mosquita


También se encuentra en: Sinónimos.

mosquita

1. s. f. ZOOLOGÍA Pájaro poco común en España, con el lomo de color gris oscuro y el vientre blanco tirando a rojizo.
2. mosquita muerta coloquial Persona que bajo una apariencia inocente e inofensiva se comporta de forma muy diferente la mosquita muerta nos la ha jugado. mosca muerta

mosquita

 
f. Dim. de mosca.
Pájaro parecido a la curruca.
Mosquita muerta.fig. Mosca muerta.
Sinónimos

mosquita


mosquita muerta pronominal disimulado*, engañoso, falso, hipócrita, fingido, mátalas callando.
Traducciones

mosquita

SF mosquita muertahypocrite
hacerse la mosquita muertato look as if butter wouldn't melt in one's mouth
Ejemplos ?
Fortunato ha hecho trampa en las cédulas y va a salir con ella... D. JUAN. -¡Ah, sí!... ¡Mirenló al mosquita muerta!... ¿Entonces son novios? BEDULIA. -¡Novios, no!...
Yo no creía que le hubiera sucedido su de malas -Silencio momentáneo- O su de buenas -y rió maliciosamente- ¡Quién la viera tan remilgosa! ¡Tan mosquita muerta!
-Ya esto es mucha mecha, y no la aguanto- exclamó el de Casielldos-rius, y le plantó al provisor una mosquita de Milán, que no otra cosa era un oficio en que prevenía al señor Garcés que si en término de ocho horas no ponía a la Omontes en posesión de la abadía, se alistase para ser enviado a España bajo partida de registro; y que a los otros cuatro canónigos, sus camaradas en la resistencia, les limpiaría el comedero, privándoles de temporalidades hasta que Su Majestad otra cosa dispusiese.
La verdad es que no tuvo el Perú un virrey más justiciero, más honrado, ni más enérgico y temido que el que principió haciéndose la mosquita muerta.
Y es que el chismoso matalascallando, mosquita muerta, ha logrado la atención de sus congéneres con argucias humorísticas que se toman el aire de alta sátira y han encontrado apoyos comerciales que los imponen, aunque sus intentos no lleguen ni a caricaturas (¿Sabrán de Petronio 66; Apuleyo, 158; Boccaccio, 1353; Villón, 1463; Rabelais, 1532, 1534, 1546, 1564; Quevedo, 1626, 1627, 1648; Villiers de l’Isle-Adam, 1886; Jarry 1896, 1911 o Joyce, 1922; por citar algunos, según obligan las serias jerarquías investigativas ?).
¡Claro! ¡Qué pregunta la mía! (¡Chispas con la mosquita! Y hasta inteligente me resultó. Ahora creo que no sólo hay dos tipos de mujeres: las inteligentes pero feas y las hermosas, pero tontas.
¡Ah, sí, el genio es de otros! -Miren, miren la mosquita muerta..., la que se iba a ir monja antes de que su padre le pescase a mi hijo...
¿Quién anda ahí?... ¡Oigan la mosquita muerta!», y otros tópicos de los muchos que ella conocía para situaciones análogas. El amor propio no le dejó a la viuda creer lo de la equivocación, y se inclinó a pensar que el prudente Aquiles, en un momento de amor furioso, se había levantado y había acometido la empresa formidable de que luego se arrepintiera, tal vez por la pureza de su amor secreto.
–Respondí enojada. Ellas se rieron con gran jocosidad y me dijeron que no me hiciera la mosquita muerta. Bien que andas espere y espere una oportunidad como ésta.
Además, la emprende con otros soberanos: Luis Felipe, ya vilipendiado en «Paris Correspondence», acusándolo de haber confundido el principio de libertad y el principio de derecho divino; detesta a Luis XIV, «esa especie de mosquita muerta...
También resulta interesante mencionar la reproducción de tipos urbanos populares, en la que aparecen lo mismo jóvenes y adolescentes, que sorprendidos en una pose característica, pronuncian o aluden a una expresión coloquial guatemalteca e inclusive fotografía a pordioseros conocidos en el ámbito urbano de Guatemala, como "la mosquita" que de alguna manera incorporara como idea el premio nóbel de literatura de 1967 Miguel Ángel Asturias en su novela El Señor Presidente.
No se ha estudiado debidamente el no poco teatro que escribió; pueden citarse Calamidades, juguete cómico de 1855; Ver y no ver, comedia de 1855; El maestro de baile, comedia de 1856; Herencia de lágrimas, drama de 1857; La corte del rey poeta, drama histórico de 1855 ambientado en la corte de Juan II; Gil Blas (zarzuela de 1860); Caricaturas, comedia de 1860; El corazón en la mano, drama de 1871; El maestro de hacer comedias, drama de 1875; La mosquita muerta, comedia de 1859; otras piezas son Juan el Tullido, Sueños de amor y de ambición, Alumbra a tu víctima, La hija de Fernán Gil, Los extremos, El ángel malo, El vértigo de Rosa, Amor y resignación, Las garras del diablo...