario!
Vine a comunicarle para que... Esperamos que vaya a acompañarnos. —¡Por supuesto que iré! No faltaba más. Nos veremos en el duelo...
- ¡Bah! ¡Qué delicada se ha vuelto! Ya me voy y ya no vengo. No faltaba más. Eso se saca uno por visitar a los viejos amigos. - ¡Qué amigos ni que ojo de hacha!