necio


También se encuentra en: Sinónimos.

necio, a

(Del lat. nescius .)
1. adj./ s. Ignorante, que desconoce lo que debería saber se burlaron de él porque es un necio. burro, imbécil, tonto
2. Que es obstinado sin razón es un necio incapaz de reconocer que se equivoca. terco
3. adj. Que se hace con ignorancia u obstinación tu necia respuesta sólo agrava el problema. imprudente

necio, -cia

 
adj.-s. Que no sabe lo que podía o debía saber.
Imprudente, terco y porfiado.
adj. Díc. también de las cosas ejecutadas con ignorancia, imprudencia o presunción.

necio, -cia

('neθjo, -θja)
abreviación
que es ignorante y obstinado persona necia
Traducciones

necio

Tor

necio

傻瓜

necio

傻瓜

necio

바보

necio

/a
A. ADJ
1. (= tonto) → foolish, stupid
2. (Méx) (= terco) → stubborn, pig-headed
3. (Andes) (= displicente) → peevish
4. (Andes, Caribe, Cono Sur) (= quisquilloso) → touchy, hypersensitive
5. (CAm) [enfermedad] → hard to shake off
B. SM/Ffool
Ejemplos ?
Ahora, siempre que llamo, entra la gallega... ¡Reventada sea tan digna servidora, que diría el necio de mi primo! Pero, en cambio, luego darán las doce, y me avisarán que está el almuerzo...
Pero ¿a quién se le hubiera ocurrido buscar al capitán de ladrones entre los migueletes que iban a prenderlo? - ¡Necio de mí! -exclamaba al mismo tiempo Parrón, mirando al gitano con ojos de león herido- ¡es el único hombre a quien he perdonado la vida!
y, no habiendo logrado tenerlos buenos ni malos en mis tres nupcias, y debiendo ir a parar a él, por ministerio de ley, mi título nobiliario, pienso dejarle mi saneado caudal; cosa que el muy necio no se imagina, y que Dios me libre de que llegue a saber; pues, de saberlo, dimitiría su cargo de Contador, o trataría de arruinarme, para que nunca le juzgara interesado personalmente en mis aumentos.
Mientras yo me preparo, tú puedes, tú que entiendes de donde te escapaste y a donde has llegado, y por aquí presientes donde te levantarás aún, ordena tus costumbres, eleva tu espíritu, afírmate contra todo temor, no quieras contar el número de aquellos que te dan miedo. ¿No se mostrará necio aquél que temerá una multitud en aquél lugar por donde se pasa de uno en uno?
Y aun, puede ser que convenga hacerlo antes de que lo deba, no sea caso que cuando lo hayas de hacer, no puedas; y siendo más peligroso de vivir mal que de morir ponto, es necio quien por el precio de pocos días no se salva del peligro de una gran desgracia, Una muy larga senectud a pocos lleva a la muerte sin taras, muchos yacen con habla imperfecta en una vida desaprovechada.; ¿Cuan más cruel no juzgas de haber perdido un poco de vida que el derecho de acabarla?
Pero aun así y todo, repito que es imposible vivir a su lado, según lo demuestra el hecho elocuentísimo de que, hallándonos él soltero y yo viudo, y careciendo el uno y el otro de más parientes, arrimos o presuntos eventuales herederos, no habite en mi demasiado anchurosa casa, como habitaría el muy necio si lo desease; pues yo, por naturaleza y educación, soy muy sufrido, tolerante y complaciente con las personas que respetan mis gustos, hábitos, ideas, horas, sitios y aficiones.
Mirad, con esta receta (237) Hice yo la confeccion De estas píldoras que llevo En esta caja: y con dos Que tomo cada cien años Otros cien años me doy. Oid sin interrumpirme, Que hay poco tiempo, señor; Yo ¡necio!
¡Oh, cuán inadvertidamente se aseguran riesgos particulares en conveniencias comunes, y más cuando la conveniencia de muchos se funda en el daño de uno! ¿Quién fue tan necio que su salud se persuadiese importaba tanto a otro como a él?
¡Qué joyas de tanto precio! Quedéme, en fin, como un necio, la vista haciéndome sombras. Llevóme a sus almacenes, y ved cuál me quedaría cuando oí que me decía: «Cristiano, de cuanto tienes a tus ojos manifiesto, elige, y no me andes parco: aquí has de cargar tu barco, que así lo tengo dispuesto.
¡y que llamara en mi ayuda al consejo de la filosofía! ¡Necio! Ya que él no podía venir ¿por qué no me enviaba una carta de presentación?
¡Usted debe ser lo que llaman una coqueta! -¡Y usted es un desventurado! -¡Mejor para mí! -Un hombre injustor un salvaje, un necio... -¡Apriete usted! ¡Apriete usted!
Entre estos, puedes contar con Bassus, el cual no quiso que nos engañáramos; el dice que es tan necio temer la muerte como temer la vejez, pues así como la vejez sigue a la juventud, la muerte sigue a la vejez: no quiere vivir quien no quiere morir.