ninfa

(redireccionado de ninfas)
También se encuentra en: Sinónimos.

ninfa

(Del gr. nymphe, mujer joven.)
1. s. f. MITOLOGÍA Cualquiera de las diosas de las aguas, bosques y selvas de los antiguos griegos las Nereidas eran ninfas marinas .
2. literario Mujer joven y hermosa el poeta canta en sus versos a la ninfa de la que se ha enamorado.
3. ZOOLOGÍA Estado transitorio entre la larva y la última transformación o imago, que presentan algunos insectos de metamorfosis completa la ninfa está recubierta a veces por un capullo de seda. crisálida
4. s. f. pl. ANATOMÍA Labios menores de la vulva o parte más externa de los genitales femeninos.
5. ninfa Egeria Consejero de una persona, o la que impulsa de manera sigilosa o poco evidente.

ninfa

 
f. mit. Divinidad inferior de la naturaleza que vivía en los ríos, bosques, etc.
fig.Mujer hermosa.
f. bot. Hongo basidiomicete del orden agaricales (Marasmius oreades) con el sombrero pardo.
zool. Insecto que ha pasado del estado de larva y prepara su última metamorfosis.

ninfa

('ninfa)
sustantivo femenino
1. cualquiera de las divinidades menores de la mitología grecolatina ninfa de los bosques
2. figurativo mujer joven y bella Conocí a una ninfa embelesadora.
3. zoología estado de desarrollo entre la larva y la forma adulta ninfa de mariposa
Sinónimos

ninfa

sustantivo femenino
1 (ciencias naturales) crisálida, palomilla.
2 hada*.

ninfa:

dríadanereida, náyade, sílfide, sirena, ondina,
Traducciones

ninfa

Nymphe

ninfa

nymph

ninfa

nymphe

ninfa

nimf

ninfa

nimfa

ninfa

Нимфа

ninfa

若虫

ninfa

若蟲

ninfa

Nymfe

ninfa

נימפה

ninfa

nymf

ninfa

SF
1. (Mit) → nymph
2. (Esp) (= chica) → bird, chick (EEUU)

ninfa

f. nympha, inner lip of the vulva.
Ejemplos ?
Los antiguos, que proyectaban en formas corpóreas y vivas las siluetas de sus emociones, poblaron las selvas de ninfas fugitivas.
Los sátiros y ninfas de las antiguas fontanas parecen estremecer sus bronces con palpitaciones de carne viva en esta luz misteriosa; ríe el mármol de la Venus y los amorcillos al deslizarse por su pálida superficie los estremecimientos de la brisa, acompañados de un cabrilleo de resplandores y movibles sombras; refléjanse invertidas en la dormida agua de los grandes tazones las desnudeces mitológicas, las canastillas de flores de piedra, como adornos de mesa, de blanco biscuit, montados sobre bases de veneciano espejo.
Personajes: ALONSO, Rey de Napoles SEBASTIAN, su hermano PROSPERO, el legítimo Duque de Milán ANTONIO, su hermano, el usurpador del Ducado de Milán FERNANDO, hijo del Rey de Napoles GONZALO, un honesto consejero ADRIAN y FRANCISCO, caballeros CALIBAN, un salvaje y deformado esclavo TRINCULO, un bufón STEPHANO, un marinero borracho Capitan del barco Contramaestre Marineros MIRANDA, hija de Próspero ARIEL, un espíritu aereo IRIS, CERES, JUNO, NINFAS, espíritus ACTO I, escena 1 Un tempestuoso ruido de truenos y relámpagos se escucha: Entra un capitán de barco, y su contramaestre.
Gea alumbró primero al estrellado Urano con sus mismas proporciones, para que la contuviera por todas partes y poder ser así sede siempre segura para los felices dioses. También dio a luz a los grandes Ourea, deliciosa morada de diosas, las Ninfas que habitan en los boscosos montes.
Y al completarse un año, dió a luz a las poderosas Erinias, a los altos Gigantes de resplandecientes armas, que sostienen en su mano largas lanzas, y a las Ninfas que llaman Melias sobre la tierra ilimitada.
Oh ninfas de Judea!, en tanto que en las flores y rosales el ámbar perfumea, morá en los arrabales, y no queráis tocar nuestros umbrales 32.
Por lo demás, había el salón griego, lleno de mármoles: diosas, musas, ninfas y sátiros; el salón de los tiempos galantes, con cuadros del gran Watteau y de Chardin; dos, tres, cuatro, ¿cuántos salones?
Tu campo es un tapete, tus bosques son macetas, tus flores, inodoras, tus cefirillos, hielan; de trapo son tus ninfas, tus pastores, horteras, gorriones tus jilgueros; y tu cascada horrenda, del carcomido techo que a tu numen alberga, por más que la levantes es húmeda gotera.
Las Dríades que habitaban en la undosa margen de Henares, Columbano huyendo, dejaron su morada deliciosa; y mientras, en el Tormes con tremendo desapacible son grazna Berilo, y huyen las Ninfas el horrible estruendo.
Ninfas que del dulcísimo Batilo oísteis la suave melodía, ¿dónde hallaréis contra Guerrero asilo? ¿Yo callar? ¿Y Trigueros cantaría las majas y Lerena y la Riada, con su insulsa y pesada grosería; y de Iriarte la musa siempre helada dramas tan regulares y tan fríos como La señorita mal criada?
Y me dejo en el tintero hablar, entro otras limeñas que tuvieron relaciones íntimas con las traviesas ninfas que en el Parnaso moran, de doña Violante de Cisneros; de doña Rosalía Astudillo y Herrera; de Sor Rosa Corbalán, monja de la Concepción; de doña Josefa Bravo de Lagunas, abadesa de Santa Clara; de la capuchina Sor María Juana; de la monja catalina Sor Juana de Herrera y Mendoza; de doña Manuela Orrantía, y de doña María Juana Calderón y Vadillo, hija del marqués de Casa Calderón y esposa de don Gaspar Ceballos, caballero de Santiago y también aficionado a las letras.
De los ríos sólo faltó el Océano; y de cuantas ninfas habitan los amenos bosques, las fuentes de los ríos y los herbosos prados, ninguna dejó de presentarse.