multitud

(redireccionado de multitudes)
También se encuentra en: Sinónimos.

multitud

(Del lat. multus.)
1. s. f. Conjunto de muchas personas, animales o cosas había multitud de periodistas en el lugar. infinidad
2. Conjunto de gente indiferenciada recibió los aplausos de la multitud muy emocionado. masa, público

multitud

 
f. Número grande de personas o cosas.
fig.Vulgo.

multitud

(multi'tuð)
sustantivo femenino
número grande e indeterminado de personas o cosas multitud de tareas
Traducciones

multitud

Schar, Vielzahl

multitud

foule

multitud

толпа

multitud

الحشد

multitud

tłum

multitud

πλήθος

multitud

тълпата

multitud

crowd

multitud

群衆

multitud

군중

multitud

SF
1. (= gentío) → crowd
una multitud de curiosos y periodistasa crowd of curious onlookers and journalists
la multitudthe crowd, the masses pl
2. multitud de: tengo multitud de cosas que hacerI've got a mountain of things to do
existen multitud de posibilidadesthere are any number of possibilities
Ejemplos ?
Los odios de raza, y sobre todo las enemistades de nacionalidades contra nacionalidades tienen su origen, en lo general, de crímenes de unos cuantos cometidos con la fuerza inconsciente de las multitudes fanatizadas por la patriotería.
Miles se aborregan de almacenes en grey electrónica de foquitos múltiples y masivamente sopesan la ilusión de que viven según los guiones del cine y la televisión. Y atraviesan las calles con desenfreno las multitudes soberbias Y se atropellan las balumbas sin consideración.
Pareciera que la neblina bochornosa de esa mañana se esfumara en convulsiones tanáticas y dejara latente el pánico reprimido de las multitudes que caminan, como sin saber a dónde, llevando egoístas sus propios intereses endeudados y nada más, aislándose en su terror a perderse en la nada.
Terminada la primera parte de su gestión, el doctor Pérez pasó al campo sitiador para cumplir la segunda parte y la más brava de su misión y como en la vez anterior, las multitudes llenáronse de inquietud al conocer los motivos de la nueva visita ilustre.
Y ante hombres y mujeres redivivos, malvados del poder y la hipócrita política, agiotistas de las hambres y el abuso, calañas del engaño y las promesas, falsarios de divinas esperanzas, impíos tiranos, atónitas quedarán las multitudes, temblorosas de la furia arrasadora que hará vomitar todas sus pestes ante el jueceo supremo, -¡Ohuaya Teotl!- el castigo a sus falacias usureras.
Por calles, calzadas, avenidas y viaductos el alumbrado refulgía y su incendio multicolor parecía triunfar sobre cualquier intento de lobreguez convirtiéndose en sofisticado día para las multitudes noctívagas.
Aunque las multitudes estaban siempre pereciendo por la falta de subsistencia, aun así no era política deliberada de la clase poseedora el que así fuese.
No era una revolución social – continúa Mitre – era una disolución sin plan, sin objeto, operada por los instintos brutales de las multitudes, reunidas bajo el pendón de la guerra civil, armados de la espada de Caín y de la tea de la discordia”.
Durante la hora que duró el apagón las multitudes se apiñaron alrededor de la iglesia a orar bajo la lluvia, con cirios y lámparas encendidas que protegían con paraguas y papeles formando una barrera de luz que protegiera a la ciudad de la pesadilla que acechaba en las tinieblas.
Si lo segundo, si sobrevive al triunfo, la admiración y el agradecimiento de las multitudes desvían sus tendencias justicieras, lo instituyen árbitro de los destinos públicos y acaban por transformarlo en glorioso tirano.
Y, obscuro y pensativo, el revolucionario medita; se inclina sobre un papel cualquiera y escribe frases fuertes que hieren, que sacuden, que vibran como clarines de tempestad; vaga, y enciende con la lIama de su verbo las conciencias apagadas, siembra rebeldías y descontentos; forja armas de libertad con el hierro de las cadenas que despedaza; inquieto, atraviesa las multitudes llevándoles la idea y la esperanza; trabaja, trabaja.
La ciudad a la que llegamos sigue muy agitada. Hay multitudes, sobre todo frente al palacio de gobierno militar. Las gentes se agolpan y se empujan para entrar: son voluntarios que solicitan armas.