Ejemplos ?
En el siglo XVII era una tradición campesina (no reservada más a las mesas de obispos y nobles) preparar en Navidad una salsa de harina con mostaza, vinagre, membrillo, ajo y mosto de vino.
Así teníamos: bescuits (bizcochitos); confites (que eran granos de anís, almendras o piñones envueltos de azúcar fino endurecido); la pasta de membrillo; confituras (pera, albaricoque, melocotón, gínjol, arrop (confitura de mosto de vino); leche de almendra.
El término mustum ardens por primera vez en un texto francés de 1288, en alusión al mosto de vino hecho ardiente, es decir picante, con la adición de harina de granos de mostaza, para de este modo conservar un producto tan fácilmente perecedero como la fruta.
La gastronomía típica consta de vinos de la DO Montsant, aceite, potaje, trozos de carne asada en la cazuela con patata, “orelletes”, “crestes” (pasta de patatas rellena de asado de carnes), mostillo (mosto de vino, cilantro, piel de naranja y harina) y membrillo.
Es el único tipo de vino rosado en el que se permite mezclar vino blanco y tinto, si bien el champán rosado se puede obtener también dejando que se coloree ligeramente el mosto de vino tinto con sus hollejos.