nicho


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con nicho: habitat

nicho

(Del ital. ant. nicchio.)
1. s. m. Cada uno de los huecos construidos en un cementerio para colocar los cadáveres de las personas en el cementerio hay una zona de tumbas y otra de nichos.
2. Concavidad hecha en una pared para colocar una imagen u otros objetos. hornacina
3. ECONOMÍA Parcela de actividad o mercado de ámbito restringido y que suele requerir de cierta especialización.
4. nicho ecológico ECOLOGÍA Ambiente de vida con caracteres físicos, químicos y biológicos estables en el tiempo y en equilibrio entre sí.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

nicho

 
m. Hornacina.
p. ext.Concavidad formada en un muro para colocar alguna cosa, esp. un cadáver.
med. amb. nicho ecológico Zona geográfica caracterizada por unas determinadas particularidades ecológicas.
Posición ocupada por una especie dentro de un ecosistema.
pat. Excavación de la pared del estómago o del duodeno causada por una úlcera penetrante.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Sinónimos

nicho

sustantivo masculino
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.

nicho:

hornacina
Traducciones

nicho

Nische

nicho

niche

nicho

nicho

nicho

nisza

nicho

ниша

nicho

利基

nicho

利基

nicho

Nika

nicho

niche

nicho

ニッチ

nicho

틈새

nicho

nisch

nicho

SM (gen) → niche; (= receso) → recess
nicho ecológicoecological niche
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005

nicho

m. niche, small defect or depression esp. in the wall of a hollow organ.
Spanish-English Medical Dictionary © Farlex 2012
Ejemplos ?
«¡Adentro, adentro!» ¡A la sepultura, a la cárcel horrible, al 36, a la cama, al nicho!» Y el 36, sin pensar más en el 32, desapareció, cerró el balcón con triste rechino metálico, que hizo en el bulto de la derecha un efecto melancólico análogo al que produjera antes el bulto que fumaba la desaparición del foco eléctrico del Puntal.
Comisionado para asistir al entierro, me llamó la atención ver que una persona que vestía siempre tan desaliñada iba al nicho con un buen traje de etiqueta, frac y corbata blanca...
Mi padre, con aire sombrío, se quitó su bata y los dos se pusieron unas túnicas negras. Mi padre abrió la puerta de un armario empotrado que ocultaba un profundo nicho donde había un horno.
Y serás ridículo, impotente, miserable en todo y por todo..., ¡ejem, ejem, quenj, quenj!, como yo..., y lo único que desearás será irte a descansar a un nicho del gran Cementerio de los Años, en el Palacio del Tiempo, nuestro padre común...
En un modesto pero elegante sarcófago, detrás del cristal de una urna, Elisa leyó, sin más luz que aquella de la noche clara, al rayo de la luna llena, sobre el mármol negro del nicho, una breve y extraña inscripción, en relieve, con letras de serpentina.
En el centro, el nicho de San Roque, en cuyas alas de escaparate estaban pintados en la parte interior -y no por Vásquez seguramente- una Santa Rita muy escurrida y tocada y un San Pedro Alcántara, muy esqueletudo y miedoso, con tamaña calavera en una mano.
Los ruiseñores cantan junto a él, bajito, muy bajito, no como quien dice amores, como quien arrulla dormires. En aquel nicho hacinó la madre brazados de hierba a punto de secar; sobre ellos dispuso sus más limpios y mullibles harapos.
El hermano perdulario había dicho por telégrafo que se enterrase a don Probo con toda decencia; pero, temerosos de un chasco desagradable, los compañeros de oficina no se atrevieron con la primera clase, y se dispuso la segunda, un ataúd sencillo, un nicho sin lápida de mármol -lo indispensable y estricto-.
¡Pobre Luis! Que descanse, que descanse en el helado nicho... El conde pensó en su dulce casa, en las estufas, en la comida sana y sabrosa, en la tertulia al brasero.
Era la del 32. En el 34 no había huésped aquella noche. Era un nicho vacío. La del 32 tosía, en efecto; pero su tos era... ¿cómo se diría?
Al mismo tiempo que a don Probo, condujeron a su última morada a cierto usurero, detestado por la gente pobre, y a quien su viuda, más avara que él, dispuso un entierro exactamente igual al de don Probo en el nicho contiguo.
Para resistir la temperatura y la humedad, albañiles y sepultureros se previnieron con buena ración de caña; sorprendidos por el rápido anochecer invernal, confundieron los féretros, y en el nicho destinado al logrero depositaron el cuerpo de Gutiérrez López.