multicolor

(redireccionado de multicolores)
También se encuentra en: Sinónimos.

multicolor

adj. De muchos colores le gustan las cortinas multicolores. polícromo

multicolor

 
adj. De muchos colores.

multicolor

(multiko'loɾ)
abreviación
que es de varios colores mariposa multicolor
Traducciones

multicolor

bunt

multicolor

multicolored

multicolor

Flerfarvede

multicolor

ADJ [camisa, bandera, pájaro] → multicoloured, multicolored (EEUU); [espectáculo] → colourful, colorful (EEUU); [planta, diseño] → variegated
Ejemplos ?
Enseguida ordenó que todas las aves de hermosos plumajes, los quetzales, los papagayos, los quecholes, se fueran de allí. Y también las multicolores mariposas, las bellas y ligeras PAPALOTL.
Recordaba, sin intención de hacerlo, las aventuras de sus primeros años: una mujer morena, vestida con pingajos multicolores, que le daba besos y mendrugos de pan; y un hombre esbelto, ágil, de mirada enérgica y semblante duro, que solía hablarle áspero y molerle los riñones con una vara; pero que con su mal genio y todo, andaba a pie leguas y leguas, mientras el chiquillo y su madre iban a lomos de Madroño, y destinaba al hijo la primera cucharada de sopa y echaba por la boca venablos y rayos por los ojos cuando alguien se metía con Curro.
No vestían como ellos imaginaban según los cuentos tradicionales de la vieja Castilla. No llevaban cercos de altas plumas multicolores sobre la cabellera: ni túnicas blancas, ni calzones en forma de zarahuelles.
Y surge de nuevo la música, y viven los sueños, y se revuelven de un lado a otro más alegres que nunca, teñidos por las ventanas multicolores por las que penetra el resplandor de los trípodes.
El tabernero de la esquina, el mojigato de la vecindad, el cristiano viejo sin un abuelo que oliera a hereje, el sacristán de amén, parecíanos Muza o Tarik, grandes sultanes de serrallo, incapaces de probar el torrezno y de respirar el vino así que vestían los pantalones bombachos de seda amarilla, las fajas multicolores, las chaquetas bordadas de lentejuelas, los turbantes de gasa llenos de alharacas, las babuchas de tunecino tafilete.
Eran los envidiosos los peores enemigos de toda la sociedad, pero como los fi-ti-ho, las larvas del cerezo, sólo podían morder la cañas porque sus dientes eran impotentes para penetrar en la madera fina de los árboles nobles, que embellecen con su copudo ramaje, los valles multicolores y perfumados que extienden, no sólo en la gran aldea de Siké sino en todo el inmenso territorio de la China, desde las heladas regiones de la Manchuria, hasta los cielos tropicales y pantanosos de Yunnan, donde florecen los lotos, a la primera sonrisa luminosa de la dulce primavera naciente...
Entre aplausos, porras, vivas, globitos y confeti multicolores llegó el señor presidente acompañado de ministros y embajadores que serían testigos del avance tecnológico logrado por el país.
No podréis creer de qué modo tan gracioso se estaban sentadas, cuando no bailaban, profundas, pero sin pensamientos, como pequeños misterios, como encintados enigmas, como nueces de postre — multicolores y extrañas, ¡en verdad!, pero sin nubes: enigmas que se dejan adivinar: por amor a tales muchachas compuse yo entonces un salmo de postre.« Así habló el caminante, que se llamaba a sí mismo la sombra de Zaratustra; y antes de que alguien le respondiese había tomado ya el arpa del viejo mago, y cruzado las piernas; entonces miró, sereno y sabio, a su alrededor: — y con las narices aspiró lenta e inquisitivamente el aire, como uno que en países nuevos gusta un aire nuevo.
¡Qué ganas tenía de salir de aquella oscura sala y de pasear entre aquellos macizos de flores multicolores y aquellas frescas fuentes!
Cientos de foquillos multicolores, collares titánicos, flotan en el vacío entre cánticos de sopranos infantiles y apócrifos que ululan sus campanas de Belem...
La tenue luz de los faroles de la calle penetraba iluminando la oscurecida estancia y un anuncio de foquitos multicolores invadía con sus movimientos aquel recinto.
Durante ese resplandor, las flores que no tenían en su interior luciérnagas, se desprendieron de la tierra y comenzaron a bailar; sus capullos semejaban hermosas faldas multicolores que al dar vueltas despedían un agradabilísimo y exquisito aroma.