muladar


También se encuentra en: Sinónimos.

muladar

1. s. m. Estercolero o vertedero de basuras.
2. Lugar sucio o corrompido la calle está hecha un muladar .
3. Cosa que ensucia en lo moral o en lo material.
NOTA: También se escribe: muradal

muladar

 
m. Lugar donde se echa el estiércol o basura de las casas.
fig.Lo que ensucia o inficiona material o moralmente.

muladar

(mula'ðaɾ)
sustantivo masculino
lugar donde se coloca la basura o el estiércol un muladar de autos viejos
Sinónimos

muladar

sustantivo masculino
Traducciones

muladar

dunghill

muladar

SM
1. (= estercolero) → dungheap
2. (= casa) → pigsty, pigpen (EEUU)
Ejemplos ?
El Asturiano, sin replicar palabra, prosiguió su canto diciendo: Entren, pues, todas las ninfas y los ninfos que han de entrar, que el baile de la chacona es más ancho que la mar. Requieran las castañetas y bájense a refregar las manos por esa arena o tierra del muladar.
Hoy me pierdo... ¡Aguárdate, gallinazo de muladar! Y echando mano al puñalito o limpiadientes, se fue sobre Perico Manzanares, que sin esperar la embestida se refugió en las habitaciones de su amo.
Motivo de gran embeleso infantil eran las figuras de automático movimiento, para cada unas de las cuales tenían una copla las pallas que bailaban frente al nacimiento, o la banda de cantores y músicos dirigida por el maestro Hueso o el maestro Bañón, y de la que formaban parte la china Mónica, la Candelita del muladar, la Sin-monillo, el Niño Gato, ño Pan-con-queso y ño Cachito, personajes muchos de ellos inmortalizados por el lápiz caricaturesco de Pancho Fierro, el Goya limeño.
¡besar como un sagrado escapulario los perendengues de la muy descocada!... ¡y venir todavía a contarlo!... ¡ojalá que lo hubieran llevado al muladar, y mucho peor! -¡Paciencia!
No la mano, sino el pie, puso en el rostro del Capellán; acabó a golpes de hacha con cuanta imagen de santo había en el castillo, suspendió de la horca la estatua de San Miguel, patrón glorioso de su raza; convirtió la capilla en perrera, y las venerandas reliquias de mártires, que de siglos atrás guardaba la familia como tesoro preciosísimo, fueron arrojadas al muladar.
Habrá que repetir esto dos o tres veces por semana. Desde entonces, los miércoles y los domingos, Efraín y Enrique hacían el trote hasta el muladar.
Lo seguía un extraño visitante: un perro escuálido y medio sarnoso. -Lo encontré en el muladar -explicó Enrique -y me ha venido siguiendo.
El viudo no va triste del caso y viudez, sino de ver que pudiendo él haber enterrado a su mujer a un muladar y sin coste y fiesta ninguna, le hayan metido en semejante barahúnda y gasto de cofadrías y cera, y entre sí dice que le debe poco, que ya que se había de morir, pudiera haberse muerto de repente, sin gastarle en médicos, barberos ni boticas, y no dejarle empeñado en jarabes y pócimas.
Un tropel de pordioseros, sucios y desharrapados, y de mendigos enfermos la cercaron, tratándola con furia y desprecio, y la llevaron a un inmundo muladar.
Además, desde que Efraín está enfermo, me ayudará. Conoce bien el muladar y tiene buena nariz para la basura. Don Santos reflexionó, mirando el cielo donde se condensaba la garúa.
Se llama Pedro, es para ti, para que te acompañe... Cuando yo me vaya al muladar te lo dejaré y los dos jugarán todo el día. Le enseñarás a que te traiga piedras en la boca.
La debilidad lo hacía ligero, etéreo: volaba casi como un pájaro. En el muladar se sintió un gallinazo más entre los gallinazos. Cuando los cubos estuvieron rebosantes emprendió el regreso.