neocatolicismo

neocatolicismo

1. s. m. POLÍTICA, RELIGIÓN Doctrina político-religiosa que defiende la restauración de las tradiciones católicas en la sociedad y en el gobierno del estado.
2. RELIGIÓN Tendencia a introducir en el catolicismo ideas modernas opuestas a su tradición y al dogma.

neocatolicismo

 
m. polít. y rel. Doctrina que aspira a restablecer en todo su rigor las tradiciones católicas en la vida social y en el gobierno del Estado.
Ejemplos ?
Poco después, ya abandonada la religión sansimoniana, rechaza el panteísmo que la caracteriza y vuelve a la fe católica, defendiendo un neocatolicismo que ubica en la base de sus teorías políticas.
La respuesta de las fuerzas conservadoras a la labor de europeización y renovación de Sanz del Río, hombre íntegro y religioso, pero considerado como una amenaza al monopolio docente de la Iglesia Católica y "hereje recalcitrante", fue una larga persecución con duras campañas (tan poco cristianas como jurídicamente inconsistentes) orquestadas por tradicionalistas y ultramontanos del "neocatolicismo"...
El neocatolicismo tuvo mucha influencia del catolicismo ilustrado del siglo XVIII. Por otra parte, las propuestas neocatólicas durante el siglo XIX, época caracterizada por un dominio de las corrientes tradicionalistas en la institución eclesiástica, tuvieron que soportar resistencias externas e internas, teniendo que adoptar entonces posiciones defensivas.
De acuerdo con algunos especialistas, este intento se inscribe dentro de una tendencia intelectual denominada neocatolicismo y es definida por el primero como una propuesta de «escritores de la fe católica que modificaron la expresión de esta fe para justificarla a los ojos de un público moderno separado de la Iglesia».
Poseedor de una gran riqueza de estilo y elocuencia en sus obras, dio un segundo paso al suministrar al neocatolicismo uno de sus temas principales: comunicar a la fe los «colores de la sensibilidad moderna».
En 1874 formó parte del tribunal que concedió el Premio Extraordinario de Licenciatura a Marcelino Menéndez Pelayo, con quien entabló una perdurable y profunda amistad: a él se debe el primer impulso y estímulo que recibió el gran erudito en sus proyectos, en particular su La ciencia española (1879), que prologó. También orientó al en un principio liberal don Marcelino al Neocatolicismo.
Posteriormente se produjeron diferentes intentos de formación de una democracia cristiana homologable a la de Alemania o Italia (Internacional Demócrata Cristiana). Neocatolicismo
Sus inquietudes políticas desembocaron en la fundación con su amigo don José Alonso de Ibáñez, Marqués de Santa Cruz de Inguanzo, don Francisco Navarro Villoslada y don Gabino Tejado, del periódico El Pensamiento Español, máximo exponente de la corriente denominada neocatolicismo que se convertiría muy pronto en uno de los principales diarios carlistas de su tiempo.