mujerona

mujerona

 
f. Aum. de mujer. Díc. de la que es muy alta y corpulenta.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

mujerona

(muxe'ɾona)
sustantivo femenino
mujer de gran estructura ósea Esa vedette es una mujerona.
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Traducciones

mujerona

SFbig woman
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
El Expósito quiso meter el cuezo, olfatear que monos danzaban allí, pero la mujerona gorda, rubia, repeinada en bucles, que despachaba los billetes, le dijo con voz melosa: -¡Eh!...
La mujerona, sin embargo, le conoció; le conoció tan de pronto, que su actitud cambió enteramente; apagáronse las chispas de sus ojos; murió la injuria en su airada boca, y con sumiso acento pronunció: -Pase, señor doctoral; pase...
La yegua se detuvo, empinando las orejas. Era una mujerona, apoyada en una vara de aguijón... Parecía pedir limosna, pues tendía la mano izquierda; pero el curita, que había sido estudiante, vio que lo que hacía la supuesta mendiga era una seña indecorosa.
Estaba yo una tarde imaginando qué habría debajo, y agachado sobre la losa rascaba con un hierro el polvo petrificado de las junturas, cuando entró aquella mujerona, la siñá Pascuala, que pareció extrañarse mucho al verme en tal ocupación.
Casi todos mostraban júbilo por la circunstancia. La mujerona aquella siguió amenazante al jovencito y lo presentó en las oficinas directivas.
Sin embargo, la mujerona, después de arreglarle las almohadas, salió discretamente, dejándole a solas con el médico del espíritu.
Concluidos sus estudios, Santos se trasladó a San Fernando a hojear expedientes por si todavía fuese posible intentar acciones reivindicatorias; pero allá, hecho un minucioso análisis de las causas sentenciadas en favor de la mujerona, si comprobó que todo, soborno, cohecho, violencia abierta, había sido asombrosamente fácil para la cacica del Arauca, también descubrió que cuanto se había llevado a cabo contra su propiedad pudo suceder porque sus derechos sobre Altamira adolecían de los vicios que siempre tiene las adquisiciones del hombre de presa, y no otra cosa fue su remoto abuelo don Evaristo, el Cunavichero .
Clara, la novia, una mujerona basta, ya algo ajamonada a los veintiséis, de protuberantes curvas y cutis encendido; Marcela, la sor, una criatura delgada y menuda, un delicioso semblante infantil, que alumbraban ojos negros de ricas pestañas y dientes cristalinos en una boca inocente y fresca, como vaso lleno de agua pura.
Al abrir los ojos, vi una mujerona mofletuda y de aire masculino, que de pie, y la mano en la cadera dirigía a mi madre las más irreverentes frases.
¡Qué bueno que este incidente sin importancia permitió que vinieras antes de lo esperado!- y mirando como burlesca a la mujerona, le indicó:- Puede marcharse Imelda.
Era una mujer bella, digna representante de la raza zapoteca, de conocidas proporciones y piel morena, aunque Enrique Krausse, en su novela, la coloca como una casquivana que vendía tabaco, nadie podrá saber qué tenía aquella mujerona que atraía a través del viento al presidente hasta su humilde imperio.
Este dato se manifiesta en la formación de los plurales, en los aumentativos, en la formación del femenino, pero sobre todo en la pérdida de las nasales-palatales.:Manifestaciones de este fenómeno, esencial para entender la lengua eonaviega, son los siguientes:::- El Sufijo latino –anu pierde totalmente la nasalidad: 'mao' (mano), 'chao' (llano), 'ermao' (hermano)::- Formación de los plurales: 'camiois' (camiones), 'pantalois' (panatalones), cais (canes)::- Aumentativos: Casúa (casona), muyerúa (mujerona)...