nihilismo

Búsquedas relacionadas con nihilismo: cinismo, escepticismo, hedonismo

nihilismo

(Del lat. nihil, nada.)
1. s. m. FILOSOFÍA Doctrina filosófica que niega la posibilidad de todo conocimiento y que, en su dimensión práctica, supone la negación de los valores superiores.
2. POLÍTICA Movimiento revolucionario ruso surgido a mediados del siglo xix, que defendía la destrucción de la sociedad al no reconocer ninguna autoridad social ni política.

nihilismo

 
m. filos. Doctrina que niega la existencia de una realidad sustancial correspondiente a las intuiciones sensibles.
hist. Movimiento político y filosófico ruso de la segunda mitad del s. XIX, de carácter radicalmente anarquista que desembocó en el terrorismo.
med. Tendencia permanente e instintiva a resistir a toda solicitación.

nihilismo

(nii'lizmo)
sustantivo masculino
1. filosofía corriente que predica la imposibilidad de conocer y el valor de las cosas El nihilismo niega la existencia de las cosas.
2. negación de todo principio o creencia social, política o religiosa Se considera que el filósofo Nietzsche practicaba el nihilismo.
Traducciones

nihilismo

Nihilismus

nihilismo

nihilisme

nihilismo

nihilisme

nihilismo

Niilismo

nihilismo

nihilizm

nihilismo

Нихилизъм

nihilismo

虚无主义

nihilismo

虛無主義

nihilismo

Nihilismus

nihilismo

nihilisme

nihilismo

ניהיליזם

nihilismo

ニヒリズム

nihilismo

Nihilism

nihilismo

SMnihilism

nihilismo

m. nihilism, in psychiatry an illusory idea that nothing is real or existent.
Ejemplos ?
De aquí se ha llegado a esos errores recientes que se llaman comunismo, socialismo y nihilismo, peste vergonzosa y amenaza de muerte para la sociedad civil.
El "gesto negativo" no lo habremos de encontrar en el tonto nihilismo de una "huelga artística" o en el vandalismo contra algún cuadro famoso; lo encontramos en el aburrimiento casi universal de ojos vidriosos que hace presa en la mayoría de la gente con la sola mención de la palabra.
¿Para qué…? Si al final… c) Nihilismo: Se desconfía de todo; en nada se cree. Las promesas sólo son palabras que se pierden en las ondas de los micrófonos o de las noticias.
arta Encíclica promulgada por el Papa el 28 de diciembre de 1878 SOBRE EL SOCIALISMO, COMUNISMO, NIHILISMO 1.Nuestro apostólico cargo ya desde el principio de Nuestro pontificado Nos movió, Venerables Hermanos, a no dejar de indicaros, en las Cartas Encíclicas a vosotros dirigidas, la mortal pestilencia que serpentea por las más íntimas entrañas de la sociedad humana y la conduce al peligro extremo de ruina; al mismo tiempo hemos mostrado también los remedios más eficaces para que le fuera devuelta la salud y pudiera escapar de los gravísimos peligros que la amenazan.
La obra de France es un curso de nihilismo, y si el señor Falcón la ha leído, habrá colocado al maestro en la columna malsana de las rameras y de los epilépticos.
Dios mío, y Rusia, Rusia, la madre, la patria, la tierra del nihilismo...
Profundizando con este nihilismo la categorización de esa Naturaleza como objeto de estudio y entregada a la demiurgia tecnológica.
La tercera gran novela de Goncharov es El precipicio (1869), y su argumento se construye a través de la oposición de dos ideologías y dos mundos: por una parte, el nihilismo revolucionario representado por Mark Vólojov, y por la otra el mundo conservador y tradicional de la abuela Berezhkova.
La interpretación de la OEP deja ese "programas de ordenador como tales" reducido al nihilismo, pues lo define como el código fuente y el código objeto de los programas informáticos, algo que nadie se plantea patentar porque ya está protegido por el copyright.
Vattimo considera que la posmodernidad es el lugar donde "el nihilismo acabado, como el Ab-grund heideggeriano, nos llama a vivir una experiencia fabulizada de la realidad, experiencia que es también nuestra única posibilidad de libertad".
Señala en su obra "Las contradicciones fundamentales del capitalismo", que el problema real de la modernidad es la creencia. Una situación que nos lleva de vuelta al nihilismo.
Al final de su estadía en Kazajistán, Dostoyevski era ya un cristiano convencido. Se convirtió en un agudo crítico del nihilismo y del movimiento socialista de su época.