muñeca

(redireccionado de muñecas)
También se encuentra en: Sinónimos.

muñeca

(De la voz prerromana bonnicca.)
1. s. f. ANATOMÍA Parte del cuerpo humano por donde se une el brazo con la mano la tenista sufrió una grave lesión en la muñeca.
2. JUEGOS Juguete que tiene forma de mujer su hija tiene la casa llena de muñecas.
3. INDUMENTARIA Y MODA Maniquí para exponer ropa femenina. maniquí
4. Mujer frívola, joven, y por lo general bonita.
5. COCINA Trapo pequeño con el que se envuelve algún ingrediente para que no se mezcle con el líquido en que se introduce.
6. Lío de trapo que se moja en líquido para barnizar una superficie, para refrescar la boca de un enfermo o para otros usos.
7. Señal de piedra que se pone para marcar la dirección de un camino o los límites de un terreno. hito, mojón
8. Amér. Merid. Habilidad y sutileza para manejar situaciones diversas.
9. menear una persona las muñecas coloquial Trabajar mucho y con ahínco en una obra.

muñeca

  (voz prerromana)
f. anat. Parte del cuerpo humano en donde se articula la mano con el antebrazo.
Trapo pequeño con que se envuelve algún ingrediente para que no se mezcle con el líquido en que se sumerge.
Lío de trapo, de forma redondeada, que sirve para varios usos.
Figurilla de mujer que sirve de juguete.
Maniquí para trajes de mujer.
fig.Muchacha frívola y presumida.
Hito (poste).

muñeca

(mu'ɲeka)
sustantivo femenino
1. anatomía parte del cuerpo humano donde se articula la mano con el antebrazo Se ha torcido la muñeca.
2. figura con aspecto humano que utilizan los niños para jugar muñeca de trapo
3. lío de trapos que se empapa en un líquido para diferentes usos Pasa la muñeca con brea en este palo.
Sinónimos

muñeca

sustantivo femenino
Traducciones

muñeca

poignet

muñeca

zápěstí

muñeca

håndled

muñeca

ranne

muñeca

ručni zglob

muñeca

手首

muñeca

팔목

muñeca

pols

muñeca

håndledd

muñeca

nadgarstek

muñeca

pulso

muñeca

handled

muñeca

ข้อมือ

muñeca

bilek

muñeca

cổ tay

muñeca

手腕

muñeca

китка

muñeca

SF
1. (Anat) → wrist
2. (= juguete) → doll
muñeca de traporag doll
muñeca rusaRussian doll
3. (= chica) → doll, chick (EEUU)
4. (= trapo) → polishing rag
5. (Andes, Cono Sur) (= mutualidad) → friendly society, benefit society (EEUU)
6. (Cono Sur) (= influencia) → pull, influence

muñeca

f wrist
Ejemplos ?
¡Ira de Dios! ¿Esto, es esto lo que queréis?» Y agarrándole por las muñecas, llevóle de su talismán delante. Abrió furioso la caja y ¡oh pasmo!
Entonces se vio que las dos muñecas parpadeaban como si despertaran de un sueño y movían sus ojos con presura. Se incorporaron y se miraron una a la otra.
En una rama sujetaban redecillas de papeles coloreados; en otra, confites y caramelos; colgaban manzanas doradas y nueces, cual si fuesen frutos del árbol, y ataron a las ramas más de cien velitas rojas, azules y blancas. Muñecas que parecían personas vivientes -nunca había visto el árbol cosa semejante- flotaban entre el verdor, y en lo más alto de la cúspide centelleaba una estrella de metal dorado.
Para exigirles el pago por habitar en su lago, llega a cobrarle a don Chango que está bailándose un tango. Sentada en su alta roca apláudele doña Foca y moviendo sus muñecas se le enrojecen la pecas.
La revolución se extendió también, como aceite en pañi- zuelo, por el Alto Perú, poniéndose á la cabeza de la indiada el famoso cura Muñecas, quien abandonando á su suegra, mote que algunos clérigos dan al breviario, se armó de sable, canana y trabuco, y el 24 de Septiembre emprendió el ataque de La Paz.
Y en la tardecica en nuestra plazuela, jugaré yo al toro y tú a las muñecas, con las dos hermanas Juana y Madalena, y las dos primillas Marica y la Tuerta.
Al inclinarse los criados para hacer su oficio, los mismos que se fijaban en las raras muñecas de las máscaras, repararon en que las libreas flotaban como vacías, y las manos de los servidores, bajo el guante, parecían manojos de palillos, sin mullido de carne alguna.
Y, como para aumentar su horror, las máscaras misteriosas alzaron las manos, en cuyas muñecas blanqueaba el hueso mondo y lirondo, y desataron los antifaces.
Aunque no era ancho de hombros, su chaqueta de paño verde con botones negros debía de molestarle en las sisas, y por la abertura de las bocamangas se le veían unas muñecas rojas de ir siempre remangado.
Estaban los Reyes fastuosa y orientalmente vestidos, de brocados de oro y plata, bordados de imitación de perlas y piedras preciosas, y detrás de los tres figurones, tres dromedarios erguían sus jorobas, sostén de una canasta llena de juguetes llamativos: arlequines, mamarrachillos guiñolescos, pierrots pálidos, muñecas pelirrubias, bebés llorantes y con su biberón al lado, perrillos, cuyas lanas eran auténticas, y enfermeritas con sus tocas, donde sangraba la roja cruz.
El fondo carmesí de la pared del palco realzaba la pureza de su perfil de Diana Cazadora como un estuche de raso rojo el oriente de una perla sin tacha; entre los cabellos de un rubio pálido, en los lóbulos de las orejas diminutas, alrededor de las muñecas redondas y finas y sobre el corpiño bajo de gasa verde pálida que dejaba medio desnudo el seno, brillaban, ardían, las diáfanas esmeraldas de mi tierra, las luminosas esmeraldas de Muzo.
No eran las muñecas sólo lo que le llevaban los niños, porque ese caballero de la lámina que mira a la diosa con cara de emperador, le trae su cochecito de madera, para que Diana se monte en el coche cuando salga a cazar, como dicen que salía todas las mañanas.