nene

(redireccionado de nenes)
También se encuentra en: Sinónimos.

nene, a

(Del romance ant. ninnus , de creación expresiva.)
1. s. familiar Niño o niña de muy poca edad los nenes están en el jardín jugando con la arena.
2. familiar Apelativo cariñoso con el que uno se dirige o refiere a una persona muy querida y de edad igual o menor que la suya ¡pero, nene, cómo has tardado! chico
3. s. m. coloquial Hombre muy temido por sus fechorías, cuando se dice de forma irónica. pájaro

nene, -na

 
m. f. fam.Niño pequeño.
fam.Se usa como expresión de cariño.
m. fig.e irón. Hombre temible por sus fechorías.

nene, -na

('nene, -na)
sustantivo masculino-femenino
1. niño de poca edad ¡Es un nene precioso!
2. tratamiento que se usa con un niño de poca edad ¡Nene no hagas eso!
Sinónimos

nene

, nena
sustantivo
(col.)bebé, rorro (col.).
Traducciones

nene

Baby

nene

bébé

nene

نيني

nene

Nene

nene

Nene

nene

Nene

nene

Nene

nene

/a SM/F
1. (= niño pequeño) → baby, small child
2. (uso apelativo) ¡sí, nena! (a mujer) → yes dear!, yes darling!
¿vamos al cine, nene? (a hombre) → shall we go to the cinema, darling?

nene-a

m., f. baby.

nene -na

mf (fam) baby, infant
Ejemplos ?
A la edad de 12 años concursó por primera vez en el recordado programa de Roberto Galán "Si lo Sabe Cante" emitido por Canal 9, haciéndose acreedora del Primer Premio y pasando a formar parte de lo que la gente, y el mismo Roberto Galán dieron en llamar los nenes de Galán, haciendo posteriormente en dicho programa apariciones semanales que le proporcionaron el reconocimiento del público.
A causa de la edad de ambos (Casiano y Quiñones) en el momento (quince años), el equipo fue apodado por los medios de comunicación como Los Nenes (The Kids).
Entre sus principales comparsas, podemos destacar: Los Nenes de Suarez y Caboto El Rosedal Los Amantes de la Castaña Los Farristas Se dice que los acordes de la famosa "Marcha Peronista" fueron tomados de una canción de la Comparsa El Rosedal.
Cuéntesela á ella. — Hasta más arriba de la coronilla me tienen esos nenes. Casi apostaría que si un vate de esos pregunta á su ado rado tormento si ha soñado con sus versos amorosos, la chica :o vacilará en contestarle:— Claro que no, porque nunca tengo pesadilla.
Hoy papás, mamás y padrinos derrochan por pascua de diciembre un dineral en juguetes para los nenes, que así duran en sus manos como mendrugo en boca de hambriento.
Y tomó el tole. Hágame usted república práctica con nenes de la laya. Razón tuvo el que dijo que hay hombres que no rebuznan porque igno­ ran hasta la tonada del rebuzno, y temen desafinar.
Se casó en Buenos Aires. Se fue a Europa. Tiene dos nenes, mellizos... Abajo bailaban las parejas. Reía el absintio verde en las copas enanas.
Eso se llama buena educación, y no la que da mi mujer a nuestros nenes, que se le insubordinan y forman algazara cuando los manda a la cama.
-Pues a lo menos -objetó Gaspar-, substituyamos la falsedad con una realidad sencilla. Demos en persona, obsequios a los nenes. Somos opulentos: yo he dominado tierras espléndidas; Baltasar esconde fantásticos tesoros; Melchor reina en el país donde se recogen las perlas a espuertas y las plumas y el oro a montones.
Si los juegos bucálicos y vocálicos de los nenes en sus balbuceos les permiten ir manejando los instrumentos corporales de la comunicación lingüística, también en su segunda infancia se van dando cuenta de que los sonidos combinados les producen efectos “bonitos”, musicales; sobre todo cuando escuchan arrullos maternos; canciones de cuna, coplas, rimas, cuentitos.
¡Cosa curiosa y que explotó á su sabor el fanatismo su- persticioso: Tuvieron hijos, y todos varones. ítem, los nenes, tan luego como eran bautizados, volaban al otro mundo.
Los ancianos se hicieron maduros, los maduros se convirtieron en jóvenes, los jóvenes se volvieron niños y los niños se hicieron nenes que se empequeñecían hasta volverse otra vez fetos y terminar desapareciendo evaporados.