neblí


También se encuentra en: Sinónimos.

neblí

(Del lat. vulgar nibulus.)
s. m. ZOOLOGÍA Variedad de halcón, de plumaje pardo azulado en el dorso, claro con manchas en el vientre y pardo en la cola que termina en una banda negra, que fue muy utilizada en cetrería y es originaria del norte europeo.
NOTA: También se escribe: nebí
NOTA: En plural: neblíes
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

neblí

 
m. zool. Halcón.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Sinónimos

neblí

sustantivo masculino
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
Posteriormente compraron una pequeña fábrica también valenciana, La Huertana, que acabó siendo trasladada a Alicante con el nombre de El Neblí, para en 1958 adquirir en Cartagena la fábrica de El Azor y en 1959 inaugurar El Gavilán en Mérida.
El pacto de Cristina, otra pieza teatral, también fue galardonada. Otras piezas fueron El neblí, Reeencuentro y Holofernes y las rosas.
Hombres a la deriva, Alicante, Colección Ifach, 1950. Camino adelante, Madrid, Col. Neblí, 1953. Versos en la calle, Alicante, Ediciones Silbo, 1955.
Segundo sueño (Homenaje a Sor Juana Inés de la Cruz), Santander, Col. Tito Hombre, 1953 (Xilografías de Joaquín de la Fuente). Variación, M., Neblí, 1954. Amazona, M., Ágora, 1956.
Galería de Arte de la Caja de Ahorros Municipal, Pamplona, España. 1968. Sala Neblí, Madrid, España. 1969. Galería René Metrás, Barcelona, España.
y P. Sansegundo, Ed. Rialp, col. Neblí nn. 19 y 20, Madrid, 1958 y 1962. Michel Foucault: La lucha por la castidad. En Ph. Ariés, A.
Primo, si enfado te doy por esa margen de plata, por esa florida selva, que inundan sagradas olas, me voy, discurriendo a solas, hasta que a su tumba vuelva el sol, de rayos süaves; y con el arco que ves haré que besen mis pies, cayendo en giros las aves; que el más ligero neblí, bañado en sangre y espumas, un rayo será de plumas, y una estrella carmesí.
El horror y el sentimiento me impidieron la venganza; que una turbación no alcanza discurso ni atrevimiento; que cuando le vi expirar, con ansias, bascas y enojos, y vi eclipsados sus ojos a nunca más despertar, de modo quedé sin mí que flechar no supe el arco, y la enemiga en un barco, o marítimo neblí, volando pasó el estrecho; y con pena y con espanto si no en sangre bañó en llanto estos ojos y aquel pecho.
Trae además para mí vuestro álbum más alta prez que ambiciona la altivez de mi ingenio baladí: jamás fué par el neblí con el águila; y buen juez de mí mismo, si esta vez hasta estas hojas subí, mirad que me alzó hasta aquí vuestra regia esplendidez.
Luego a volver las riendas se apresura Y a un grito de su voz bien conocida Vuela su pisador por la llanura, Cual neblí tras la garza perseguida.
Cuando los halcones buscan por las regiones del viento a la garza, haciendo puntas, y ella, del sol mariposa, hecha un cometa de pluma, se remonta hasta los cielos, con naturaleza oculta reconoce cuál neblí, entre las rapantes uñas le ha de matar, aquél teme, y de los otros se burla, sin temerlos ni estimarlos, del mismo modo me anuncia mi corazón que he de ser presa y víctima desnuda de libertad, de la hermosa sacerdotisa que alumbra ese templo más que Venus con ser ésas aras suyas.
Publicada en Publicaciones SGAE, Madrid 1993. LOS FRIQUIÑECOS (1993) Coordinación de Guiones y realización de Fermín Cabal. Producción de Neblí SA. Para Telemadrid.