neocatólico

neocatólico, a

1. adj. POLÍTICA, RELIGIÓN Del neocatolicismo.
2. adj./ s. Que es partidario del neocatolicismo.

neocatólico, -ca

 
adj.-s. Partidario del neocatolicismo.
adj. Relativo a él.
Ejemplos ?
Manuel Tamayo perteneció en su juventud al grupo católico (llamado peyorativamente neocatólico) que capitaneaba el orador y erudito Cándido Nocedal, y pasó con él, después de la Revolución de Septiembre, al campo carlista, figurando luego en la Junta Central Tradicionalista que presidía Nocedal.
Al principio tuvo más peso el sector “neocatólico” encabezado por Nocedal que defendía la “vía legal”, es decir, alcanzar un gran peso en las Cortes a través de las elecciones, llegándose a presentar en coalición con los republicanos en las primeras elecciones a Cortes ordinarias y consiguiendo un buen resultado con 51 diputados y 21 senadores.
Movimientos religiosos o intelectuales relacionados: Tradicionalismo Conservadurismo Ultramontanismo Integrismo Veterocatolicismo Sedevacantismo Tradicionalistas Movimientos políticos relacionados: Neocatólico Partido Católico Nacional Partido Católico Tradicionalista Comunión Tradicionalista Nacionalcatolicismo Instituciones católicas relacionadas: Fraternidad Sacerdotal San Pío X Comisión Pontificia Ecclesia Dei Movimientos opuestos: Catolicismo liberal Catolicismo progresista Teología de la liberación
osé María Quadrado Nieto (Ciudadela, provincia de Menorca, 14 de junio de 1819 - Palma de Mallorca, 6 de julio de 1896), periodista, escritor e historiador neocatólico español.
Pueden considerarse integrantes del movimiento neocatólico, en diferentes épocas y con diferentes planteamientos, personajes como Manuel de la Pezuela y Ceballos (Marqués de Villuma), Jaime Balmes, Donoso Cortés, Vázquez de Mella, Antonio Aparisi, Cándido Nocedal, Gumersindo Laverde, Juan Manuel Orti y Lara y Marcelino Menéndez y Pelayo.
Como profesor de la Escuela Superior del Magisterio realizó una importante labor en el terreno de la Bibliografía sobre educación. Representa el contrapunto neocatólico a la pedagogía de la Institución Libre de Enseñanza de Giner, Cossío y otros muchos.
Dentro del ámbito neocatólico también surgen oposiciones contra la existencia de las Escuelas Normales y se intentaba dar una nueva orientación a éstas haciendo, por ejemplo, que la enseñanza se basara sobre todo en los aspectos que recogía la doctrina cristiana.
La reacción del gobierno Narváez fue, pues, de gran virulencia, pues no sólo separó de su cátedra de Historia de la Universidad de Madrid a Emilio Castelar y destituyó al rector de la Universidad, Juan Manuel Montalbán, por negarse a instruir el expediente contra su compañero, sino que el ministro de la Gobernación Luis González Bravo declaró el estado de guerra en previsión de incidentes. Con el cese de Montalbán, el mismo día se nombró al neocatólico Diego Miguel y Bahamonde como nuevo rector.
Ella no rechaza el positivismo comtiano; le acepta, despojándole del Dios-Humanidad y del sacerdocio educativo, es decir, de todo rezago semiteológico y neocatólico.
Su contemporáneo Conrado Solsona Baselga lo tilda de conservador, alfonsino y neocatólico y afirma que "fue ministro al poco tiempo de haber maldecido a todos los gobiernos y a todos los gobernantes".
Su producción escrita no es demasiado extensa y queda recopilada sobre todo en los Ensayos críticos sobre Filosofía, Literatura e Instrucción Pública (Lugo, 1868), permaneciendo el resto disperso en revistas de la época; en estos ensayos se muestra como filósofo neocatólico y combate sañudamente el Krausismo.
González Bravo le hizo diputado. Fue ultraconservador en política y neocatólico en lo moral. Fundó el famoso periódico satírico El Padre Cobos para combatir a los progresistas.