númida

(redireccionado de númidas)
También se encuentra en: Sinónimos.

númida

1. adj. HISTORIA De Numidia, antiguo pueblo africano beréber, nómada, del que sólo se conoce su historia durante la época romana. numídico
2. s. m. y f. HISTORIA Persona natural de esta antigua región africana.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

númida

 
adj.-com. De Numidia.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Sinónimos

númida

adjetivo
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
Membrudos negros hijos de Nubia, el ostentoso persa, el griego astuto, los egipcios pérfidos, los númidas jinetes, con horrible vocerío en redor pasan, y el suelo cubren; y el cielo cubren, convidadas a igual festín, las bandas de los cuervos.
¿No es claramente más haber dominado a los marinos britanos y por los séptuples cauces de los caudales del Nilo, portador de papiro, vencedores haber llevado sus barcos, y a los númidas rebeldes y al cinifio Iuba y de Mitridates henchido por los nombres 755 el Ponto el pueblo anexionar de Quirino, y muchos haber merecido, algunos triunfos haber llevado, antes que a tan gran varón haber engendrado?
Por un lado te cercan las ciudades de los Gétulos, gente invencible en la guerra, y los Númidas, que no ponen freno a sus caballos, y las inhospitalarias Sirtes; por otro un árido desierto y los impetuosos Barceos, tan temidos en todos estos contornos.
C., Asdrúbal el Beotarca reunió un ejército de 25 000 infantes y 400 jinetes, al que posteriormente se unieron 6000 jinetes númidas, desertores de las filas de Masinisa.
C. Asdrúbal Barca regresó a la península. Le acompañaba Masinisa con sus guerreros númidas. Quizás entre el 214 y el 211 a. C., Cneo y Publio Escipión remontaron el Ebro.
Los refuerzos destinados a Aníbal tuvieron que ser redirigidos a la península ibérica. Aunque éste recibió 4.000 soldados númidas y 40 elefantes en 215 a.
Para añadir angustia a los cartagineses, los númidas aprovecharon la oportunidad de rebelarse, y sus bandas errantes completaban la devastación del país.
Lelio, quien acompañaba a su amigo, relataba a Polibio que Escipión causó una gran impresión en Sifax, y que este último llegó incluso a la conclusión de un tratado de alianza con el procónsul romano; pero la verdad parece ser que el general cartaginés tuvo más éxito que el romano; un éxito, sin embargo, que fue en gran parte debido a los encantos de su hija Sofonisba, a quien dio en matrimonio al rey de los númidas.
Su influencia personal ya se había asegurado la adhesión de Masinisa, que servía en el ejército cartaginés de Hispania, pero cuya deserción de sus antiguos aliados era por el momento un secreto, y confía en que su mismo ascendiente personal servirá para ganar el apoyo del todavía más poderoso Sifax, el rey de la tribu de los númidas masesilos.
Escipión desembarcó en África y Cartago envió al general Asdrúbal Giscón con un ejército de 30.000 hombres y 3.000 jinetes a los que se unió Sifax con 50.000 númidas y 10.000 jinetes.
Ya no vuelve a ser mencionado ni por Polibio ni por Tito Livio pero Apiano dice que en realidad no regresó a Cartago, donde probablemente habría sido condenado a muerte, sino que reunió una fuerza de mercenarios y númidas y se dedicó a la guerra por su propia cuenta, por lo que el gobierno cartaginés le condenó a muerte.
También parece que era un arma terrible en manos de los etíopes, que no llevaban carcaj, sino que colocaban las flechas sobre una especie de casquete con que se cubrían la cabeza. Los escitas y los númidas tenían la habilidad de lanzar sus flechas indistintamente con la mano derecha o la izquierda.