nefando


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con nefando: abominable

nefando, a

(Del lat. nefandus .)
adj. Que no puede ser referido por considerarse cruel o inmoral cometió los más nefandos crímenes. abominable, execrable
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

nefando, -da

 
adj. Indigno, torpe, de que no se puede hablar sin repugnancia u horror.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

nefando, -da

(ne'fando, -ða)
abreviación
persona, acción que es aborrecible por ir en contra de la ética y la moral Un acto nefando es maltratar a los padres.
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Sinónimos

nefando

, nefanda
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.

nefando:

repugnanteaborrecible, execrable, infame, detestable, vergonzoso, abominable, ignominioso,
Traducciones

nefando

nefando

nefando

nefando

nefando

ADJ (liter) → unspeakable, abominable
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Tan nefando propósito no podrá menos que provocar la más grande indignación en el país, y estoy seguro de que en caso necesario, el pueblo mexicano, siempre patriota y celoso de su autonomía, acudirá a la defensa del territorio nacional.
Se ha procurado durante mucho tiempo que los gobernantes caigan en el desprecio y odio de las muchedumbres, y, al aparecer las llamas de la envidia preconcebida, en un pequeño intervalo de tiempo la vida de los príncipes más poderosos ha sido buscada muchas veces hasta la muerte con asechanzas ocultas o con manifiestos atentados. Toda Europa ha quedado horrorizada hace muy poco al conocer el nefando asesinato de un poderoso emperador.
Y porque veais que desta comparación con los judíos quedan afrentados y quejosos el fuego, la sierpe y los ratones, oíd las palabras con el que el pontífice acabe este capítulo 13: "Ha venido a nuestra noticia que los judíos dan amas cristianas que les críen a sus hijos y -lo que no sólo decirlo sino imaginarlo es nefando-...
, hombre de bajos instintos, borracho, adulador, cobarde y servil, de profesión esbirro, fue el director del nefando atentado; manejó el engaño, la corrupción y la infamia para apoderarse de un hombre inocente.
101 Eran adúlteros e fornicarios, e otros notados de inçestuosos, e muchos que juntan tales criminosos e llevan por ello los viles salarios, e los que en efectos así voluntarios su vida deleitan en vano pecando, e los maculados del crimen nefando, de justa razón e de toda contrarios.
Tan pronto se acercó la orca, cuando vio en el batel a Orlando, y por tragallo tanto la boca abrió aquel pez nefando que habría engullido un hombre aun a caballo.
625 Finalmente, ya no puedo nada haber cometido nefando; le he escrito y lo he pretendido: mancillada está mi voluntad; aunque nada añada no puedo no culpable ser llamada.
Persuadidos de sus palabras, labraron esa efigie para reemplazar el Paladión, desagravio de la diosa ultrajada y como expiación de su nefando sacrilegio; Calcas les mandó erigir con trabados maderos esa inmensa mole y elevarla hasta el cielo, para que no pudiese caber por las puertas ni penetrar dentro de las murallas de vuestra ciudad, ni cobijar a vuestro pueblo, seguro bajo el amparo de un antiguo culto.
Como en lo humano todo el progreso consiste acaso en volver al punto de que se partió, se está volviendo al Cristo, al Cristo crucificado, perdonador, cautivador, al de los pies desnudos y los brazos abiertos, no un Cristo nefando y satánico, malevolente, odiador, enconado, fustigante, ajusticiador, impío.
Deseosos, sin embargo, de salvarle, los teólogos más sutiles y dialécticos acudían al calabozo a discutir con el hereje, ya en forma silogística, ya en materia, ya valiéndose de la razón y elevándose a las más altas y metafísicas especulaciones, ya con argumentos de autoridad y citas de la Sagrada Escritura, de los Santos Padres y de los Concilios, para ver si lograban que se convenciese de su nefando error y que al fin se retractase.
Un decaimiento visible se operaba en él, y los obreros que lo observaban atribuíanlo a que el término del nefando pacto debía de estar próximo y era una verdad no discutida que un suceso extraordinario de que tal vez iban a ser en breve testigos, se preparaba dentro de la mina, dando más fuerza a aquellas suposiciones la conducta cada vez más extraña del ciego.
En la mitad de su carrera andaba la noche, y ya su manto tenebroso cubría en torno el soñoliento mundo; todo era oscuridad, que hasta la luna su blanca faz del cielo retirara por no ver el nefando sortilegio, y el horror y el silencio más medroso hacían el imperio de las sombras; cuando desde una puerta del palacio del Sueño un negro ensueño desprendido llegó de un vuelo adonde yo yacía.