necedad


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con necedad: necio, terquedad

necedad

1. s. f. Falta de inteligencia y de acierto en las acciones o en las palabras ha sido una necedad decírselo ahora. estupidez
2. Acción o palabras insignificantes o de poco valor no tengas en cuenta sus palabras, lo que te ha dicho es una necedad . tontería

necedad

 
f. Calidad de necio.
Dicho o hecho necio.

necedad

(neθe'ðað)
sustantivo femenino
falta de tino en acciones o palabras Lo que dijiste fue una necedad.
Traducciones

necedad

głupota

necedad

dumhed

necedad

愚かさ

necedad

어리석음

necedad

dumhet

necedad

SF
1. (= cualidad) → crassness, foolishness, silliness
2. (= cosa tonta) una necedada silly thing
necedadesnonsense sing
Ejemplos ?
¿O es que esto se pudo decir antes de ser yo condenado a muerte, y ahora de repente hemos descubierto, que si se dijo entonces, fue como una conversación al aire, no siendo en el fondo más que una necedad o un juego de niños?
Ésta fue la primera, si no la mayor necedad del discurso de Bruto, pues ignoró que de las acciones violentas la calificación está en la seguridad, y que ésta la da antes el extremo que el medio.
Arrebatar a otros la felicidad, es echarse cadenas. Destruir la felicidad ajena para fabricar la nuestra con sus despojos, es una necedad.
---- Los trabajadores de Lisboa no han tardado en desengañarse del beneficio negativo que traen para el pueblo las revoluciones puramente políticas y de la necedad de exponer la piel por echarse a cuestas un Teófilo Braga en lugar de un Manuel II.
Amarga aquella necedad le supo que, habiendo del viajero esto ya oído, sólo escuchar en él a aquella cupo que le había mil veces ya mentido.
290 porque si digo que fui celebrada por milagro de discreción, me desmiente la necedad del contarlo; y si lo callo, no informo de mí, y en un mismo caso me desmiento si lo afirmo, y lo ignoras si lo callo.
Si se les consulta sobre males de ojos, dicen que no pueden emprender sólo la cura de ojos, y que para curarlos tienen que extender su tratamiento a la cabeza entera; en igual forma imaginar que se puede curar la cabeza sola despreciando el resto del cuerpo, es una necedad.
Carcelera de sí misma se concluye en la inútil necedad de sus libelos y una ráfaga de bocas calcinantes le amordazan lo fugaz de sus agallas: Hoy soy de ti; mañana de la espera… Y se concluye un mundo con olor a siesta.
Si el hombre más presumido de su acierto, a ruego de su conciencia, paseara alguna vez la verdad por los tránsitos de su vida y por los claustros de su espíritu, hallará que ha sido ruina de su alma cuanto por sí ha fabricado en ella, y contará en su salud tantos portillos como edificios. No sabe desear, y arrojarse a pedir, es delito espiritual; es necedad humana.
Unos vamos en un tiempo y otros en otro, pero todos caminamos a un lugar. No te sabré decir si es mayor necedad ignorar la ley de la mortalidad, o mayor desvergüenza rehusarla.
¿Qué necedad más torpe que dejarse persuadir de Casio al peligro, no dejarse reducir de Casio a la seguridad de la muerte de Marco Antonio, en ocultar el testamento de César y su cuerpo?
¿Qué necedad más insolente que matar en el Senado a César con los mismos senadores, por acreditar la maldad con el sitio y las personas, sin advertir que la misma maldad desacreditaba las personas y el sitio?